La deportividad es una elección

Cuando el árbitro de las Grandes Ligas de Béisbol, Jim Joyce, se metió en el camino del béisbol hace poco al hacer una llamada errónea y de ese modo negarle a un lanzador joven la oportunidad de un juego perfecto; uno de los logros más raros del deporte, la reacción indignada de la nación fue inmediata y en algunos casos histérica.

Los juegos perfectos son una especie de santo grial para los lanzadores de béisbol y, debido a que solo ha habido veinte en la historia del deporte, su rareza evoca una gran pasión tanto en jugadores como en fanáticos. En cuestión de horas, hubo vituperantes páginas de Facebook y sitios web dedicados a denigrar todo lo que Jim Joyce y amenazas para él y su familia.

Si bien no es de extrañar que el segmento francotirador, agresivo y poco iluminado de nuestra sociedad que se deleita en el anonimato de Internet, pueda reaccionar con hostilidad militante y al hacerlo crear oleadas de opiniones variables en las mesas de desayuno y refrigeradores de agua en todo el país, es la reacción del lanzador mismo que ha sido más notable.

Armando Galaraga, un lanzador hasta el momento poco conocido en la organización Detroit Tigers, estaba a un paso de la inmortalidad y, cuando el error de Joyce le quitó eso, simplemente miró al árbitro.

y sonrió. Por supuesto, fue probablemente esa sonrisa aturdida que muestra una incredulidad sin palabras, pero no obstante no hubo una crisis, ninguna confrontación física, ninguna queja.

El error de Joyce le puede haber costado a Galaraga una cantidad considerable de dinero en endosos y cláusulas contractuales, así como el estado de unirse a un grupo de élite, y podría haber sido perdonado por permitir que su frustración lo domine. Pero la visión de su serena ecuanimidad quemó una imagen inolvidable en la sensibilidad de todos menos de los más rudos opinionistas de la blogósfera.

Después, no guardó rencor y admirablemente se abstuvo de patear verbalmente a una angustiada Joyce mientras él estaba abajo o de desfilar él mismo en el papel de víctima glorificada.

Qué raro y refrescante es en el mundo del deporte ver a alguien manejar un momento potencialmente cambiante con tanta gracia y qué bienvenido respiro para lo que pasa como la norma en todos los niveles de los deportes.

Los atletas profesionales, de la universidad y de la escuela secundaria de todas las razas a menudo se apresuran a corregir sus deficiencias e insuficiencias con el bálsamo "nos jodieron", lo que nos lleva a reflexionar sobre por qué la derrota inevitablemente debería conferir victimismo al vencido. Para la mayoría, el único resultado sostenible de la competencia es ganar y hacerlo de manera convincente, pero como la derrota es inevitable, debe aceptarse que a veces, a pesar de los mejores esfuerzos de un individuo o equipo, los resultados y las circunstancias pueden ir en contra de usted y necesitas encontrar una manera de manejarlo y manejarlo.

En la Premier League de fútbol inglesa es casi cómico, pero no es raro ver cómo los entrenadores perdidos afirman haber sido el mejor equipo en sus conferencias de prensa posteriores al juego, incluso cuando el puntaje

y otra evidencia empírica indica lo contrario. Este balido "pobre de mí" es un claro ejemplo del "teatro de lo difícil" y equivale a una deportividad cuestionable.

Los momentos de definición son parte de los deportes y son parte integral de cualquier victoria o derrota; pueden ser la diferencia entre euforia y agonía, satisfacción y decepción. Cómo un individuo o equipo responde a esos momentos y sus resultados y consecuencias es el corazón de la deportividad y el carácter.

Entonces, aunque las pruebas de video y la admisión del propio árbitro pueden mostrar que Armando Galaraga probablemente se "jodió", su manejo ejemplar y no afectado y la situación nos mostraron a todos nosotros, entrenadores, jugadores, niños y padres, que el espíritu deportivo, como el victimismo es una Cuestion de elección.

Related of "La deportividad es una elección"