La oración de la serenidad y 16 variaciones

Soy un tawinista , una mezcla entre un taoísta y un darwinista. Recuerdo la noche en que me di cuenta. Estaba leyendo Alan Watts sobre el taoísmo y esta frase saltó sobre mí:

El estilo de vida de alguien que sigue el Tao debe ser considerado como una forma de inteligencia. Es decir, conocer los patrones, las estructuras y las tendencias de los asuntos humanos y naturales tan bien que uno utiliza la menor cantidad de energía que se ocupa de ellos.

En ese momento yo había estado pensando mucho sobre el darwinismo y la oración de serenidad. Usted sabe la oración de la serenidad, ¿verdad?

Dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje de cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para saber la diferencia.

Ya se me había ocurrido que la adaptación evolutiva era paralela a la oración de la serenidad. Toma castores. Sus gruesos abrigos de piel son evidencia de su aceptación adaptativa de que no pueden cambiar el clima. Sus dientes son evidencia de su habilidad adaptativa para cambiar los troncos de los árboles. Las formas de vida que sobreviven son las que se esfuerzan por transformar lo que pueden transformar y no lo que no pueden. Un castor cuyo cuerpo manifieste el coraje de cambiar el clima y la serenidad para aceptar árboles como inmutables no sobreviviría para reproducirse. La adaptación es el proceso por el cual acumulamos la sabiduría para saber la diferencia entre lo que podemos y no podemos cambiar. Lo acumulamos en nuestras habilidades, hábitos y en el caso de los humanos, nuestros hábitos de pensamiento.

Esa noche leyendo sobre el Tao, reconocí que la serenidad es yin y el valor es yang. La adaptación evolutiva es un proceso que elimina criaturas que son yin cuando necesitan ser yang y yang cuando necesitan ser yin. Evolution selecciona para las criaturas que eligen sus batallas bien. Para nosotros, eso significa "conocer las estructuras y las tendencias de los patrones de los asuntos humanos y naturales tan bien que uno usa la menor cantidad de energía que se ocupa de ellos".

Incluso la frase "supervivencia del más apto" capta la dicotomía. ¿Es más apto que físicamente en forma – yang, valiente y asertivo? ¿O es más apto para los ataques más fácilmente, yin, sereno y receptivo?

Es ambas cosas, dependiendo de lo que requiera la situación.

Hace tiempo que admiro la oración de serenidad. En mi opinión, es la formulación más exquisita, precisa y sucinta que se haya hecho de un llamado a juicio universal y la sabiduría necesaria para enfrentarlo.

Soy ateo, así que no ruego a Dios para que me conceda nada. Aún así, busco la sabiduría y creo que la Oración de la Serenidad clava la definición de la misma. La sabiduría se mide en la capacidad de uno para minimizar los falsos positivos y negativos, los errores de dos tipos. Un falso positivo es un sí lamentable, una pregunta de sí o no como "¿Puedo cambiar esto?" Por ejemplo, decir "sí, puedo cambiar esto", cuando en retrospectiva no podrías y te arrepientes del tiempo y la energía que pasaste intentando cambialo. Un falso negativo en la misma pregunta es un lamentable no. Por ejemplo, diciendo "No, no puedo cambiarlo", cuando te ves retrospectivamente, te das cuenta de que podrías haberlo cambiado.

La serenidad y el coraje pueden sonar como siempre, las cosas maravillosas también se sienten. Pero si lo fueran, no necesitarías la sabiduría para saber la diferencia. Podrías tener ambos siempre. No puedes. No quieres el coraje para intentar cambiar lo que no puedes cambiar o la serenidad para aceptar lo que podrías haber cambiado. Es por eso que necesita la sabiduría para saber la diferencia entre las situaciones que requieren una u otra.

La forma de la Oración de la Serenidad se puede aplicar a otras llamadas universales de juicio severo. Aquí hay algunos otros ejemplos:

1. ¿Debería tratar de cambiar esto?

Dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje de cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar los sí y los arrepentidos "no" sobre la pregunta "¿Debería tratar de cambiar esto?", Porque lo último que quiero es la serenidad para aceptar las cosas que resultarán cambiantes o el coraje para intentar cambia las cosas que no serán cambiables.

Por supuesto, el desafío es que lo que se puede cambiar no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy. Me uno a esto?

2. ¿Debo unirme a esto?

