La ventaja del Avatar

Un viajero se encuentra con dos albañiles y le pregunta a cada uno qué está haciendo. El primer murmullo, "Trabajando por un dólar". El segundo proclama: "Construir una escuela que eduque a los niños por generaciones". Ambos albañiles están haciendo el mismo trabajo, pero el trabajo del segundo está imbuido de más significado, porque encarna un mayor valor Por lo tanto, da una mayor fuerza motriz. Esta encarnación de un valor a través de la acción es la forma en que las personas elevan sus acciones mundanas a un nivel superior.
Hay dos formas de hacer esto: desde afuera hacia dentro y desde adentro hacia afuera. Con la entrada externa, observas un problema en el mundo y buscas resolverlo. Noah Webster publicó su diccionario como una forma de crear un lenguaje común que unificaría a las personas de los primeros Estados Unidos. El enfoque de adentro hacia afuera comienza con alguna forma de lo que los griegos llamaron arête, que significa virtud o excelencia. Cuanto más arête tengas para trabajar, más podrás lograr. El enfoque de la acción de adentro hacia afuera busca aplicar la arête al mundo. Un músico no puede sacarse una melodía de la cabeza. Un ingeniero crea un dispositivo ingenioso. Un maestro ama estar cerca de los niños.
Ya sea desde adentro hacia afuera o desde afuera, el valor es el por qué de la acción. Está orientado al futuro. El estratega de negocios Peter Senge dijo: "En cada instancia donde uno encuentra una visión a largo plazo que realmente opera en asuntos humanos, hay una visión a largo plazo en acción. Los constructores de la catedral de la Edad Media trabajaron toda su vida con los frutos de sus trabajos aún cien años en el futuro ".
Tus valores son tu fuerza animadora, porque, según la poeta Muriel Rukeyser, "el universo está hecho de historias, no de átomos". En otras palabras, en el ámbito que te importa -el reino humano- la naturaleza del mundo importa menos que las historias que te dices acerca de la naturaleza del mundo. Por ejemplo, lavas a tu bebé no solo para tener un bebé limpio; es otra forma de demostrar que amas a tu hijo. Tus valores deberían avivar el fuego de tu alma y provocar tus pasiones.
Mucho se dice sobre la civilización griega antigua y cómo su filosofía dio un impulso a Occidente a través de las edades. Si bien esto puede ser cierto, creo que también sucedió algo más. Los antiguos griegos tenían piel en el juego: personalmente, visceralmente, les importaba un comino. Los eventos intangibles no fueron meras abstracciones. La discordia no acaba de suceder: fue la diosa Eris causando problemas. Y ten cuidado con su mocosa, Strife. No te volviste sabio con la edad: la sabiduría era un regalo de Metis. No solo lo pensaste mejor: Athena te agarró por el pelo y te obligó a reconsiderarlo. Para los antiguos griegos, era personal. En cuanto a mí, no me limito a hacer ejercicio: lucho contra Sloth. No deshierbo dientes de león: conduzco un safari. No lucho con la duda: lucho contra una quimera de cola de serpiente, cabeza de león y respiración de fuego. Mi vorpal blade canta: "Creo que puedo, creo que puedo". No solo deseo ser creativo: quiero acostarme como una musa, y no como cualquier musa; ¡Quiero Polymatheia!
Para ser claros, estoy sugiriendo una mitificación consciente del proceso causal, una exageración de intenciones. Lo hago para darte la ventaja del avatar.
Un avatar, del avatar sánscrito, es la encarnación de una deidad en forma humana. Una encarnación, de acuerdo con el Oxford English Dictionary, es el hecho de ser "hecho carne". En la Biblia, Juan 1: 1 dice: "En el principio era la Palabra. . . . Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. . . . "Cuando encarnas tus valores, manifiestas su esencia. Te conviertes en el avatar de tu valor. ¿Cómo?
