La sabiduría de las emociones en el trabajo

Por qué las emociones en el trabajo importan

Leah Weiss, Author

Fuente: Leah Weiss, autor

Extraído de CÓMO TRABAJAMOS. Copyright © 2018 por Leah Weiss. Reproducido con permiso de Harper Wave, una publicación de HarperCollins Publishers.

Emociones y toma de decisiones

Jonathan Haidt es psicólogo social y profesor de liderazgo en la Stern School of Business de NYU, donde su investigación se centra en la moralidad, las emociones y la toma de decisiones. El interés de Haidt se encuentra en el contexto de la toma de decisiones morales y las formas en que las emociones influyen en las decisiones éticas. Él dice que nuestras versiones internalizadas de las normas culturales, lo que él ha acuñado como factores de “intuición social”, pueden incitarnos a hacer respuestas automáticas y directas a las cuestiones morales. Él describe tales respuestas como “reacciones intestinales de la mente”.

Como humanos, usamos lo que Haidt llama “intuición moral” y luego tendemos a justificar estas reacciones viscerales con argumentos lógicos después del hecho. Por ejemplo, sentimos que el chiste de un compañero de trabajo estaba fuera de los límites, pero utilizamos una racionalización para explicar este sentimiento.

El enfoque de Haidt no es diferente al fenómeno de “corte fino” que Malcolm Gladwell hizo popular en su exitoso libro Blink, recurriendo a investigadores como Kenney, Malloy y Thorndike. El resultado es que creemos que tomamos decisiones como individuos racionales, pero de hecho, hacemos juicios precipitados, basados ​​en emociones que son normas sociales y culturales internalizadas. Y todo el proceso es rápido y en gran medida inconsciente. Gran parte de nuestro comportamiento es impulsado por nuestras emociones o nuestras reacciones a nuestras emociones, incluso si no se siente así. Como han demostrado investigadores como Haidt, nuestras idiosincrasias e historias particulares informan nuestras respuestas a nuestro entorno. Cada uno de nosotros ve el mundo a su manera y aporta un sistema de creencias específico y suposiciones subyacentes a cualquier situación dada.

Como resultado, a menudo sacamos conclusiones y actuamos en base a esas suposiciones, que no son necesariamente correctas “objetivamente”. (Suponemos que otros ven el mundo de la misma manera que nosotros, también, pero por supuesto, ese tampoco es el caso.) Esta idea de interpretar el mundo que nos rodea de acuerdo con nuestra propia experiencia a veces se conoce como la “escalera de inferencia. “La escalera de la inferencia La escalera de la inferencia es un proceso por el cual saltamos de la observación de datos en el entorno a la interpretación de esa información. Sabiendo que esta escalera existe puede ayudarnos a observar nuestras propias reacciones de salto de escalera.

La atención plena nos permite ver cómo estamos escalando esta escalera de inferencia, en términos de las historias que nos contamos a nosotros mismos y las emociones que experimentamos. Al ser conscientes de cada uno de estos pasos de tomar información de nuestro entorno, tal o cual tal, dice tal o cual cosa, y lo interpretamos actuando de forma vengativa hacia nosotros, separamos lo que observamos del inferencias / historias que nos contamos a nosotros mismos. Y saber qué está impulsando nuestras suposiciones, conclusiones, emociones y acciones es una parte importante de que seamos conscientes. Cuando somos capaces de vernos a nosotros mismos en acción, de tener conciencia del meta-momento, podemos cambiar nuestra respuesta antes de que sea demasiado tarde.

Cuando hacemos una pausa para escuchar los guiones en nuestras cabezas, podemos cuestionar si esos guiones son verdaderos. Cuando aprendemos a identificar nuestras emociones, podemos etiquetar cuáles son realmente sabias y cuáles pueden ser un subproducto engañoso de la segunda flecha. Tener curiosidad acerca de dónde provienen nuestras ideas y sentimientos es el primer paso. Es importante tener en cuenta que, si bien nuestras emociones ocurren en respuesta a situaciones, las situaciones no crean nuestras respuestas emocionales. Es la forma en que interpretamos o evaluamos una situación que crea nuestra respuesta emocional.

