La gran división

Minimizar el conflicto financiero en el divorcio.

 Mincemeat

Fuente: Shutterstock: Mincemeat

Si usted o un ser querido enfrentan la posibilidad de divorciarse, en algún momento tendrá que lidiar con el hecho de que las emociones y las posesiones están relacionadas. Comprender este vínculo puede ayudarlo a navegar mejor las aguas turbulentas de la dispensación de activos en el divorcio.

Pena e identidad

Cualquiera que haya experimentado o presenciado el divorcio sabe que hay un proceso de duelo involucrado. De hecho, algunas investigaciones sugieren que cada etapa del divorcio (contemplación, ejecución y reconstrucción posterior al divorcio) tiene sus propias pérdidas asociadas, por lo que cada etapa del divorcio puede enviar a una persona a través de todas las etapas del duelo, por separado [1].

Con la disolución de la relación viene la división de los activos. Aquí nuevamente hay un proceso de duelo. Es fácil entender el dolor asociado con la pérdida de una relación, pero pocas personas se sienten cómodas con el dolor de separarse de las posesiones físicas. “Son solo cosas”, nos decimos a nosotros mismos, y luego agregamos vergüenza a dolor diciendo: “No debería estar tan apegado”. Lo que la mayoría de las personas no entienden acerca de esta parte del divorcio es que existe una fuerte conexión psicológica entre nuestras posesiones físicas y nuestro sentido de sí mismo. Perder activos físicos que son parte integral de nuestra identidad puede ser tan doloroso como partir de esperanzas, sueños y personas [2].

Sin duda, nuestra identidad está hecha de mucho más que nuestras posesiones materiales, pero no podemos escapar de los procesos cognitivos que nuestras mentes utilizan para organizar y comprender el mundo. Los psicólogos que estudian la identidad describen nuestro sentido del yo como que comprende los tres factores de tener, hacer y ser. En otras palabras, la persona que sentimos que somos está formada por las cosas que tenemos (posesiones, relaciones, elogios, etc.), las cosas que hacemos (logros, metas, propósito) y las cosas que somos (roles, rasgos) ) Si puede reconocer que el objeto en cuestión contiene una historia que es esencial para su sentido de sí mismo, puede tener más sentido. En el caso del divorcio, ambas partes ya están haciendo cambios drásticos en su identidad disolviendo el matrimonio. Si separarse de las posesiones materiales amenaza aún más a un yo ya disminuido, muchas personas emprenderán una poderosa lucha para evitar la pérdida adicional.

Además de reforzar el autoconcepto, las posesiones materiales también pueden contribuir al bienestar al ayudar a mantener una sensación de continuidad y conexión con el pasado. El arte, los obsequios y cualquier otro objeto pueden servirle como recordatorio de dónde ha estado, cómo ha crecido y las personas que ama. Cuando estos elementos representan partes importantes de nuestro pasado, pueden ser extremadamente difíciles de separar.

Posesiones y el yo en transición

En una transición de la vida como el divorcio, no es sorprendente que las personas pasen por etapas de ambigüedad sobre su identidad. Para los iniciadores del divorcio, esto a menudo comienza mucho antes de que haya comenzado el proceso de divorcio, pero para quienes no lo inician, puede ocurrir solo cuando se enfrentan con la realidad del cambio, o en algún momento posterior. Otros cambios de la vida como el matrimonio, tener hijos e incluso la muerte tienen rituales culturales y comunitarios para marcar el paso de una etapa de la vida a la siguiente. Los rituales sirven para facilitar la transición en la identidad que trae consigo un cambio en la vida, pero el divorcio no tiene rituales personales o comunitarios, por lo que tenemos que idear nuestras propias estrategias para hacer frente a la alteración masiva de nuestras vidas. Esto se refleja a menudo en nuestro enfoque de las posesiones materiales durante este tiempo, y los investigadores han observado marcadas diferencias en la forma en que los iniciadores y los no iniciadores usan las posesiones para hacer frente durante el divorcio [3].

Los iniciadores a menudo comenzarán los cambios financieros mucho antes de que el divorcio tenga lugar. Esto puede tomar formas benevolentes, como ayudar a su cónyuge a perseguir sus aspiraciones profesionales para que puedan mantenerse por sí mismos cuando llegue el momento, o más fáciles como mover activos a cuentas comerciales para evitar el acceso del cónyuge durante la separación. Los iniciadores también pueden ser más propensos a aceptar una porción más pequeña de los activos compartidos debido a su deseo de liberarse del viejo yo.

Los no iniciadores pueden usar posesiones como una forma de aferrarse a la relación. Algunos conservan elementos que les recuerdan al ex cónyuge, o usan elementos que son valiosos para el otro para crear argumentos de larga data que efectivamente prolongan la relación. En este caso, las posesiones se usan (consciente o inconscientemente) para impedir la transición que representa el divorcio. Otros pueden estar inclinados a aferrarse a activos particulares, no porque quieran aferrarse a la relación, sino porque quieren aferrarse a un aspecto de sí mismos que representa el activo.

