¿La fuerza de voluntad juega un papel en la recuperación de adicciones?

Por ahora, la investigación es clara: la adicción es una enfermedad cerebral crónica, no una cuestión de fuerza de voluntad. Esto significa que, contrariamente a los viejos estereotipos, las personas que se vuelven adictas a las drogas o al alcohol no son débiles, inmorales ni trágicamente defectuosas.

Entonces, si la adicción es una enfermedad cerebral crónica y no una cuestión de fuerza de voluntad, ¿por qué el trabajo para mejorar? ¿No tiene sentido? No tan. Los adictos comienzan a mejorar cuando asumen la responsabilidad de su propia sobriedad. Si alguien te empuja al barro, no es tu culpa que estés boca abajo en una pila de lodo. Pero si continúas tendido allí después de que se alejen, creyendo que eres incapaz de cambiar la situación, estarás en ese barro por mucho tiempo. Lo mismo es cierto con la adicción. No es tu culpa que tengas esta enfermedad, pero es tu responsabilidad administrar las cartas que te han repartido y tomar medidas para mejorar tu vida.

Como sabe cualquier persona que haya tratado de fortalecerse para recuperarse, la fuerza de voluntad por sí sola raramente es suficiente para superar la adicción. La mayoría de los adictos, en algún momento, quieren dejar de fumar. Cortan lazos con amigos que abusan de las drogas, se deshacen de su alijo de drogas, hacen promesas sinceras a sus seres queridos y, sin los apoyos adecuados, muchos regresan rápidamente a sus viejas costumbres. Este patrón es común sin importar cuán fuerte haya sido la voluntad del adicto en el pasado o cuán inteligente, disciplinada o trabajadora sea.

La paradoja de la entrega y la voluntad

Aunque la adicción no es causada por la falta de fuerza de voluntad, eso no significa que la fuerza de voluntad sea un concepto inútil en la recuperación. De hecho, la voluntad es fundamental para la recuperación de la adicción. Los programas de doce pasos piden al adicto, en una aparente pérdida de fuerza de voluntad, reconocer su impotencia frente a las drogas y el alcohol y pedir ayuda. Paradójicamente, al renunciar a su voluntad y reconocer que no tienen todas las respuestas, los adictos encuentran la voluntad de recuperarse.

Un interesante estudio de Ibrahim Senay de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign presta apoyo científico a los conceptos de recuperación de la rendición y la apertura. Descubrió que las personas que mantenían la mente abierta ("¿Haré esto?") Estaban más orientadas a un objetivo y más motivadas que las personas que declararon firmemente su objetivo ("Haré esto"). Tener la libertad de elección parecía crear una motivación más intrínseca -y, por lo tanto, una mayor probabilidad de abstinencia a largo plazo- que sentirse obligado a tomar un curso de acción particular.

Cuando falta fuerza de voluntad

La recuperación requiere un acto de fe, respaldado por la voluntad de admitir un problema y asumir la responsabilidad de sus elecciones junto con la motivación para trabajar en un programa de recuperación. La decisión de anteponer su recuperación requiere evitar a las personas, los lugares y las cosas que desencadenan su deseo de consumir drogas. También requiere autocuidado apropiado; por ejemplo, comer una dieta saludable, hacer ejercicio, tomarse un tiempo para la diversión sobria y estar a tono con sus emociones.

¿Qué sucede cuando se reduce tu fuerza de voluntad y pierdes interés en trabajar en tu programa de recuperación? Aquí es donde tener una red de apoyo social formada por familiares, amigos, compañeros en recuperación, un patrocinador y otros se vuelve esencial. Cuando su motivación se retrasa, estarán allí para recordarle por qué está comprometido con su recuperación y para ayudarlo a mantenerse en el buen camino. Según investigadores de la Universidad Estatal de Florida, donde falta el autocontrol, se puede aprender a través de la terapia y otras formas de tratamiento.

La fuerza de voluntad no es el camino hacia la adicción, pero es parte de la salida de la adicción. Por supuesto, la fuerza de voluntad es solo una parte del rompecabezas. Del mismo modo que una persona con diabetes necesita medicamentos y cambios de estilo de vida para controlar con éxito su enfermedad, necesitará nuevas habilidades de afrontamiento, un sistema de apoyo, educación sobre la enfermedad de la adicción y nuevas rutinas para mantenerse limpio y sobrio de por vida.

David Sack, MD, está certificado por la junta en psiquiatría de adicciones y medicina de adicciones. Como director ejecutivo de Elements Behavioral Health, supervisa una red de centros de tratamiento de adicciones que incluyen centros de rehabilitación Promises, The Ranch, The Recovery Place y Right Step.

Related of "¿La fuerza de voluntad juega un papel en la recuperación de adicciones?"