La psicología del odio

Es hora de hacer sonar la alarma.

Estamos experimentando un creciente nivel de odio en nuestra sociedad. El odio alimenta la división y la polarización cancerosas que ahora infectan prácticamente cada parte de nuestras vidas. Esta cultura de odio tendrá graves efectos tanto en nuestra salud emocional, física y física nacional como individual.

No podemos ser una nación fuerte y saludable si consideramos que el odio es un aspecto aceptable de nuestra vida diaria. El odio tiene el poder destructivo de dañar permanentemente la psique emocional y los valores centrales de la nación.

La historia nos dice cómo se puede explotar el odio para llevar a una nación entera a cometer crímenes indescriptibles contra un grupo racial, religioso, político o ideológico en particular.

Es hora de hacer sonar la alarma.

El problema es que sabemos muy poco sobre la naturaleza y el funcionamiento del odio y lo que nosotros, como personas, podemos hacer al respecto. Mientras que la ira se puede resolver y se desvanece con el tiempo, el odio en su extremo es un estado duradero e inflexible, un conjunto de emociones crudas que todo lo consume.

Si el odio no se controla, se intensifica de la intolerancia a un deseo de aniquilar al otro. El odio nos quita nuestra humanidad. El odio elimina la capacidad de mostrar preocupación empática por la injusticia cometida contra otros. El odio adormece la culpa y la vergüenza que debemos sentir por nuestro comportamiento prejuicioso. Lo más importante es que elimina nuestra capacidad de comprender por qué sentimos este odio y cómo eliminarlo abordando los problemas reales que lo originaron.

Golpea en el núcleo de nuestra humanidad.

Las personas que odian tienden a pensar, sentir y comportarse desde una mentalidad “dentro del grupo” frente a una “fuera del grupo”. No vacilan en estereotipar a un “grupo” completo (Steward, TL et al., 2003). Los “ins” usan a los “outs” como chivos expiatorios de los problemas sociales, económicos y políticos de la comunidad (Brewer, M., 1999). Los “ins” usan esto como una forma de justificar el tratamiento de los “outs” de una manera degradante y de aislar a los “outs” de las vidas y la comunidad de los “ins”. En su estudio de ojos azules y ojos marrones, Elliot et al., 2002 mostraron que cuando los sujetos de ojos azules los discriminaban y los degradaban severamente y se hacían sentir como grupos externos en la sociedad, era demasiado para algunos que abandonaron el estudio.

La insidiosa presencia subyacente de desprecio y disgusto, una profunda aversión por el otro que se considera indigno de respeto o atención, parece desempeñar un papel importante en la intensificación del miedo y la ira en un sentimiento de odio vicioso y aniquilador. La repugnancia de otra instintivamente nos hace retroceder y alejarnos de ellos (Taylor, K, 2007). El desprecio es un desdén asociado con que el otro sea menos digno e inferior y, por lo tanto, no tiene derecho a ciertos derechos y oportunidades que están reservados exclusivamente para los “ins” (Sternberg, RJ 2017).

Odio extremo, desafortunadamente está profundamente arraigado y no se puede superar fácilmente. Para las personas cuyo odio no es agotador, aquí hay algunos pasos preliminares que podrían ser útiles para disminuir el odio en nuestras vidas.

El primer paso es comprender que el odio es extremadamente destructivo, de cualquier forma que lo corte, al reconocer la amenaza seria que crea el odio para nuestro bienestar personal, comunal y nacional.

Luego, aprenda a detectar el estereotipo, el chivo expiatorio y la conducta deshumanizadora en nosotros mismos, en los demás y en ciertos líderes, de modo que podamos comenzar a desafiar dicho comportamiento prejuicioso tanto verbal como no verbal.

El desenlace de la mala conducta sexual de Harvey Weinstein ha creado una indignación colectiva en la sociedad y ha puesto en marcha un conjunto de normas completamente nuevo. La misma oportunidad existe para que nosotros hagamos esto con odio y odio.

Entonces, cuando te encuentras culpando a un grupo entero, desafía esa percepción realizando un análisis exhaustivo de tu comportamiento. ¿Cuál es la evidencia de que los “outs” son responsables de una situación particular o de los actos de unos pocos?

Si bien la reducción del comportamiento prejuicioso es un gran comienzo, la reducción por sí sola no evita que vuelva a aparecer dicho comportamiento. El cambio en nuestro comportamiento como sociedad solo puede sostenerse si desafiamos las creencias y suposiciones subyacentes que mantienen este comportamiento tóxico.

Haga una lista de evidencia a favor y en contra de sus propias creencias y suposiciones. Con base en la conclusión del análisis, reemplace sus creencias y suposiciones inadaptadas por otras más realistas y adaptativas.

Para profundizar, pregúntese ¿cuáles son los orígenes de tales creencias? Intente recordar el momento más temprano de su vida en que experimentó odio hacia una persona importante. No tomará mucho tiempo descubrir cómo estos sentimientos no procesados ​​se proyectan al grupo de fuera.

Ahora que sabe que sus creencias y suposiciones sobre los “outs” pueden ser parciales, tome medidas concretas para volver a educarse leyendo y mirando información basada en objetivos. Evalúe los problemas desde el punto de vista de ambos lados; no solo escuche lo que le gustaría escuchar solo de CNN o Fox News.

Si desea que otros le escuchen y comprendan sus reclamos legítimos, también debe comprender los de ellos. Póngase en contacto con los miembros del otro lado y genuinamente escuche y trate de apreciar su perspectiva poniéndose en sus zapatos. La capacidad de hacerlo le permitirá cambiar sus creencias cuando esté mal informado o mal.

Cada uno de nosotros necesita iniciar un cambio en nuestro propio comportamiento antes de que podamos esperar que la sociedad cambie.

En un sistema democrático como el nuestro, sostener creencias y puntos de vista opuestos no es el problema real. El problema es la intolerancia y los sentimientos de indignación en los “fuera” con poco respeto por sus derechos, que están protegidos por la constitución, como lo son sus propios derechos. Nuestro sistema proporciona las urnas, el poder judicial y la legislatura, que son relativamente pocas las naciones del mundo que disfrutan, como el lugar final para resolver nuestras preocupaciones y diferencias.

Por lo tanto, nos corresponde hacer una resolución para reclamar nuestra humanidad y no permitirnos quedar atrapados en el torbellino de odio que se escupió en nuestro país.

Related of "La psicología del odio"