La vergüenza y la vergüenza en el cuerpo temprano: los recuerdos pueden dañar

Cómo la vergüenza temprana de su cuerpo puede conducir a atracones de comida y una imagen corporal pobre.

Al crecer, ciertos recuerdos y experiencias dejan una impresión indeleble. Desde el olor de las galletas de tu madre hasta la camisa que llevabas para tu foto de cuarto grado. Los recuerdos pueden ser una cápsula del tiempo cautivadoramente dulce para su pasado.

Pero, ¿qué pasa con los primeros recuerdos dolorosos? ¿Cómo permanecen en tu presente? ¿Como el momento en que tu pareja te eligió por última vez para el equipo de fútbol durante el recreo, o cuando un compañero de clase susurró un insulto hiriente sobre tu peso?

La vergüenza corporal puede vivir durante años

Puedo dar fe de la forma en que la vergüenza corporal puede hacerse eco durante años en tu mente. Un recuerdo temprano personal de vergüenza corporal todavía pica, 20 años después:

Estaba sentado afuera esperando a que mi mamá me recogiera después de la práctica de baloncesto, tomando una cola de dieta. Un niño mayor se acercó y dijo: “Con esos muslos puedo ver por qué estás bebiendo refresco dietético “.

Me senté allí solo, sin palabras.

Cuando mi madre me recogió, no mencioné el insulto corporal. La vergüenza de ese pequeño momento me sentí tan paralizado que ni siquiera podía hablar de eso.

Para algunos, esto puede parecer una memoria relativamente inofensiva. Para mí, todavía puedo sentir la vergüenza caliente que sentí arrastrarse en mis mejillas ese día.

La investigación muestra que los recuerdos de vergüenza afectan el atracón

La investigación muestra que las experiencias iniciales de vergüenza corporal pueden afectar significativamente su imagen corporal actual. Los recuerdos de la crítica corporal pueden quedar alojados en lo más profundo e incluso provocar episodios de atracones.

Por ejemplo, un estudio de 2017 correlacionó los recuerdos de vergüenza corporal con el nivel de severidad de la ingesta compulsiva en aquellos diagnosticados con trastorno por atracón. Esto apunta a la vergüenza del cuerpo como al menos un contribuyente a los atracones.

La crítica temprana del cuerpo puede sentirse dolorosa e incluso traumática. Sabemos que el trauma puede reaparecer en forma de flashbacks abiertos e innumerables otros síntomas físicos y mentales.

Es lógico, entonces, que los primeros recuerdos de vergüenza corporal pudieran actuar como pequeños traumas que continúan parpadeando en la mente, causando un dolor molesto.

Este dolor de bajo grado sin duda podría dar forma a la imagen corporal de una persona en el presente. Además, las escenas retrospectivas de la vergüenza corporal duelen en tiempo real, haciendo que una persona sea vulnerable al uso de la comida como una forma de calmar, distraer y adormecer el dolor.

La mejor manera de conquistar los efectos persistentes de la vergüenza corporal es confrontar los recuerdos y liberarlos.

Cómo liberar la vergüenza corporal

En mi trabajo de coaching, descubrí que los ejercicios de liberación de vergüenza pueden ayudar a curar moretones de vergüenza de décadas.

Un ejercicio de liberación de la vergüenza que es muy enriquecedor es para representar y defender. Esto implica volver a una experiencia de vergüenza corporal y reinsertarse en la memoria para poder defenderse ante su intimidador.

Cuando te critican o te atacan, es difícil defenderte bien. Sin embargo, después de años de pensar en el encuentro, tienes una nueva fuerza y ​​perspectiva para luchar. El ejercicio puede funcionar ya sea hablando en voz alta o anotando su defensa.

Defiéndete de las palabras injustas e hirientes. Permítete sentirte enojado y asustado. Canalice las emociones del antiguo recuerdo y use su nuevo poder actual para moverse a través de él.

El resultado es a menudo una sensación de alivio, liberación y poder renovado. Puede sorprender lo mucho que un recuerdo lejano puede estar agobiado.

Comience con acuse de recibo

La vergüenza corporal es una de las experiencias más dolorosas que una persona puede soportar, especialmente cuando es una mujer joven. No descartes tu dolor incluso si ocurrió en tu pasado. Los recuerdos dolorosos permanecen vívidos a través del tiempo, causando dolor real.

Reconocer que la vergüenza existe a menudo es la parte más difícil. Localizar la metralla de la vergüenza corporal es un trabajo difícil, incluso de adulto. Entonces, extirpar la memoria requiere coraje y paciencia.

Recomiendo buscar la ayuda de un profesional capacitado en el área de autoestima, imagen corporal y trauma.

Aunque puede resultar incómodo desenterrar dolores pasados ​​sobre su cuerpo, sepa que casi siempre es transformador.

Incluso 20 años después de haber sido objeto de burlas sobre mis grandes muslos y Diet Coke, defenderme y liberarme de la vergüenza me hace sentir más fuerte y valiente.

Referencias

Duarte C., Pinto-Gouveia J. El impacto de los recuerdos de la vergüenza temprana en el trastorno del atracón compulsivo: el efecto mediador de la vergüenza actual de la imagen corporal y la fusión cognitiva. Res. Psiquiatría. 2017

Related of "La vergüenza y la vergüenza en el cuerpo temprano: los recuerdos pueden dañar"