La forma correcta de negociar con su pareja

La negociación colaborativa puede ayudar a que su matrimonio sea justo e igual.

Cambiemos fundamentalmente la forma en que pensamos acerca de estar casados ​​para que usted y su pareja puedan crear el tipo de vida que desean juntos y, en el proceso, ayudar a cambiar nuestra sociedad. Propongo que el matrimonio se conciba como la negociación colaborativa de los socios en torno a sus planes de vida individuales y conjuntos (planes que no están dictados por los roles de género o rasgos de género) que pueden reemplazar el antiguo modelo de matrimonio impulsado por el motivo del género. La negociación en colaboración comienza con el hecho de que tanto el esposo como la esposa puedan identificar sus deseos en cualquier situación dada. Se expresan estos deseos y se proporcionan las razones para ello. Es como si cada uno de ustedes pusiera estos deseos en una mesa de cocina virtual donde el acuerdo, las diferencias y los desacuerdos se hagan evidentes. Desde esta perspectiva, las diferencias y los desacuerdos están sobre la mesa entre ustedes, no exclusivamente dentro de ninguno de ustedes.

El esquema a continuación muestra la idea de que los deseos se expresan abiertamente, se analizan lado a lado y se negocian para que se pueda obtener un resultado de ganar-ganar. El esquema muestra claramente la idea de que los desacuerdos y / o diferencias son entre ustedes dos y no dentro de ninguno de ustedes.

Catherine E. Aponte, Psy.D.

Mesa de cocina virtual

Fuente: Catherine E. Aponte, Psy.D.

La negociación que se lleva a cabo en el matrimonio no es del tipo que se ve en los negocios donde cada parte está tratando de maximizar su propia ganancia a expensas de la otra. Tampoco es un tipo de negociación quid pro quo (tit for tat, haces esto por mí y yo lo haré por ti). La negociación en colaboración tiene las siguientes características: (1) cada socio entiende que su cónyuge es una persona valiosa de la misma manera que él / ella, (2) cada socio puede identificar sus deseos y deseos, (3) cada socio está dispuesto a negociar sus deseos y deseos, (4) cada socio puede explicar (no justificar) lo que es importante acerca de los deseos y deseos establecidos, (5) ninguno de los socios busca “privilegiar” sus deseos y deseos sobre el los demás se deben a su estatus, como el género o el asalariado, (6) cada socio está dispuesto a tomar medidas basadas en la negociación de deseos y deseos, y (7) cada socio está dispuesto a aprender y cambiar según los resultados de las acciones tomadas .

Tomando en serio la colaboración

Un matrimonio comprometido es una asociación de por vida, que une a dos personas en torno a sus deseos más fundamentales para florecer como individuos y como pareja. Esto requiere una gran atención al mantenimiento de un entorno de negociación colaborativo. Aquí hay algunos pensamientos sobre lo que significa la colaboración. [1]

  • Los colaboradores son iguales. Los verdaderos colaboradores son siempre iguales y cada socio acepta la responsabilidad total de su parte en el proceso de negociación. La colaboración requiere compartir la autoridad y la aceptación de la responsabilidad personal para negociar de buena fe.
  • La colaboración no es capitulación. La colaboración protege la autonomía individual. La mayoría de nosotros tenemos el miedo (posiblemente subconsciente) de ser abrumado por alguien y nos resistimos a rendirnos a cualquier parte de nuestra autonomía en una relación.
  • La colaboración no es cooperación. La colaboración es sobre el proceso de trabajar juntos, mientras que la cooperación es sobre el resultado de trabajar juntos. Por ejemplo, puedo cooperar contigo haciendo un paso a un lado mientras haces lo que quieres hacer.

