La técnica de ira que es mejor que la gestión de la ira

LisaRivas
Fuente: LisaRivas

Cuenta hasta 10.

Libra una almohada.

Entra a tu auto y grita.

Estas son técnicas populares de manejo de la ira que probablemente hayas escuchado una y otra vez, incluso probadas.

Si tratas de manejar tu ira usando estas técnicas y no ayudan, no es porque las estés haciendo mal. Es porque las técnicas en sí mismas están desactualizadas. ¡Hemos aprendido más y evolucionado desde la década de 1970!

El problema con las principales técnicas de manejo de la ira es que el objetivo final es controlar o contener su enojo, en lugar de sanar o resolver los problemas que su ira ha tratado de llamar su atención. Si tratas de manejar tu enojo, todo lo que harás es detener temporalmente el desbordamiento de emociones hasta la próxima vez que presionen tus botones.

La salud emocional requiere que la ira sea procesada y digerida, o seguirá reciclándose y repavimentando.

La ira es una energía emocional que reside en nuestro cuerpo-mente hasta que sigue su curso. Su enojo puede enseñarle acerca de usted mismo, lo que es importante para usted, cuáles son sus sensibilidades, dónde se encuentran sus límites, pero debe escucharlo para aprender cualquier cosa. Si puede captar la señal interna o la pista de que la ira está en camino, puede cambiar a una mentalidad de curiosidad y auto-investigación sobre lo que su ira está tratando de decir.

Para aprender de su enojo y no solo reaccionar ante los desencadenantes con ira o agresión pasiva, no necesita manejo de la ira; necesitas técnicas de control de impulso.

Si te detienes antes de descargar tu ira o enterrarla, te das la oportunidad de elegir cómo responder a ella. Las técnicas de control de impulsos pueden convertir una vida fuera de control en una que sea productiva, satisfactoria y madura con relaciones significativas y amorosas.

Entonces, ¿cómo lo haces?

El primer paso para explorar y aprender de su enojo es descubrir qué lo desencadena. Puedes utilizar la atención plena, prestando atención activa y abiertamente a tus emociones, pensamientos y sensaciones físicas sin juzgar, para descubrir qué es lo que te hace volcar o enojar.

Sus desencadenantes de ira pueden incluir:

  • Situaciones que sientes que son injustas o injustas
  • Acciones que te hacen sentir menos respetado, herido, frustrado o decepcionado
  • Cosas que simplemente no te gustan, como irritaciones y molestias

El segundo paso es aprender a captar el impulso que precede a tu enojo. Puede que no lo sepas en ese momento, pero siempre hay un impulso antes de tu estallido de ira o agresividad pasiva. Los impulsos de enojo son las sensaciones corporales y los pensamientos que surgen después del desencadenante de la ira. Puede parecer que la ira y el impulso de ira son uno y el mismo, pero no lo son.

Algunos impulsos de ira comunes son:

  • Sensación de calor
  • Sintiendo tensión en tu cuello
  • Levantando tu voz y cambiando su tono
  • Stonewalling otros
  • Suspirando frecuentemente y en voz alta
  • Sentirse amenazado
  • Sintiendo miedo o celos
  • Sentirse irritable
  • Fantaseando sobre la venganza o la agresión
  • Rumiando sobre el desencadenante de la ira

Ahora que ha utilizado la atención plena para armarse con una nueva conciencia de sus impulsos y desencadenantes de ira, está listo para el último paso: técnicas de control de impulsos. Si puedes atrapar y controlar tus impulsos de ira, puedes darte el espacio mental necesario para responder en lugar de simplemente reaccionar a lo que sea que te haya enojado. Las siguientes técnicas de control de impulso se adaptan a su tipo de ira:

Dumper de ira

El objetivo es mantener la calma y mantener la carga en su cuerpo en lugar de descargarla o descargarla. Primero, date un tiempo de descanso. Cierra tus ojos y toma varias respiraciones lentas y profundas. Cuente hasta 10 (o 20 si lo necesita) mientras respira por la nariz y sale por la boca. Segundo, habla contigo mismo. Dígase a usted mismo para relajarse y no reaccionar, que está bien sentarse con los sentimientos. Si puede imaginarse un lugar seguro y relajante para retirarse, vaya allí ahora.

Acosadores de ira

El objetivo para usted es mantenerse presente en su cuerpo y no huir. Para aterrizarte en el momento, puedes probar diferentes ejercicios de contención. Abrázate fuerte y siente que realmente estás allí. O, mientras está sentado o de pie, agarre el antebrazo opuesto con cada mano y amase su piel. Mantenga los ojos abiertos durante los dos ejercicios y concéntrese en permanecer en su cuerpo.

Yendo hacia adelante a medida que experimentas con estas técnicas y las perfeccionas, recuerda que los pensamientos siempre vienen antes que los sentimientos. No es lo que te sucede sino lo que piensas sobre lo que sucede que determina cómo te sientes. Siempre tiene la opción, ya sea que se dé cuenta o no, de detenerse y explorar la ira, aprender de ella y liberarla, en lugar de reaccionar de la misma manera destructiva.

Para obtener más información detallada sobre mi enfoque de 5 pasos para liberar el enojo, compre mi libro Mindful Anger.

Related of "La técnica de ira que es mejor que la gestión de la ira"