La ética y la política de la imparcialidad

Desde los tiempos bíblicos las personas han recibido instrucciones de cuidar a los necesitados, huérfanos y viudos. Pero esto no puede significar todos los huérfanos y todas las viudas. Por ejemplo, está la vieja broma sobre un hombre que mata a sus padres y luego pide clemencia a la corte porque es huérfano. Solo una lectura ridículamente estricta de la medida cautelar haría que una corte se sintiera tan triste. La viuda de una familia rica que no tiene preocupaciones financieras no requiere una consideración especial en términos de dinero.

Si los huérfanos y las viudas necesitan atención especial es porque, en general, son vulnerables, particularmente en las sociedades tradicionales en las que casi todos los medios de apoyo están fuera de su control. Cuando el esposo y el padre morían, las esposas e hijos tenían que depender de la buena voluntad de los demás para su supervivencia.

Este concepto de cuidar a los necesitados se ha extendido a lo largo de los siglos para incluir, entre otros, a las personas que son pobres, desempleadas y discapacitadas. La cuestión de hasta qué punto difundir el bienestar, quién debe ser apoyado por él sigue siendo una cuestión difícil de política pública y si esto se hace mejor como una función privada (caritativa) o pública (justicia social).

Los debates de política social sobre la modernización del New Deal y la legislación de la Gran Sociedad han girado en torno, al menos en parte, a las siguientes preguntas: ¿Apoya usted a todos los pobres o solo a los pobres merecedores? ¿Cómo se define "merecedor" y cómo se determina si la persona merece el apoyo de la sociedad o no? ¿Hacer un esfuerzo cuenta? ¿Qué hay de aquellos que no pueden hacer un esfuerzo, o es el caso de que todos puedan hacer un esfuerzo, sin importar cuán limitado pueda estar? ¿Quién está discapacitado y cuánto debe hacer una sociedad para intentar que el entorno sea accesible para personas con discapacidades?

Saber cuándo alguien está haciendo un verdadero esfuerzo no es tarea fácil. A veces no puedo decirme si soy flojo o si algo más está interfiriendo con mi fuerza de voluntad.

Una vez estuve enfermo y no hice mucho durante aproximadamente una semana. No sabía si esto era porque no tenía ganas de trabajar o porque no podía trabajar. Las líneas divisorias entre la falta de motivación, la enervación física y la depresión fueron borrosas. Tal vez estaba usando la enfermedad como una excusa para dejar de hacer algunas tareas desagradables. Tal vez solo quería una buena razón para alejarme de algunas responsabilidades. Igualmente plausible fue que el virus me quitó mi voluntad y causó mi letargo. De vez en cuando, una charla motivada de mi esposa me ayudó, pero principalmente nada hizo la diferencia. Durante una semana estuve contenta de quedarme en la cama viendo horas y horas de televisión, algo muy diferente de mí. Solo cuando mi enfermedad fue diagnosticada correctamente como enfermedad del legionario y recibí tratamiento volví a mí misma.

Si no pudiera decir la diferencia entre "no puedo" y "no quiero" sobre mí mismo, qué casi imposible de decir sobre otro. Pero este es el tipo de juicio que hacemos sobre aquellos que dependen de nosotros.

Así que considere una madre, Karen, que tiene poco tiempo para cuidar a sus hijos y una es más necesitada que las otras, los otros dos son un niño promedio y amable, el otro es un niño creativo pero difícil. Hay tres personas que dependen de ella en diversos grados. Ella se siente responsable por todos y les ha respondido dando a cada uno la misma cantidad de tiempo.

Karen podría haber llegado a su decisión sobre cómo dividir su tiempo y atención por una de dos razones: por pura desesperación al tratar de encontrar una mejor manera de manejar las demandas o por la creencia de que la equidad significa la igualdad absoluta.

Desde un punto de vista, una división igual de tiempo entre todos los involucrados es injusta. Por ejemplo, Karen probablemente no pensaría que la mejor manera de alimentar a su familia es dándoles a cada uno una porción igual de comida. Algunas personas necesitan comer más que otras, mientras que otras tienen tasas de metabolismo más altas. Del mismo modo, ella también puede optar por recompensar a uno con un premio porque él o ella ayudó de una manera especial.

Es injusto tratar a las personas de manera diferente por razones arbitrarias, como la simple antipatía, pero puede haber buenas razones para tratar a personas que no son como una cuestión de equidad. O podría prestar más atención al niño con mayores necesidades, tal como lo define la privación.

Estas son decisiones difíciles, casi imposibles, pero elijamos que debemos hacerlo. La sociedad tiene que decidir quién necesita cuidados especiales y cuál será la compensación para proporcionar esa atención. Y la cuestión política es si los necesitados recibirán ayuda de las partes privadas o del gobierno.

Related of "La ética y la política de la imparcialidad"