Los sociólogos creen que el género sigue siendo un motivo central en el matrimonio heterosexual porque la idea de masculinidad y feminidad se representa en el matrimonio. La socióloga Sara Berk ha descrito el matrimonio como una “fábrica de género”: es decir, los esposos y esposas demuestran su masculinidad / feminidad en la forma en que interactúan en torno a las actividades domésticas cotidianas, el cuidado de los niños y las demostraciones de afecto mutuo. Cuando desempeñamos estos roles de género en el matrimonio, asumimos subconscientemente que se debe a diferencias innatas de género en la masculinidad y la feminidad. Esto refuerza la idea de que el matrimonio debe organizarse por género. La negociación colaborativa es una nueva visión de cómo podemos entender el matrimonio. La colaboración se deriva de las cualidades únicas y la contribución de los colaboradores; No está determinado por el género. Si alguno de ustedes no participa como socios plenamente comprometidos e iguales, también podría ser una persona que tome las decisiones.

Negociar en colaboración tiene que ver con el compromiso

La mayoría de las personas piensan que la idea de compromiso entre marido y mujer es permanecer juntos a través de gruesas y delgadas. Esto es lo que se llama una declaración de “aspiración”, lo que usted cree que debería ocurrir, y la esperanza ocurrirá en su matrimonio. El compromiso de negociar en colaboración sobre los temas que enfrentará durante su matrimonio es el arduo trabajo necesario para lograr esta aspiración. La disposición a negociar temas de buena fe con su cónyuge es tan importante que creo que se eleva al nivel de un voto que está dispuesto a hacer y rehacer a lo largo de su matrimonio.

Para llevar

  • Se necesita un nuevo enfoque para lograr un matrimonio equitativo y sostenible.
  • Este enfoque es organizar el matrimonio en torno a la negociación de deseos y deseos en colaboración
  • El matrimonio ya no se puede organizar en función del género de los socios
  • La colaboración entre socios iguales no es capitulación ni cooperación.
  • No hay un socio gerente en una sociedad igualitaria
  • Negociar en colaboración unos con otros es sobre el compromiso con el matrimonio

Referencias

1. Coulson, Christopher. “¿Qué es la colaboración?” DynamicLivingTM. http://www.santafecoach.com/dl/oct03.htm#parting.

2. Berk, Sarah Fenstermaker. El factor de género: la distribución del trabajo en los hogares estadounidenses. Nueva York: Pleno, 1985.

  • ¿Leyendo Reading Harry Potter Books reduce el prejuicio?
  • ¿Para qué sirve la música?
  • Rebanadas finas y primeras impresiones
  • ¿Significa más viejo decir que eres más sabio?
  • Por qué las relaciones nos asustan
  • La A a la (casi) Z de How Flow ayudó a Sue Grafton a encontrar fama
  • Los mensajes subliminales pueden fortalecer la fortaleza interna
  • CBT versus psicodinámica? ¡No!
  • ¿Qué pasa con el Windup?
  • Factores de frecuencia de coincidencia
  • iVegetarian: La dieta alta en fructosa de Steve Jobs
  • Por qué nunca debes conformarte con Okay
  • La psicología de la muerte.
  • El renacimiento de Macho: masculinidad tóxica y autoritarismo
  • Mejora tus conocimientos, parte I
  • Despertar a la vida a través de la muerte
  • Black Wave: alcoholismo, creatividad y verdad de hoy
  • Escribir desnudo para el cambio
  • Cómo se siente el flujo desde adentro: Parte 2
  • Nuestra jerarquía de necesidades
  • ¿Eres una mujer chauvinista?
  • ¿Qué nos dicen los rasgos de personalidad sobre el comportamiento del consumidor?
  • ¿Podría 60 ser el nuevo 40?
  • Terapia de pareja: 15 elementos esenciales que hacen los mejores terapeutas
  • Dejar ir o ser arrastrado
  • Perdido en América
  • ¿Qué causa el materialismo en América?
  • ¿Qué podemos aprender del cerebro de Ben Carson?
  • Los cuatro obstáculos principales a la felicidad
  • Salvación: Es hora de decir adiós a mi pasado
  • Kamala Harris 'sonríe
  • El camino a la paz mental
  • En Wimbledon, Grunts puede separar a los ganadores de los perdedores
  • Supervivencia y sexo ¿Cuál gana cuando esas dos unidades entran en conflicto?
  • El estigma persistente de la pérdida de audición
  • ¿Es narcisismo o sociopatía?