¿La felicidad acerca de sentirse bien todo el tiempo?

El trabajo de los anunciantes es hacernos querer y ansiar más.

Fotolia_180705627_XS

Fuente: Fotolia_180705627_XS

¿Qué es la felicidad? Quizás es una pregunta que no nos hacemos porque el concepto parece tan básico. Pero si no definimos claramente lo que significa la felicidad para nosotros, sucumbiremos a la definición que otros tienen de ella. Por ejemplo, las empresas gastan miles de millones y miles de millones de dólares cada año para definir la felicidad de los consumidores.

El trabajo de los anunciantes es hacernos querer y ansiar más. Y la táctica más común que utilizan es persuadirnos de que comprar su producto o servicio nos hará más felices. La felicidad, según ellos, se basa en una variación del principio de placer, que establece que buscamos sentir menos dolor y más placer. Es decir, queremos tener muchas buenas experiencias (¡si no grandes!) Que ponen sonrisas en nuestras caras. Mientras tanto, evitamos esas experiencias que nos ponen tristes o enojados.

Aunque una definición de felicidad arraigada en el principio del placer se acepta como conocimiento común, vale la pena cuestionarla. En esta publicación del blog, esto es precisamente lo que haré.

El problema con el principio del placer es que no está basado en la realidad. A veces experimentamos eventos que nos traen una inmensa alegría. Mientras tanto otros eventos nos traen tristeza. Si pensamos que podemos controlar la cantidad de experiencias buenas o malas en nuestras vidas, aquí está el problema. Tal mentalidad probablemente resultará en tratar de alejar lo malo para tener experiencias más placenteras. En otras palabras, adherirse al principio del placer eventualmente nos hará sufrir más, no menos.

En lugar de etiquetar las experiencias agradables como buenas y desagradables como malas, considere otro enfoque. En sí mismos, el placer y el dolor no son ni buenos ni malos. En ciertos casos, de hecho, el dolor es la emoción más saludable para ti. Por ejemplo, uno de mis compañeros más cercanos fue Einstein, mi perro. Él y yo fuimos los mejores amigos durante 16 años.

Éramos casi inseparables, y tuve el privilegio de estar a su lado hasta que él respiró por última vez. Recuerdo que después de su muerte, una profunda tristeza brotó de dentro. Lloré más fuerte de lo que probablemente nunca en toda mi vida. El dolor era intenso, y estaba tan lejos del placer que podía imaginar, y, sin embargo, era la mejor emoción para expresar.

No había esperado que la tristeza subiera tan fuerte. Pero cuando lo hizo, no lo detuve. Lo dejé fluir libremente durante el tiempo que lo necesitara. Si, en el momento en que la tristeza brotó, me dije a mí mismo, “este sentimiento es malo, por lo que necesito que desaparezca”, me habría negado el importante paso de sufrir una de las mayores pérdidas que he sufrido. alguna vez experimentado

En un artículo titulado “El secreto de la felicidad, sentirse bien o sentirse bien”, publicado en el Journal of Experimental Psychology General, se estudiaron 2,324 estudiantes universitarios en ocho países. Los investigadores descubrieron que las personas pueden ser más felices cuando sienten las emociones que desean, sin importar si esas emociones deseadas eran agradables o desagradables. En otras palabras, sentir nuestros sentimientos es importante, más que si son positivos o negativos.

Si nos dijéramos que la ira y la tristeza eran emociones negativas y, por lo tanto, no deberíamos sentirlas, nos estaríamos negando una respuesta natural y saludable. De hecho, a largo plazo, reprimir nuestras emociones actúa contra la generación de felicidad y paz mental.

Entonces, si abrazamos la tristeza y la ira como emociones dignas de expresión, ¿cómo las expresamos bien? Dependiendo de la dificultad que enfrente, su respuesta variará. Ya sea enojo o tristeza o algo más, las expresiones saludables de emociones negativas tienen dos componentes: primero, no nos hacen daño a nosotros ni a los demás. En segundo lugar, nos hacen sentir mejor, no peor sobre nosotros mismos.

