La naturaleza de la elección y las relaciones

Una relación casi siempre implica una elección o una conexión formada por sangre. Elegimos nuestros amigos, amantes y cónyuges. Como adultos, decidimos cuánto interactuar con nuestra familia de origen.

Las relaciones, especialmente los vínculos románticos, son transaccionales. Cuando hacemos una elección, nuestro socio puede elegir también. Sin embargo, las dos decisiones pueden no ser iguales. Podemos negociar, pero a veces la negociación no es posible. Si bien es posible que deseemos un vínculo romántico para continuar, si nuestro compañero tiene una idea diferente, la relación puede no sobrevivir.

Tenemos que formular nuestras elecciones sin saber cómo se desarrollará una relación. Cada elección nos afecta a nosotros y a los demás, a menudo de maneras inesperadas

Las relaciones pueden ser cariñosas y enriquecedoras, o exploratorias, orientadas al placer o polémicas. Algunos se vuelven permanentes; otros son transitorios. Podemos crear una conexión auténtica o mantener una conexión superficial.

La naturaleza de la elección es compleja. Implica seleccionar una opción y dejar a los demás atrás. Dejar ir las posibilidades. La elección afecta cómo evoluciona una relación y si terminará. Todos los días, tomamos decisiones en una relación: cuándo cenar, cómo manejar el enojo, si debemos mudarnos a una nueva ciudad.

Tomamos decisiones por muchas razones: con buenas intenciones o por duda, conveniencia o convicción. Podemos sentirnos incómodos con la ambigüedad o la ambivalencia y decidir sobre una opción segura o arriesgada. Algunas veces nuestras mentes están divididas; no sabemos qué elegir

Podemos estar motivados para complacernos a nosotros mismos o a los demás. Podemos asistir a un evento o hacer un viaje porque queremos cumplir con las expectativas de nuestro socio. La elección a menudo crea el equilibrio de poder en una relación.

La elección puede causar fricción o ser una fuente de fortaleza si los socios deciden juntos.

Recientemente, cené con amigos. Cuando se marchaban a casa, mi amiga le dijo a su esposo: "¿Quieres 'llevarlo' o tomar el metro y el autobús?" Él dijo: "Metro y autobús". Ella respondió: "Bien". Ella estaba realmente preguntando: ¿cuánto dinero quieres gastar esta noche? La cena había sido costosa. Un taxi costaría treinta dólares o más. Ella incluyó a su esposo en la decisión, lo que resultó en un acuerdo que los satisfizo a ambos.

Lo que elijamos en un momento puede no ser nuestra decisión en otro momento. A veces no hay opciones positivas.

El amigo íntimo de mi ex marido es amigo mío. Después de mi divorcio, decidí involucrarme menos con el amigo, no por falta de afecto hacia él. Valoraba la amistad y sabía que lo extrañaría, pero se sentía demasiado cerca de mi vida anterior y de mi ex marido. Necesitaba distancia de esa vida. Hice una elección difícil y dura, pero necesaria después de la ruptura de una relación de compromiso a largo plazo.

Aprendí que los sentimientos y las personas siempre están en movimiento.

Es por eso que las novelas y cuentos pueden ser convincentes para leer; a menudo tienen una trayectoria lógica. Uno de los placeres de la escritura es imponer el orden en la vida de los personajes. A diferencia de la ficción, la vida real contiene ambigüedad y ambivalencia, lo que hace que la elección sea más complicada.

Lo que consideramos como elección a menudo está determinado por nuestra historia y emociones: nuestros miedos, necesidades y pérdidas.

"Cuando una situación interna no se vuelve consciente", dijo Carl Jung, "parece estar fuera como destino". Nuestro inconsciente nos influye de maneras que no siempre comprendemos.

Cuando una elección se basa en nuestra historia e inconsciente, las razones de nuestra decisión pueden no ser claras para nuestro socio o incluso para nosotros.

Algunas veces elegimos con nuestro intelecto, otras veces con nuestras emociones. Podemos analizar opciones o decidir rápidamente. Incluso después de hacer una elección, podemos sentir ambivalencia o arrepentimiento.

La elección es arriesgada y nos sumerge en lo desconocido. Lo que parece una mala decisión puede resultar positivo. Lo que parece ser la elección correcta puede que no siempre sea sabio.

No podemos controlar las consecuencias de una decisión. Este puede ser el aspecto más difícil de elección. Podemos hacer un cambio de carrera bien razonado y mudarnos a una nueva ciudad con nuestra familia, pero el impacto es impredecible. La reubicación puede ser más difícil de lo previsto o más gratificante de lo que esperábamos.

A menudo, en retrospectiva, comprendemos el valor de una relación y el costo de una elección.

Tomar una decisión no es un acto simple.

HMa User with Permission
Fuente: Usuario de HMa con permiso

Incluye intención, voluntad, fuerza, ansiedad e incluso persuasión. Una decisión puede sentirse liberadora o molesta, provocar sentimientos de euforia, libertad o miedo. Puede ser enriquecedor o contencioso. O podemos sentir como si estuviéramos forzados a elegir. La elección puede fortalecer una relación o debilitarla.

El riesgo es parte de la vida de todos. Todo lo que podemos hacer es tomar la mejor decisión en ese momento, según los datos de los que disponemos, aunque no siempre tengamos certeza de una decisión. Necesitamos abrazar nuestras elecciones. Deja ir las posibilidades. Entonces tenemos que seguir viviendo. Nuestras vidas cambiarán y crecerán a medida que pasa el tiempo.

  • Los británicos confusos preguntan a Google: "¿Qué es la UE?"
  • Predicciones para 2018 y más allá
  • Claves para construir esperanza en los niños: Parte 4, maestría
  • Word Mines
  • Consejo de inversión basado en la última investigación de comportamiento
  • El futuro de la terapia de conversación, parte 1
  • ¿Debería considerar una carrera en ventas?
  • El caso de justicia sobre la misericordia
  • Cómo la preocupación nos aleja de nuestras vidas (y lo que podemos hacer)
  • ¿Demasiados correos electrónicos? 7 consejos para una gestión de correo electrónico exitosa
  • Comida en el trabajo
  • ¿Has experimentado discriminación? ¡Mantén la tranquilidad o lo demás!
  • Liderando el Departamento de Psicología
  • Por qué amamos a "Juno"
  • ¿Necesitas aligerarme?
  • ¿Hemos perdido el arte de la conversación?
  • No pases por alto lo que no viene en paquetes y arcos
  • Trump y Clinton debaten estrategias de oratoria pública
  • ¿Deberías volver a la escuela?
  • ¿Por qué las mujeres pagan menos que los hombres?
  • El Dr. Jones Tapia aborda la salud mental en las cárceles
  • La revancha de Kelly Trump - Si yo fuera Megyn Kelly
  • Carreras para personas Personas
  • ¿Que quieres ser cuando seas grande?
  • Convirtiendo los espacios de la vida en éxitos
  • Disminución agradable
  • ¿Es más fácil casarse que ir a trabajar?
  • Paciencia: una respuesta sabia a la vida
  • La autoestima de nuestro hijo: ¿cuándo deberíamos preocuparnos?
  • Respondiendo a las provocaciones "fronterizas" - Parte III
  • 10 conceptos psicológicos que las personas no obtienen
  • 10 pasos para desarrollar su liderazgo
  • Pruebe 4 consejos para allanar el camino para el día de San Valentín
  • Interpretación de sueños y símbolos
  • No culpe a su amante por su mal humor
  • ¿Arriba?