La cura de bondad

El darwinismo moderno conspira con la política maquiavélica y la economía basada en la competencia para pintar una imagen muy cínica de la naturaleza humana. Tales teorías tienen sus usos, pero la psicología moderna sugiere que están equivocados acerca de las personas. Estamos aprendiendo que a los humanos les va mejor cuando se preocupan por los demás en lugar de cuidarse a sí mismos.

El cuidado de los demás promueve el bienestar y la salud. Esa conclusión viola las crudas ideas darwinianas sobre la selección natural de tendencias competitivas. Sin embargo, la reproducción exitosa requiere una gran inversión de padres humanos, al igual que la cría cooperativa en aves. Este es un mecanismo plausible a través del cual podría haber evolucionado una propensión a cuidar a los demás.

Que las personas estén predispuestas a preocuparse y preocuparse por los demás no sorprende a nadie fuera del mundo académico. Sin embargo, la idea de que el cuidado de los demás realmente mejora nuestra salud, e incluso nuestra cordura, se ha desarrollado lentamente en las últimas dos décadas. Los psicólogos sociales llegaron temprano al tema y descubrieron que un ejercicio mínimo aparentemente ridículo para cuidar a los demás mejora la salud. Me refiero a los experimentos celebrados en los cuales se les pidió a los residentes ancianos de hogares de ancianos que cuidaran plantas en macetas.

El amor y la planta en maceta

Los estudios de Rodin y Langer (1) encontraron que el cuidado de una planta en maceta redujo sustancialmente la mortalidad entre los residentes de hogares de ancianos. Este hallazgo está respaldado por otra investigación sobre los efectos beneficiosos del cuidado de las plantas. La película Greenfinger narra la historia real de un grupo duro de prisioneros ingleses cuya participación en un proyecto de jardín los rehabilitó para convertirlos en una sociedad honesta (2).

Tal vez hay algo único restaurativo sobre la horticultura. Lo más probable es que la participación en dichos programas aproveche una tendencia humana más general hacia la crianza basada en nuestro nicho evolutivo como criadores cooperativos encargados de lograr que los niños pasen el largo y peligroso período de dependencia infantil.

Sospecho que los roles de trabajo polarizados de mujeres y hombres desde la Revolución Industrial contribuyeron al falso estereotipo de que los hombres son proveedores mientras que las mujeres son cuidadoras. Esa corazonada se basa en lo que estamos recogiendo sobre la biología evolutiva del cuidado de los demás.

Evolución y nutrición

En una publicación anterior, presenté evidencia de que la conducta nutritiva mejora la salud y el bienestar, contribuyendo así a la duración de la vida. Los nurturers viven más tiempo, posiblemente porque su salud y longevidad contribuyen a criar jóvenes que son mejores para sobrevivir y reproducirse.

Los primates son particularmente interesantes aquí. Si las mujeres hacen la mayor parte de la crianza, viven mucho más tiempo que los machos. Por el contrario, si los machos pasan mucho tiempo cuidando a los jóvenes, pueden vivir tanto como las mujeres (como lo ilustran los siamangs y los monos titi, 3).

La mayor longevidad de los cuidadores puede deberse al hecho de que continúan siendo útiles para la descendencia durante mucho tiempo después de que nacen, de modo que los hígados largos tienen más progenie que sobreviven hasta la madurez. En otras palabras, la selección natural favorece una larga vida para los cuidadores.

Los mecanismos precisos son de gran interés para los investigadores de salud porque ofrecen pistas sobre cómo podemos retrasar el envejecimiento y extender la vida humana. Un mecanismo que ha recibido considerable apoyo empírico es el impacto positivo de la oxitocina, la "hormona de los abrazos" en la salud y la longevidad.

La hormona abrazadora y la salud

Cuando están angustiados, los mamíferos jóvenes pueden tener un llanto quejumbroso e incluso desagradable que motiva al cuidador a calmar su angustia. ¡Cualquier persona con un bebé que está saliendo a la luz sabe que son buenos para transmitir el dolor! En el proceso de calmar a un bebé, el cuidador también se calma y su angustia empática se neutraliza.

Curiosamente, gran parte del impacto calmante de las interacciones sociales estrechas se puede atribuir a la oxitocina, la hormona de los abrazos. Además, esta única hormona es la explicación más plausible para los beneficios para la salud de las interacciones sociales íntimas (4). Por lo tanto, ayuda a explicar por qué los cuidadores son más saludables y viven más tiempo.

Las madres liberan más oxitocina cuando tienden a los bebés para que experimenten un beneficio de salud directo de la interacción. La oxitocina también juega un papel importante en la fisiología de la lactancia y el orgasmo.

Esto parecería dejar a los padres en el frío. La investigación inicial sugirió que los hombres no tenían una respuesta de oxitocina a sus bebés. Sin embargo, más recientemente, cuando los padres tomaron el trabajo de los cuidadores primarios, demostraron la misma respuesta a la oxitocina que las madres. ¡Que ellos también sean recompensados ​​con una larga vida!

Notas

1. Rodin, J., y Langer, EJ (1977). Efectos a largo plazo de una intervención relevante para el control con los ancianos institucionalizados. Revista de Personalidad y Psicología Social, 35, 897-902

2. Barber, N. (2004). Bondad en un mundo cruel (Capítulo 6). Amherst, Nueva York: Prometheus.

3. Allman, J., et al. (1998) Crianza de los hijos y supervivencia en primates antropoides: los cuidadores viven más tiempo. Proceediongs de la Academia Nacional de Ciencias, 95, 6866-6869.

4. Uvnas-Moberg, K. (1998). La oxitocina puede mediar en los beneficios de las interacciones y emociones sociales positivas. Psychoneuroendocrinology, 23, 819-835.

Related of "La cura de bondad"