La psicosis de proyección

En términos de psicosis, muchos teóricos notables han ofrecido teorías de este tipo de psicopatología. Estas teorías incluyen psicosis que pueden verse en términos de la teoría jungiana de la mente. Esta comprensión propuesta de la psicosis se ha reflejado en la teoría jungiana del inconsciente colectivo y los arquetipos que la habitan. Esencialmente, la persona más o menos consciente psicológicamente, en la teoría de Jung, encontraría arquetipos en su mente, y su negociación exitosa de esta experiencia intrapsíquica o quizás interpsíquica correspondería positivamente con su comprensión de su propia mente y el inconsciente colectivo.

Esta explicación de la psicosis puede o no ser válida. Sin embargo, la validez de una teoría particular puede no basarse en alguna "verdad" interpretada o construida de una teoría dada, sino, más bien, cómo la teoría, cuando se cumple, le permite al individuo funcionar en el mundo. Esencialmente, la utilidad de una teoría define su validez, a diferencia de la "verdad" de una teoría.

Jung postuló que los símbolos míticos arraigados habitaban la mente. La idea del inconsciente colectivo puede ser desagradable para muchos estudiosos, debido a la realidad de que hay poca o ninguna evidencia de que la mente represente, inconscientemente o no, una colectividad. Se sabe que, después de la ruptura con su mentor, Freud, Jung experimentó un período prolongado de psicosis, y esta experiencia formó la base de su teoría. Su postulación del inconsciente colectivo probablemente reflejó una teoría basada en una explicación de la experiencia de psicosis de su propia mente. El inconsciente colectivo de Jung puede reflejar una forma disfuncional de entender la mente. La teoría de la mente de Jung puede denominarse una construcción psicótica.

Al contrario de la teoría de Jung, Freud propuso el inconsciente personal. En términos de una explicación de la psicosis, afirmada en este documento, la mente psicótica puede interpretarse como una implicación de un inconsciente personal. Además, la psicosis puede equivaler a la objetivación del reino mental. Esto significa que el individuo psicótico percibiría sus alucinaciones auditivas como algo separado de sí mismo, incluso cuando puedan residir dentro de una sola mente, la del individuo psicótico. Las alucinaciones auditivas pueden parecer que forman personalidades distintas en la mente del individuo psicótico. Jung llamaría a estos "el héroe", "el dios-hombre" y "la sombra", y otros arquetipos. Nótese que lo que se afirma que son las personalidades "distintas" en la mente del individuo psicótico puede, sin embargo, mutar en la experiencia del individuo psicótico, aun cuando el individuo pueda pensar que es distinto en la mente.

La psicosis es en gran parte el resultado de un objeto-sujeto imaginado derramado en la mente del individuo psicótico. Esto significa que la mente de la persona psicótica contiene tanto el "yo" como el "otro", tal como lo interpreta ese individuo. Las relaciones de autoobjeto con las alucinaciones propias, que implican la presencia imaginaria de otras personas en la mente basadas en alucinaciones auditivas, evolucionan por medio de ideas o pensamientos no normativos del individuo psicótico que no son tradicionales. Tenga en cuenta que el pensamiento divergente se correlaciona con la psicosis en el individuo psicótico, y se puede decir que este pensamiento divergente se basa en la experiencia no normativa. La creatividad es un correlato de la psicosis, y esto se deriva del pensamiento divergente real de un esquizofrénico, además de la experiencia no normativa desconocida que el individuo psicótico puede sentirse obligado a negociar.