Reconociendo los motivos psicológicos para el conflicto en el divorcio

Algunas teorías motivacionales enseñan que cada acción que elegimos es una estrategia para satisfacer una necesidad subyacente. Estas estrategias pueden ser productivas o trágicamente contraproducentes. Por ejemplo, si necesito comida, hay muchas estrategias de las que puedo elegir para obtenerla. Puedo comprarlo, cultivarlo, robarlo, trabajar para él o utilizar cualquier otro método que pueda idear. La necesidad de comida es fundamental e inmutable, pero las estrategias que uso para satisfacer esa necesidad pueden tomar muchas formas. Esto se aplica a nuestras necesidades emocionales, intelectuales y de relación, así como a nuestras necesidades físicas [4]. En el caso del divorcio, nuestra fijación en ciertos activos puede estar satisfaciendo la necesidad de mantener la identidad, la continuidad o la autoestima.

Al permanecer enfocado en las necesidades más profundas que intenta satisfacer, puede sortear los obstáculos y ser flexible cuando sea necesario. La teoría aquí es simple: si una estrategia para satisfacer una necesidad crea conflicto, entonces tratamos de diseñar una nueva estrategia que satisfaga esa misma necesidad sin crear el conflicto.

Usando el concepto de Necesidades y Estrategias para Facilitar Transiciones Saludables

Este enfoque para mediar en el conflicto puede sonar simple, pero requiere concentración y práctica consciente para dominar. La técnica se basa en un estilo de comunicación desarrollado por el Dr. Marshall Rosenberg, y hay muchos libros y grupos de práctica disponibles para ayudar a las personas a crecer en sus habilidades para usar las habilidades involucradas. Esbozaré un ejercicio simple (¡pero no fácil!) Para ti aquí.

El objetivo de esta técnica es identificar y diferenciar claramente entre cuatro cosas:

  1. La estrategia o activo bajo consideración
  2. La historia de lo que esa estrategia o activo representa para ti
  3. Las emociones específicas que conjura la estrategia
  4. Las necesidades que la estrategia cumple o amenaza

Si puede completar la siguiente oración de tipo mad-libs para cada estrategia bajo consideración, estará en camino de resolver el conflicto.

Formato:

Cuando pienso en la estrategia o activo que estoy considerando , siento las emociones que salen a la superficie porque, para mí, la estrategia o activo representa mi historia internalizada de la cosa o acción , y que cumple / no satisface mi necesidad de las necesidades humanas fundamentales involucradas.

Ejemplos:

Cuando pienso en vender la casa, siento tristeza e ira porque para mí, la casa representa darles a mis hijos lo que nunca tuve , y eso satisface mis necesidades de crianza y de importar .

Cuando pienso en él tomando el Mercedes , me siento decepcionado y enojado porque para mí, el Mercedes representa el éxito, la sofisticación y el estatus , y eso satisface mis necesidades de logros, autoexpresión y de importancia .

Incluso las estrategias contenciosas se pueden pensar de esta manera:

Cuando pienso en demandar por pensión alimenticia , siento satisfacción porque para mí, demandar por pensión alimenticia representa causarle dolor, tal como aguanté / defendí mis propias necesidades por una vez , y eso satisface mis necesidades de justicia y de importancia.

¿Notaste que la necesidad de ‘importar’ está en todos los ejemplos anteriores? He hecho esto intencionalmente para que siempre estés atento a esta necesidad. Cuando nos divorciemos, incluso si somos el iniciador, eventualmente veremos a la otra persona continuar sin nosotros, y nos preguntamos: “¿Importaba?”. Creo que muchos de los argumentos financieros en el divorcio se remontan a esta necesidad Cuando cuestionamos nuestro valor personal, los objetos de valor monetario pueden servir como un poder.

Ninguna de estas estrategias o sentimientos es correcta o incorrecta. Este ejercicio no se trata de juzgar, sino más bien de obtener claridad. El poder de entendernos claramente a nosotros mismos a veces es impactante. Una vez que haya escrito las estrategias, las representaciones, los sentimientos y las necesidades, se pueden formular nuevas preguntas, como por ejemplo:

  1. ¿Es esta la única estrategia para satisfacer esta necesidad?
  2. ¿Qué otras cosas en mi vida satisfacen esta necesidad? ¿Perseguir más de eso me permite soltar esto?
  3. ¿Esta estrategia para satisfacer las necesidades que he esbozado aquí amenaza otras necesidades que tengo ahora o que tendré en el futuro?
  4. ¿Es verdad la historia que me digo a mí mismo aquí? ¿Podría haber otra forma de interpretar el significado del objeto o acción?
  5. ¿Cómo podría el nuevo yo (la persona en la que me estoy convirtiendo a través de todo esto) pensar en esta estrategia? ¿Hay una oportunidad para expresar mi nueva identidad aquí?

Conclusión

Nada en la tierra hará fácil un divorcio contencioso, pero entender la psicología de las posesiones puede evitar que lo empeoremos. Si puede establecer un vínculo entre sus necesidades, emociones, historias y estrategias, tendrá una mejor oportunidad de tomar decisiones que sean sólidas emocional y financieramente.

Referencias

[1] Crosby, J., Gage, B., y Croy Raymond, M. (1983) el Proceso de Resolución de Pena en Divorcio, Journal of Divorce, 7 (1).

[2] Belk, R. (1978) Possessions and the Extended Self, Journal of Consumer Research, 15, 139-168.

[3] McAlexander, J., Schouten, J., y Roberts, S. (1993) Consumer Behavior and Divorce, Research in Consumer Behavior, 6, 153-184.

[4] Rosenberg, M. (2003) Comunicación no violenta: un lenguaje de vida, Puddledancer Press, 2da. Ed.

Related of "La gran división"