Aquí es donde la experiencia y el juicio entran en juego. El enfoque es una herramienta útil cuando se trata de regular nuestras respuestas emocionales. Cuando tenemos la capacidad de cambiar nuestro enfoque, podemos entonces centrar nuestra atención en datos observables. Una vez que reconocemos que estamos escalando la escalera de la inferencia, podemos descender a información menos subjetiva. Por ejemplo, cuando un compañero de trabajo dice algo que nos molesta, podemos hacer una pregunta que nos ayude a analizar la motivación de esa persona. Podría ser tan simple como preguntarle a qué se refería con el comentario u observar que parece molesto e intentar extraer más información de él.

Logre esto: identifique la escalera de la inferencia Prestar atención y reconocer que cuando estamos escalando la escalera de la inferencia puede ofrecernos la oportunidad de cambiar nuestra atención a los datos objetivos, en lugar de reaccionar a los sentimientos subjetivos. Recuérdele una situación reciente en el trabajo que le causó experimentar emociones difíciles y luego intente lo siguiente:

Escriba cómo la situación lo hizo sentir. ¿Cuáles fueron tus emociones más fuertes? ¿Miedo? ¿Ansiedad? ¿Pánico?

• Ahora tómese un momento para escribir o reflexionar sobre los hechos de la situación. ¿Lo que realmente pasó?

• Luego, da un paso atrás. ¿Qué diría un observador objetivo sobre la situación? ¿Lo que sucedió realmente garantiza las emociones que sentiste? ¿El resultado final fue tan terrible como creías que era? Practique la identificación de lo que está deduciendo a través de su respuesta emocional, como un niño con los dedos en los oídos que dice: “¡No puedo oírte!” Cuando comenzamos una práctica de mindfulness, podemos ver los patrones dañinos, pero todavía tienen que desarrollar la fuerza para evitar ser abrumados por ellos. La regulación de las emociones nos da estrategias para reconocer e influir en nuestra relación con nuestras emociones, incluyendo qué tipo son y cuánto / cuánto tiempo / y cómo se desempeñan en nuestro comportamiento. Entonces, ¿cómo funciona esto en acción, en un entorno profesional?

Aquí hay algunas estrategias efectivas extraídas de la investigación y mi propio plan de estudios.

REFRAME / REAPPRAISE Todos tenemos hábitos de interpretación de nuestras emociones que no nos sirven, pero es posible volver a trabajarlos. Entre más consciente seas de tus emociones, más fuerte será tu habilidad para hacer esto de manera efectiva, lo cual se basa en la atención plena que estás practicando.

Reconociendo que la forma de interpretar cualquier situación dada es subjetiva significa que puedes volver a evaluarla y reaccionar de una manera más saludable. Por ejemplo, si está enojado con su jefe porque no le dio la información que necesitaba para hacer algo con éxito, puede ser desadaptativo, pisando fuerte y quejándose enojado, o puede ser adaptativo al saber que depende de usted obtener los comentarios que necesita. Programe una reunión con su jefe y acérquese a él cuando se sienta racional.

ACEPTAR Tener claridad con respecto a sus emociones es la clave para aceptarlas. Esto requiere la capacidad de reconocerlos, nombrarlos y comprenderlos. Algunas de las frases utilizadas en psicología para enseñar a aceptar las emociones son: “piérdete reaccionando”, entiende tus “desencadenantes” y (en contextos comerciales / de liderazgo) “conoce tu afinación”.

La próxima vez que experimente una situación difícil en el trabajo, piense en la imagen más amplia de su vida y pregúntese si esta dificultad podría ser parte de un patrón más amplio. ¿Tienes tendencia a evitar el conflicto?

¿Comienzas cosas y luchas para terminarlas? ¿Pone mucha confianza en las personas y se siente decepcionado cuando no cumplen con sus estándares? ¿Tienes expectativas para ti mismo que a menudo no encuentras? ¿Cómo se relacionan estos patrones con su situación actual y con las historias a las que ha estado prestando atención durante la última semana?