Las alucinaciones, que aparecen como "personalidades" supuestamente distintas dentro del reino mental del individuo psicótico, pueden representar recapitulaciones de relaciones derivadas de las relaciones tempranas del self-objeto con otros en el ámbito material. Esto implica la teoría de las Relaciones de Objetos en la comprensión de la psicosis. La persona psicótica puede proyectar sobre una parte fracturada de su mente las aparentes "personalidades" de personas que son importantes en términos de su desarrollo. Las relaciones primarias con la madre y el padre de uno, como ejemplos, pueden considerarse simbólicas en el sentido de que nuestros padres nos representan nuestros sentimientos con respecto a la acumulación de experiencia con ellos. Estos están constituidos por nuestros sentimientos subjetivos sobre ellos y construidos por nuestro conocimiento inconsciente y subjetivo de ellos. Se puede pensar que estos sentimientos son muy primitivos y básicos para el individuo.

Debe entenderse que el individuo psicótico puede proyectar sobre sus alucinaciones auditivas los sentimientos que ha tenido desde la niñez, sin identificar en su mente la realidad de que las personalidades construidas en su mente representan a su madre o padre o cualquier otro objeto primario. Si bien es posible que piense que se está comunicando con su madre o su padre en su mente, simplemente puede estar proyectando sobre estas alucinaciones los sentimientos sobre sus padres, tal vez sin saber que lo está haciendo.

Como se indicó, la figura materna se denomina un "objeto" debido a que es un símbolo que representa reacciones emocionales a las interacciones acumuladas con ella. El objeto madre no representa una entidad que simbolice una personalidad inmutable y distinta. La transformación del objeto madre en términos de la construcción que la persona psicótica hace de ella en su mente se deriva de la ambigüedad con la que el individuo psicótico percibe el objeto materno real. Como una figura mental, puede tener experiencia, cuando la percibe el individuo psicótico, en términos de la experiencia de esa persona como un símbolo dinámico y cambiante en la mente del individuo psicótico. La afirmación de que los "objetos" en la mente del individuo psicótico son distintos e inmutables es de dudosa validez. El hecho de que los esquizofrénicos, y los esquizofrénicos paranoides en particular, puedan construir intrincados sistemas delirantes, proporciona evidencia de esto.

Para volver a plantear el argumento básico contenido aquí, las relaciones primitivas entre el self y el objeto son recreadas por el individuo psicótico en su reino mental, demostrando un resurgimiento de las relaciones con objetos primarios específicos como la madre, el padre y otros objetos o personas simbólicas que emergen durante el curso de la vida en el reino material. Las relaciones de uno con estos objetos en el ámbito material pueden interpretarse como resultado de entidades proyectadas y objetivadas en el ámbito mental, que el individuo psicótico invierte en figuras importantes y poderosas.

En términos de consecuencias emocionales de la recreación de sentimientos con respecto a las relaciones primarias, las alucinaciones que ocupan la mente pueden ser abrasivas para la persona psicótica, dado que la percepción de un ámbito mental que no es privado para el individuo es claramente invasivo. Como una cuestión de rutina, las relaciones "sujeto-objeto" u "sujeto-objetos" dentro de la mente son experimentadas por el individuo psicótico como punitivas. La intimidad psicológica con respecto a estos objetos puede ser percibida por el individuo psicótico como el resultado de una aparente desnudez psicológica del yo. La desnudez psicológica es una ilusión del individuo psicótico basado en su experiencia alucinada.

El tipo de experiencia que constituye la desnudez psicológica se basa en el hecho de que toda la experiencia más personal y, en cierta medida, "secreta" pasada del individuo psicótico en los reinos mental y material se sentiría revelada a las alucinaciones, representadas como " otros '"dentro de la mente. Tenga en cuenta que todas las personas tienen tales "secretos" que denotan vergüenza que revelan a pocos o ningún otro en el ámbito material. El hecho es que el reino mental, interpretado por el individuo psicótico, no permite privacidad en este sentido, y esta falta de privacidad se experimenta tal vez como humillante y degradante.