Concédeme el entusiasmo de unirme a las cosas que probarán haber valido la pena unirme, la aversión a no unir las cosas que demostrarán que no valía la pena unirse y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar los sí y los arrepentidos no sobre la pregunta "¿Debería unirme a esto?" Porque lo último que quiero es el entusiasmo de unir cosas que demostrarán que no valía la pena unirse o la aversión a no une cosas que probarán haber valido la pena unirse.

Por supuesto, el desafío es que lo que probará haber valido la pena unirse no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

3. ¿Debo quedarme con esto?

Concédeme la dedicación para quedarme con las cosas que probarán haber valido la pena, la impaciencia por no quedarme con las cosas que demostrarán que no valía la pena, y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados y lamentos lamentados sobre la pregunta "¿Debería quedarme con esto?" Porque lo último que quiero es la dedicación para quedarme con cosas que demostrarán que no valieron la pena quedarse o el impaciencia por no quedarse con cosas que demostrarán haber valido la pena quedarse.

Por supuesto, el desafío es que no se sabrá con certeza qué valdrá la pena quedarse hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

4. ¿Debería ser consecuente aquí?

Concédeme la flexibilidad de probar cosas nuevas en situaciones en las que la conducta cambiada rendirá frutos, la firmeza para ser coherente en situaciones en las que el comportamiento cambiado no dará resultado y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados como los no apeados sobre la pregunta "¿Debería ser consecuente aquí?" Porque lo último que quiero es flexibilidad para probar cosas nuevas en situaciones en las que un comportamiento cambiado no dará resultado, o constancia para ser coherente en situaciones en las que el comportamiento cambiado dará sus frutos.

Por supuesto, el desafío es que las situaciones en las que el comportamiento cambiado dará sus frutos no pueden conocerse con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

5. ¿Es esto significativo?

Concédeme el enfoque para concentrarme en las cosas que terminarán demostrando ser significativas, la inconsciencia de ignorar las cosas que resultarán insignificantes y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados como los no apeados sobre la pregunta "¿Es esto significativo?" Porque lo último que quiero es concentrarme en las cosas que resultarán insignificantes o en el olvido de ignorar las cosas eso terminará probando significante.

Por supuesto, el desafío es que lo que resultará significativo no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidirlo hoy.

6. ¿Debo decir esto?

Concédeme la honestidad para decir lo que resultará útil, el tacto para no decir lo que resultará inútil y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto el sí lamentable como el no arrepentido sobre la pregunta "¿Debería decirlo?" Porque lo último que quiero es la honestidad de decir lo que resultará ser inútil o el tacto para no decir qué será demostrar haber sido útil.

Por supuesto, el desafío es que lo que resultará útil no puede conocerse con certeza hasta mañana, y tengo que decidirlo hoy.

7. ¿Debería sacrificarme aquí?

Concédeme el altruismo para sacrificarme en situaciones en las que los beneficios para el grupo demostrarán haber valido la pena, el egoísmo de hacer lo mío en situaciones en las que los beneficios para el grupo demostrarán que no han valido la pena y la sabiduría para saber la diferencia

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados como los no apeados sobre la pregunta "¿Debería sacrificar?" Porque lo último que quiero es sacrificar en situaciones en las que los pagos al grupo demostrarán que no han valido la pena o el egoísmo de hacer lo mío en situaciones en las que los beneficios para el grupo probarán haber valido la pena.

Por supuesto, el desafío es que las situaciones en las que los beneficios para el grupo demostrarán haber valido la pena no se pueden saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

8. ¿Debo demorar la gratificación aquí?

Dame la paciencia para retrasar la gratificación cuando la recompensa futura valga la pena la espera, la impaciencia de gratificar ahora cuando la recompensa futura no haya valido la pena y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar los sí y los arrepentidos no sobre la pregunta "¿Debo retrasar la gratificación?" Porque lo último que quiero es la paciencia para demorar la gratificación cuando la recompensa futura no valga la pena o la impaciencia por gratificar ahora cuando la recompensa futura valga la pena.

Por supuesto, el desafío es que las situaciones en las que la recompensa futura valdrá la pena la espera no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

9. ¿Debería seguir esperando aquí?

Concédeme el anhelo que mantiene viva la esperanza cuando pueda hacer mis sueños realidad, el realismo para dejar ir cuando no seré capaz de hacer mis sueños realidad y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto el sí lamentado como el no arrepentido sobre la pregunta "¿Debería seguir esperando?" Porque lo último que quiero es el anhelo que mantiene viva la esperanza cuando no seré capaz de hacer mis sueños realidad o el realismo para dejar ir cuando seré capaz de hacer mis sueños realidad.

