La fabricación de asco

 Kay-africa
Si los escarabajos del estiércol pudieran experimentar disgusto, ¡eso sería un desastre evolutivo!
Fuente: Wikimedia Commons: Kay-africa

No nacemos disgustados. Los bebés no muestran signos de disgusto. Muestran disgusto, pero esta es una respuesta puramente sensorial (no emocional). Los investigadores descubrieron que casi dos tercios de los sujetos con pañales comían heces de perro de imitación elaboradas a partir de mantequilla de maní y queso apestoso. Sin embargo, solo un tercio comió un saltamontes entero y esterilizado. Imagínate.

Se desarrolla una capacidad de disgusto entre las edades de 4 y 8 años, luego aumenta con la maduración sexual. Los adolescentes son altamente receptivos a los estímulos repulsivos, pero la sensibilidad al disgusto disminuye hasta la edad adulta.

Adquirimos disgusto a través de la experiencia directa, modelos de observación, comunicación de información negativa y aprendizaje asociativo. La gente rechaza una bebida atractiva si ha visto una cucaracha en un vaso diferente del mismo líquido. Incluso cuando se asegura que la cucaracha sumergida se esteriliza, todavía rechazan la bebida.

Si la repugnancia está tan arraigada en la psique humana, ¿podría nuestra aversión hacia los insectos enraizarse en la evolución? La evidencia de que estamos genéticamente predispuestos a arrugar nuestras narices contra los gusanos y las cucarachas es intrigante.

Para comenzar, las contorsiones faciales que reconocemos como expresiones de disgusto se comparten en todo el mundo. Y algunos estímulos provocan disgusto entre culturas. Personas de Burkina Faso, Hong Kong, India, Japón, Corea, los Países Bajos, el Reino Unido y los Estados Unidos son rechazadas por los "estándares" (p. Ej., Moscas, cucarachas y arañas).

La selección natural ha moldeado el disgusto para inhibir nuestro contacto con sustancias infecciosas o intoxicantes. Los psicólogos evolutivos sostienen que el aprendizaje preparado explica nuestra tendencia a asociar ciertos animales con disgusto. Las criaturas malolientes, grasientas y retorcidas han sido particularmente propensas a transmitir enfermedades a lo largo de la historia de la humanidad, por lo que estamos preparados para encontrar cucarachas y gusanos en bruto.

Pero, por supuesto, los constructivistas culturales no están dispuestos a ceder el disgusto a los biólogos evolutivos. Los antropólogos han documentado una asombrosa variedad de animales, plantas y hongos que los humanos comen, y tal diversidad se toma como evidencia de que nuestro disgusto hacia ciertos alimentos es un artefacto cultural. ¿Por qué comerse un saltamontes debería ser más repulsivo que beber la leche de otra especie?

¿Qué pasa con las heces? ¿No es el disgusto universal hacia esta sustancia la evidencia de que la evolución es la que manda? No tan rapido. Un estudio de humanos salvajes reveló que sin interacción social, los humanos encuentran los olores fecales interesantes y no repulsivos.

En nombre de la tolerancia, la cultura occidental inculca un tipo de apreciación políticamente correcta de la naturaleza. En lugar de juzgar a los organismos en nuestros términos, se supone que debemos aceptarlos por lo que son. Sin embargo, cuando un enorme saltamontes regurgita y defeca (quizás debería decir, "vómitos y dados" para retener una integridad terrenal), ninguna cantidad de sensibilidad cultivada lo salva de ser un encuentro desagradable.

Al final, nos quedan dos historias sobre el disgusto: la evolución y la cultura. La resolución es simple: tanto la naturaleza como la crianza son importantes. Los insectos infestan nuestras mentes porque somos criaturas culturalmente maleables que operan dentro de las limitaciones evolutivas, y la idea de comer un saltamontes se encuentra entre las ostras crudas y el kimchi.

Related of "La fabricación de asco"