Las ideas entran al mundo como crías. No pueden vivir sin cuidado y alimentación. Se alimentan de sacrificio y acción. Les das vida a través de tus esfuerzos. Refiriéndose a este proceso, Confucio reflexionó que "No es el Dao lo que hace a las personas grandiosas; son las personas quienes hacen que el Dao sea grandioso ". Sócrates murió por la Ley. Millones han sangrado por la Libertad. Los artistas han trabajado por la belleza. Miles de científicos han trabajado por la verdad; millones de maestros, para la educación. "Los mártires crean fe", sostuvo el filósofo Miguel de Unamuno; "La fe no crea mártires".
Y, sin embargo, Confucio y Unamuno tienen la mitad de razón. Para entender por qué tienen la mitad de razón, para desmitificar lo que quiero decir con la ventaja del avatar, y para mostrar cómo sus acciones pueden cobrar vida propia, recurro a la investigación de los sociólogos Peter Berger y Thomas Luckmann. Explicaron que las personas a menudo participan en un proceso de tres pasos: las personas externalizan, objetivan e internalizan.
1. Externalizar: en un esfuerzo por mejorar la robustez de los edificios, alguien planteó la inteligente idea de que en lugar de simplemente amontonar barro y paja, pudiéramos cocer la arcilla en prácticos bloques y pegarlos juntos.
2. Objectify: la idea se convierte en objetos sólidos, ladrillos y mortero.
3. Internalizar: una vez que el ladrillo y la argamasa han estado alrededor de un tiempo, puede imponer su lógica a las personas de manera que siempre piensen en construir estructuras usándolas y de ninguna otra manera se les ocurre.
Este proceso funciona con cosas más abstractas que los arados. Una vez, el concepto de socialismo era solo palabras en el papel (externalización). Luego se convirtió en una forma de gobierno que impuso su lógica a millones (objetivación), algunos de los cuales no podían pensar fuera de los límites establecidos por ella (internalización). El Tour de France 2001 proporciona otro ejemplo. Lance Armstrong y su rival más cercano, Jan Ullrich, cabalgaban hombro con hombro. En una carrera tan disputada, esperaba que estos competidores feroces aprovecharan cada oportunidad para ganar. Entonces Ullrich se estrelló. Armstrong se detuvo y esperó a que Ullrich volviera a la carrera. Cuando se le preguntó acerca de esto, Armstrong dijo que no podía imaginarse aprovechando la situación: la etiqueta del deporte exigía que esperara. Más tarde Ullrich, a la cabeza, se echó hacia atrás para estrechar la mano de Armstrong. Por un lado, la deportividad inspiró sus acciones. Por otro lado, sus acciones dieron vida adicional a la deportividad misma.
En resumen, la ventaja del avatar implica crear un efecto que adquiere vida propia, un efecto que encarna el espíritu de sus valores. Nos damos una idea y nos devuelve el favor. Así es como las ideas toman vuelo. La parte peligrosa es que este proceso puede funcionar para bien o para mal. Se convierte en un círculo vicioso si estás potenciando la idea equivocada, como la esclavitud. Se convierte en un círculo benevolente si está potenciando la idea correcta, como los derechos humanos.

Referencias
Berger, P. y T. Luckmann. 1980. La construcción social de la realidad: un tratado en la sociología del conocimiento. Nueva York: Irvington Publishers.
Confucio. 2000. Confucio. Traducido por DC Lau. Hong Kong: la prensa universitaria de China.
Prensa de la Universidad de Oxford. 1999. El diccionario Oxford en inglés en CD-ROM. Nueva York: Oxford University Press.
Senge, P. 1990. La Quinta Disciplina: El Arte y la Práctica de la Organización de Aprendizaje. Nueva York: Doubleday / Currency.
Searle, J. 1983. Intencionalidad: un ensayo en la filosofía de la mente. Cambridge: Cambridge University Press.
Searle, J. 1995. La construcción de la realidad social. Nueva York: Free Press.

Extraído de la contribución duradera: cómo pensar, planificar y actuar para lograr un trabajo significativo. Obtenga más información en http://www.lastingcontribution.com.

Related of "La ventaja del Avatar"