Esta desnudez psicológica en la mente de uno, ya sea real o imaginaria, es muy probable que provoque fuertes emociones negativas en el individuo que la experimenta. Las emociones primitivas sobre las relaciones objetales tempranas replicadas a través de la experiencia psicótica en forma de alucinaciones serían provocadas por la experiencia de la desnudez psicológica. Este tipo de emoción experimentada abrasiva puede llevar a una expresión emocional catatónica, como la que se ve en el afecto plano del esquizofrénico, debido al hecho de la indefensión aprendida al tratar con la experiencia emocional punitiva de la que no se puede escapar, simplemente porque el individuo psicótico no puede escapar de su mente

La percepción de la persona psicótica de las entidades simbólicas dentro de la mente se basa en lo que el individuo psicótico crea que es. Esto puede estar constituido por "hábitos" emocionales reflejados en reacciones emocionales al objeto madre y al objeto padre, como ejemplos. Para expresar esto más claramente, el ímpetu para la evolución de estas entidades proyectadas reflejadas en sistemas delirantes puede simplemente representar las emociones del individuo psicótico hacia estas entidades objetivadas. De manera importante, se puede esperar una ambivalencia profunda en el individuo psicótico si este individuo está reaccionando a lo que puede interpretarse como representaciones de objetos primarios, como la madre, el padre, etc.

Se presume que la ambivalencia impulsa la creación de sistemas delirantes, y significativamente, esta ambivalencia con la cual el individuo psicótico invierte en estas aparentes relaciones de autoobjeto proporcionaría un ímpetu para la especulación continua, perpetua y tal vez interminable con respecto a las intenciones y el comportamiento de las alucinaciones en el reino mental. Esencialmente, la ambivalencia de uno hacia los objetos parentales, por ejemplo, nos permitiría proyectarnos en objetos recapitulados en el ámbito mental dinámico en lugar de interpretaciones estáticas de su composición.

Esto explicaría los aparentes cambios en las ideas delirantes que el individuo psicótico considera válidas. Simplemente, la ambigüedad de las alucinaciones y la ambivalencia que da forma a la presentación subjetiva de estas alucinaciones en la mente del individuo psicótico, proporcionan el impulso para la especulación psicótica en curso. Pensar en el pensamiento, para todas las personas, es como tratar de seguir el camino de las propias cogniciones y, al mismo tiempo, crearlas. Este es el enigma de la psicosis como lo experimenta el individuo psicótico. Uno no puede estudiar objetivamente los propios pensamientos debido al hecho de que la mente no puede verse a sí misma en acción, aunque la mente del individuo psicótico se puede entender metafóricamente como fracturada por la experiencia de la psicosis.

¿Cuál es, exactamente, el aparente objeto mental o personalidad que es la alucinación? Esta puede ser la misma pregunta que el individuo psicótico busca responder. Y es imposible responder, debido a que la representación mental de las alucinaciones muta con cada acto de intentar analizarlo, con el objetivo de definirlo, por parte del individuo psicótico. Ya sea que las alucinaciones se basen en algo real o imaginario, son ilusorias, y los intentos de definirlas o fijarlas son quizás inútiles.

En términos de los diversos tipos de esquizofrenia, el individuo psicótico paranoico puede percibir el objetivo de definir sus "objetos" alucinados, como cruciales para su propio bienestar. Se puede contar con el esquizofrénico paranoico para especular interminablemente las realidades inaccesibles de su experiencia de psicosis, simplemente porque tiene miedo. Impulsado por la ambivalencia, el esquizofrénico paranoico, como se dijo, simplemente puede analizar atentamente y volver a analizar la presentación de sus propias construcciones mentales imaginadas y objetivadas, a lo que reacciona con gran emoción, mientras continúa construyendo, tal vez, un intrincado y complejo delirio sistema.

Debido a la naturaleza de la proyección por el individuo psicótico, el esquizofrénico catatónico puede ser inmovilizado en esta situación mediante la experiencia punitiva que resulta en impotencia aprendida. Las presentaciones catatónicas en esquizofrénicos pueden representar el sufrimiento más extremo que puede sufrir un esquizofrénico. Su presentación de comportamiento puede representar el epítome de la impotencia aprendida. No obstante, esta evidente impotencia se infiere o no de su catatonia.