Cuando te vuelves desproporcionadamente molesto por un pequeño comentario o más allá de lo que se requiere en una situación dada, ¿cuál crees que fue el desencadenante? ¿Qué “dice” observas cuando se activa? Cuando estaba trabajando con veteranos en la Administración de Veteranos, estudié un sistema llamado ACT, o terapia de aceptación y compromiso.

Esta aplicación práctica de la regulación emocional es completamente consistente con la práctica de la atención plena.

ACT se centra en tres tareas:

1. Acepte sus reacciones y esté presente.

2. Elija una dirección valiosa.

3. Actúa.

El primer paso, la aceptación, significa no evitar o reprimir nuestras emociones. A continuación, elegir una dirección valiosa nos da claridad sobre lo que nos importa y nos conecta con nuestro propósito, lo que nos permite considerar cómo se asigna a una situación particular.

Entonces podemos actuar con nuestros sentimientos clarificados y nuestros objetivos en mente. ACT ofrece un proceso de cinco pasos para aceptar emociones:

1. Deja que tus sentimientos o pensamientos sucedan sin el impulso de actuar sobre ellos.

2. Observe sus debilidades pero tome nota de sus puntos fuertes.

3. Date permiso para no ser bueno en todo.

4. Reconozca la dificultad en su vida sin escapar de ella o evitarla.

5. Date cuenta de que puedes controlar cómo reaccionas, piensas y sientes. ACT también utiliza un concepto llamado defusión, que nos ayuda a darnos cuenta de que los pensamientos y los sentimientos no son verdades fácticas talladas en piedra, sino más bien sensaciones y reacciones que pasarán. También hay un dicho en AA que expresa esta idea: “los sentimientos no son hechos”. Me gusta esta idea de la defusión; me hace pensar en una metáfora de la bomba: si no reconocemos lo que estamos sintiendo, entonces estamos marcando, marcando, marcando, listo para explotar.

  • La mente de lo autoritario
  • Domesticar mensajes de texto y problemas técnicos
  • Para usar o no usar condones? Gay, Bi, chicos adolescentes queer nos dicen
  • La actividad cerebral sincronizada y la superfluidez son simbióticas
  • En replicación y resiliencia psicológica
  • 7 formas creativas para expresar la ira caliente
  • Sobre la afirmación de Sam Harris de que la ciencia puede responder preguntas morales
  • Asistencia ética para asistentes éticos
  • ¡El día de citas en línea más grande del año! ¿Ahora que?
  • El choque de los desordenados
  • Protegiendo a los niños de las obsesiones con las relaciones
  • "E-breakers" son más propensos a ser procrastinators
  • ¿Quieres evitar fechas de vencimiento? ¡Toma la vista exterior!
  • Asesinatos de amigos
  • Una historia de anorexia mientras esquía: Parte tres
  • 10 claves para volverse psicológicamente comprensivo
  • 3 razones por las cuales tienes que confiar en tu tripa
  • Nudges de prohibición, no soda
  • Amor: la palabra no es la cosa
  • Los mitos sobre el cerebro adolescente
  • Resiliencia Emocional en Adolescentes ASD
  • ¡Todo sobre mi!
  • Juzgando la diversidad, parte II
  • Un neurocientífico sobre cómo leer realmente a los niños
  • En replicación y resiliencia psicológica
  • Ya sea por intuición o lógica, haga una elección y sea agradecido
  • El increíble poder de "Tech Breaks"
  • Por qué estamos tan fácilmente engañados, y por qué es importante
  • Rutinas: ¿reconfortante o confinado?
  • La cuenta freudiana de fracaso y descarrilamiento del liderazgo
  • ¿Son las emociones un producto del diseño humano?
  • Harry Potter, Quidditch y la Universidad Americana
  • Scientocracy: formulación de políticas que refleje la naturaleza humana
  • Las historias de amor, pérdida y esperanza de un veterinario
  • Los mitos de la pelota de dinero
  • Los niños no pueden parar: ¿es real la adicción a Internet?