En mi caso, cuando Einstein murió, llorar no me hizo daño ni a mí ni a nadie y me hizo sentir mejor después. Imaginemos otro escenario. Por ejemplo, los actos racistas están en todas las noticias. Entonces, ¿qué hacemos cuando somos víctimas de abuso o testigos de racismo y nos enfurecemos por ello?

La pregunta que debe hacerse es: “¿Qué voy a hacer con este sentimiento?” Embotellarlo, buscar venganza o guardar rencor son fórmulas para la infelicidad. Pero también desea dar voz a sus emociones de una manera que no le haga daño a usted ni a los demás y le haga sentir mejor y no peor en sí mismo.

Nunca debemos tolerar el abuso, por eso es importante establecer límites. Mahatma Gandhi y Rosa Parks demuestran cómo se pueden expresar emociones mientras se niega a ser un felpudo. Ambos individuos se negaron a permitir que la injusticia que experimentaron en su mundo exterior les quitara su sentido de bienestar y felicidad. Escucharon y actuaron sobre la indignación que sintieron. Vivían de acuerdo con sus valores. Y lo hicieron de una manera hábil que mejoró el mundo.

Si alguno de ellos definiera la felicidad como la búsqueda de menos dolor y más placer, ¿habrían desafiado alguna vez la injusticia que atormentaba a sus respectivos países? Al abordar su indignación de una manera que no estaba destinada a hacerse daño a sí mismos oa otros, llevaron vidas hermosas. Si bien la mayoría de nosotros nunca cambiaremos el curso de la sociedad como lo hicieron, su ejemplo apunta a la posibilidad que existe dentro de todos nosotros de rechazar las nociones de felicidad basadas en el principio del placer.

La verdadera felicidad requiere estar en contacto con nuestras emociones y abrazar en lugar de rechazar lo que tenemos ante nosotros. Esto no significa que rechacemos el cambio. De hecho, al aceptar lo que la vida nos presenta, al sucumbir a las etiquetas de bueno o malo, ganamos claridad. Y esta claridad nos permite rechazar tomar decisiones basadas en querer más de algo y menos de otro. En cambio, nos damos cuenta de que la felicidad es posible sin importar lo que se nos presente.

  • Aumento del antihéroe
  • Por qué Trump sería la peor opción para tratar con ISIS
  • La llamada victoria de Trump
  • Lo que los padres mayores deben saber
  • ¿Un tabú sobre el sexo y la vergüenza?
  • ¿Puedo ayudarlo? Comportamiento agresivo pasivo en la industria de servicio al cliente
  • Cuando la confianza se ha ido, ¿qué puedes hacer?
  • La mente que quiere de la depresión y la infelicidad
  • Motivación en Educación, Terapia y Crianza de los hijos
  • Comportamientos agresivos pasivos en la escuela
  • ¡¡¡La venganza es dulce!!!
  • ¿Debería alguien ser responsable de actos que no puede controlar?
  • La historia y la psicología de la orgía
  • Docentes mujeres como depredadoras sexuales
  • 31 Caballeros de Halloween: "Candyman"
  • ¿Su (ex) cónyuge es peligroso?
  • La psicología de Star Wars: los problemas con el diagnóstico de Kylo Ren
  • Caballo de Troya de América al mundo
  • Nuestro apetito por la banalidad psicológica
  • La vinculación social como anti-violencia
  • Perdonar a tu compañero
  • Buena esperanza y mala esperanza
  • Cirugía Bariátrica para Perder Peso y Riesgo de Suicidio
  • Diciendo perdon
  • ¿La fama realmente vale la pena arriesgar la salud mental?
  • La psicología y la filosofía de la ira.
  • MeToo: Un momento de cuenca hidrográfica
  • Los temores secretos de un narcisista
  • ¿Quién quiere ser un terrorista?
  • School Shooters: no hay mordedura de sonido
  • Qué hacer cuando te han plantado
  • 7 ideas que realmente necesitamos dejar de creer
  • Osama bin Laden: el cierre que no es
  • Cómo detectar al acosador: cuando las citas casuales son peligrosas
  • Las piedras angulares del matrimonio - Fidelity
  • Encontrar tu equilibrio cuando la vida te lanza una bola curva