Por supuesto, el desafío es que los sueños que se harán realidad no pueden conocerse con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

10. ¿Debería estar avergonzado aquí?

Concédeme pesar cuando haya lecciones para aprender que serán útiles con las elecciones futuras, sin remordimientos cuando no hay lecciones que aprender y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto el sí lamentado como el no arrepentido sobre la pregunta "¿Debería arrepentirme?" Porque lo último que deseo es arrepentirme cuando no hay lecciones que aprender que serán útiles con futuras elecciones o sin remordimientos cuando hay son lecciones para aprender

Por supuesto, el desafío es que si hay lecciones para aprender que serán útiles con las elecciones futuras, no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidirlo hoy.

11. ¿Debo esperar más del bien que tengo aquí?

Concédeme la sensación de tener derecho a esperar más del bien que he tenido cuando llegue el momento, la rendición para dejar ir lo bueno que he tenido cuando no será recibido y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados como los lamentos lamentados sobre la pregunta "¿Debería esperar más del bien que he tenido?" Porque lo último que quiero es que las expectativas se mantengan para más de lo bueno que ' he tenido cuando no llegará o la rendición para dejar ir el bien que tuve cuando llegará.

Por supuesto, el desafío es que no se sabrá si llegará o no hasta mañana, y tengo que decidirlo hoy.

12. ¿Debería dar aquí?

Concédeme la generosidad para dar a aquellos que estarán motivados por ello, la firmeza de no dar a aquellos que estarán motivados por eso y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados como los no lamentados sobre la pregunta "¿Debería recompensar?" Porque lo último que quiero es la generosidad para dar a aquellos que no estarán motivados por eso o la firmeza de no darles quién estaría motivado por eso.

Por supuesto, el desafío es que quién estará motivado por eso no puede saberse con certeza hasta mañana, y tengo que decidirlo hoy.

13. ¿Debo hacer un seguimiento de quién debe qué aquí?

Concédeme la satisfacción de dejar de hacer el seguimiento de quién debe qué en la amistad cooperativa, la cautela de no perder de vista quién debe lo que en negociaciones competitivas y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar los sí y los arrepentidos no sobre las preguntas "¿Debo hacer un seguimiento de quién debe qué?", ​​Porque lo último que quiero es la satisfacción de dejar de hacer un seguimiento de quién debe qué en las negociaciones competitivas o el cautela para mantener un registro de quién debe qué en una amistad cooperativa.

Por supuesto, el desafío es que las relaciones que resulten ser amistades cooperativas o negociaciones competitivas no puedan conocerse con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

14. ¿Puedo confiar en ellos?

Concédeme la confianza para invertir en aquellos que demuestren ser confiables, la cautela de desconfiar de aquellos que demuestren ser indignos de confianza y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar tanto los síes lamentados como los "no" lamentados sobre las preguntas "¿Puedo confiar en ellos?", Porque lo último que quiero es invertir en quienes no serán dignos de confianza o desconfiar de los que probarán confiable.

Por supuesto, el desafío es que quién resultará confiable no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

15. ¿Debo cumplir con la letra de la ley?

Concédeme la obediencia para cumplir con la letra de la ley cuando sirva al espíritu de la ley, el desafío de desobedecer la letra de la ley cuando no sirva al espíritu de la ley y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar los sí mismos lamentados y los lamentos lamentados sobre la pregunta "¿Debería cumplir con la letra de la ley?" Porque lo último que quiero es la obediencia para cumplir con la letra de la ley cuando no sea así. Sirva al espíritu de la ley o al desafío para desobedecer la letra de la ley cuando no sirva al espíritu de la ley.

Por supuesto, el desafío es que lo que servirá al espíritu de la ley no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidir hoy.

16. ¿Debería dudar?

Concédeme la duda que motiva la búsqueda de más sabiduría cuando el camino no está claro, la confianza para dejar de buscar cuando el camino está despejado y la sabiduría para saber la diferencia.

La sabiduría aquí es la capacidad de minimizar los sí y los arrepentidos no sobre la pregunta "¿Debería rezar para obtener la sabiduría?" Porque lo último que quiero es la duda que motiva la búsqueda de más sabiduría cuando el camino está despejado o la confianza para dejar de buscar cuando el camino no está claro.

Por supuesto, el desafío es que si el camino será claro no se puede saber con certeza hasta mañana, y tengo que decidirlo hoy.

Related of "La oración de la serenidad y 16 variaciones"