En términos de la esquizofrenia desorganizada, el individuo psicótico puede verse devastado por la confusión y el dolor debido a la incapacidad de comprender su experiencia, y, similar a la vista en el esquizofrénico catatónico, puede haber una presentación consecuente de impotencia aprendida en el ámbito cognitivo . Esto puede dar credibilidad al significado del afecto plano. Como la catatonia, pero en menor grado, el afecto plano puede significar la condición de impotencia aprendida.

Sin embargo, como se dijo, muchos esquizofrénicos pueden rastrear su experiencia mental al mismo tiempo que la crean, fracturando sus mentes y no encontrando nada inequívoco en la experiencia de la psicosis, ya que la ambigüedad hacia los objetos paternos, por ejemplo, puede alimentar la especulación psicótica indefinidamente. Uno puede ver en ilusiones muy simplistas y muy complicadas como reflejos de la ambigüedad con que las alucinaciones son concebidas por el individuo psicótico.

Como cuestión de rutina, la proyección representa una comprensión educada de lo que es imaginación en el individuo psicótico. Claramente, las relaciones mentales con estas entidades primarias, simbólicas y alucinadas pueden representar lo que el individuo psicótico crea que es. Es interesante que el contenido de la mente pueda ser fabricado por la mente del individuo psicótico. Sin embargo, esta es una idea que puede ser evidente por sí misma. El individuo psicótico basa sus ilusiones en las alucinaciones y sus alucinaciones en los delirios en términos de una recreación dinámica de las relaciones de objeto indefinibles e indistintas. Como tal, la mente puede ser formada por proyección basada en la imaginación. Esto equivale, por el contrario, con la mente como una "caja negra", como afirma Skinner. Es la disputa final dentro de esta discusión que nuestras mentes pueden ser lo que imaginamos que sean.

  • Es el mes de concientización sobre la pérdida del embarazo: cómo ayudar a otros
  • Cuando la depresión visita y se queda
  • Infierno sí: las 7 mejores razones para masturbarse
  • ¿Un mejor amigo? ¿Quién lo necesita?
  • Los recuerdos iluminan los rincones de mi mente
  • ¿Por qué las familias modernas son tan pequeñas?
  • Reflexiones sobre la primera conferencia anual de Alt Sex NYC
  • ¿Qué pasa si su hijo cruza la línea?
  • Los judíos se extinguen
  • ¿Existe tal cosa como poder de "vergüenza"?
  • Auto-ciberbullying
  • Encontrando la Paz en la Era Anti-Dieta
  • Muerte detrás de la insignia
  • ¿Puede un buen chico aprender de la sensualidad de los chicos malos?
  • Jugando, o en Play?
  • Shaming Children
  • Hacer las paces con sus hijos adultos
  • Emociones y depresión
  • Algunos pensamientos para los desempleados sobre cómo evitar la trampa del aislamiento social
  • ¿Que tipo de persona quieres ser?
  • El aprendizaje de lenguas extranjeras es como las citas: estimula la ansiedad
  • Primero, no hacer daño: legalizar la discriminación en la atención médica
  • La esperanza en las pastillas interfiere con la fe en nosotros mismos
  • Puedo pasar mi pico pero no estoy en la cima
  • Docentes mujeres como depredadoras sexuales
  • Botas de bebé de Kate y Kim
  • Famosos ejemplos del desorden bipolar: sin necesidad de vergüenza
  • Cómo hablar con su Tween About Periods: Una guía para padres
  • Recuperación de superheroína: una entrevista con el terapeuta de Batgirl
  • ¿Por qué no estamos satisfechos?
  • Trastornos de la alimentación: qué tan lejos hemos llegado
  • ¿La prevención de la obesidad ha llevado a una nueva epidemia?
  • Proteja sus relaciones mediante la comunicación efectiva
  • El llamado macabro de los asesinos en serie
  • One-upping es una estrategia de supervivencia de mamíferos
  • ¿Sus amigos lo saben?