La empresa consciente y otros mitos

The Conscious Company: es esa pieza de habla corporativa que todos escuchamos y usamos sin pensar realmente en ello. La ironía es que no somos conscientes de lo que realmente significa la llamada conciencia empresarial.

Lo que la mayoría de las organizaciones realmente quieren decir cuando se llaman a sí mismas "conscientes" es concienzudo: desean hacer lo correcto. Hay toneladas de compañías "conscientes" post-milenarias que muestran compasión, priorizan la ética y le devuelven a las comunidades. Considere, por ejemplo, la política de caridad de Tom's Shoes: por cada par de zapatos que compra, la compañía dona un par a un niño necesitado.

La conciencia es, por supuesto, una cosa maravillosa, virtuosa, una cualidad en una empresa que puede traer un bien mayor a nuestro mundo.

Pero, ¿qué pasaría si realmente tomáramos lo "consciente" en "compañía consciente" para literalmente significar conciencia, un estado elevado de conciencia? ¿Cómo se vería una empresa genuinamente consciente?

Esto no es solo una cuestión de semántica o juego de palabras. Llevar la noción de conciencia a una organización puede ser un movimiento que cambia el juego. La autoconciencia profunda y el conocimiento implicado por la conciencia es el corazón de por qué algunas empresas tienen éxito y otras fracasan.

Antes de mirar más de cerca a la compañía consciente, será útil mirar más de cerca lo que queremos decir con conciencia. Esta es una pregunta complicada que lleva mucho tiempo confundiendo a filósofos, psicólogos, neurobiólogos y especialistas en inteligencia artificial.

Cada tipo de experto tiene su propia definición de conciencia. Por ejemplo, los neurobiólogos estudian las ondas cerebrales -la energía quimioeléctrica que producen nuestros cerebros- que adoptan una visión clínica y empírica de la conciencia. Aquellos en el reino de la inteligencia artificial hablan sobre la conciencia de la máquina o conciencia sintética, que muestra cómo podemos replicar las funciones fundamentales del cerebro humano en las máquinas: habilidades básicas como conciencia, imitación, adquisición de conocimiento, memoria, anticipación y habilidades de orden superior como la creatividad y razonamiento ético Los psicólogos informados por Freud y Jung adoptan un enfoque más subjetivo e individualizado de la conciencia teorizante, explorando cómo las experiencias pasadas almacenadas en nuestra inconsciencia informan nuestra conciencia despierta.

Estas muchas versiones diferentes de la conciencia hablan de la complejidad de este elevado estado del ser. Cuando una empresa se vuelve consciente, activa todas estas diversas formas de conciencia.

¿Por qué es importante para una empresa ganar conciencia? Hay tres principios rectores que pueden ayudarnos a ver los beneficios que cualquier organización consciente disfruta. El primero es que ser consciente es mejor que no ser consciente. Esto puede parecer obvio, pero la idea aquí es indispensable. La Organización Gallop recientemente estudió y clasificó a las empresas en función de su puntaje de participación de los empleados y la empresa en la parte superior-USAA-también tuvo puntajes de satisfacción del cliente extremadamente altos. Por lo tanto, la organización más consciente de sí misma y la más comprometida es también una de las más felices: cuanto más consciente es una empresa, más le gustará a la misma.

El segundo principio es que ser consciente de sí mismo ayuda a las empresas a alinear sus intenciones con sus acciones, a tomar decisiones estratégicas directamente de objetivos y deseos. Aquí, inmediatamente se viene a la mente el lema corporativo favorito de Google: "No seas malvado". Esto representa una unión de intención y acción a través de la estrategia.

El tercer principio es que la atención plena le permite a la compañía anticiparse al futuro. Con este conocimiento predictivo, las empresas pueden desarrollar competencias y alianzas que aprovechen las oportunidades y eviten las amenazas. En 2006, Alan Mulally, el CEO de Ford, hizo precisamente esto. Él aseguró $ 23 mil millones en préstamos para la organización, una cantidad muy superior a la que se necesitaba para reestructurar la empresa. Lo hizo porque pensó que una recesión era inminente y quería evitar la bancarrota. Al mirar hacia delante, se aseguró de que Ford prosperaría en un momento en que muchos de sus pares sufrían.

La gran paradoja de la conciencia humana es que, para alcanzarla, debemos mirar dentro de nosotros mismos y afuera a los demás: amigos, vecinos, comunidades. Esto también es cierto para la empresa: el estado óptimo de conciencia es aquel que integra las idiosincrasias de una organización con la dinámica de industrias enteras y preocupaciones globales.

Lograr la conciencia no es un estado al que puedas llegar simplemente siguiendo pasos concretos. Es un estado de conciencia que se ve diferente para cada empresa, que requiere muchas habilidades diferentes en diferentes momentos de la vida de una organización. Aquí hay tres preguntas que debe hacerse a medida que su empresa encuentra su camino hacia la conciencia.

¿Cuál es la mente de tu compañía? Si tuviera que ubicar el sistema nervioso central de su organización en un sector particular, ¿dónde estaría eso? Las empresas más conscientes tendrán un centro neuronal fresco, diverso y dinámico. Si la mente de su empresa tiene su sede en su equipo ejecutivo sénior, entonces su empresa no es muy consciente porque tiene un alcance muy limitado, una miopía incorporada. Intenta construir un centro neuronal con la vista más amplia posible.

¿Su empresa es consciente de sí misma? Un verdadero signo de auto-reflexividad es la capacidad de dar sentido a las cosas que suceden dentro y alrededor de ti. La forma más efectiva de hacer esto es idear un arco narrativo. ¿Cuál es la historia de tu empresa? ¿Y su organización puede contar esa historia a sí misma y a los demás?

¿Cómo integra su empresa sus partes en un todo percibido? Los grupos exitosos de todo tipo-familias, equipos, organizaciones-reúnen sus unidades individuales con un principio rector. Con demasiada frecuencia, las empresas confían en conceptos vacíos y superficiales, como el liderazgo o la cultura, como fuerzas unificadoras. La conciencia no es lo mismo que la cultura; es algo más que eso. ¿Cómo se sincroniza su empresa?

Al igual que una pregunta buena y difícil, la conciencia no es un problema único que se resuelve una vez: continúa y adquiere complejidad a lo largo del tiempo. Entonces, una vez que haga estas preguntas clave, continúe solicitando otras nuevas. ¿Cómo verá, sentirá y razonará su empresa su camino hacia un futuro más consciente?

Related of "La empresa consciente y otros mitos"