La ciencia demuestra que la gratitud es clave para el bienestar

Actuando feliz, engatusa el cerebro hacia las emociones positivas

Big Stock Images

.

Fuente: Big Stock Images

“Construir la mejor vida no requiere fidelidad a los sentimientos en nombre de la autenticidad, sino más bien rebelarnos contra los impulsos negativos y actuar correctamente incluso cuando no tenemos ganas”, dice Arthur C. Brooks, autor de Gross National Happiness, en una columna en el New York Times . En el artículo, de 2015, argumenta que “actuar agradecido puede realmente hacerte sentir agradecido” y usa la ciencia para probarlo.

Un estudio de 2003 comparó el bienestar de los participantes que mantenían una lista semanal de cosas que agradecían a los participantes que tenían una lista de cosas que los irritaban o neutralizaban. Los investigadores demostraron que los participantes centrados en la gratitud exhibieron un mayor bienestar y concluyeron que “un enfoque consciente en las bendiciones puede tener beneficios emocionales e interpersonales”.

Los participantes no comenzaron el estudio más agradecidos o ingratos que los demás, y no cambiaron sus vidas durante el estudio para que pudieran tener más por lo que estar agradecidos. Simplemente cambiaron su punto de vista a uno de gratitud, y estaban más felices por ello.

¿Cómo hace la gratitud? Una forma es estimulando dos regiones importantes en nuestro cerebro : el hipotálamo, que regula el estrés, y el área tegmental ventral, que desempeña un papel importante en el sistema de recompensa del cerebro que produce sentimientos de placer.

Un estudio de 1993 reveló otra forma de aumentar la felicidad incluso cuando no te sientes feliz. Los investigadores encontraron que tanto la sonrisa voluntaria como la involuntaria tuvieron el mismo efecto en la actividad cerebral. Puedes convencer a tu cerebro y cuerpo de que eres feliz, incluso cuando no solo te fuerces a sonreír. “Actuar feliz, independientemente de los sentimientos, convence al cerebro de procesar emociones positivas”, explica Brooks. En otras palabras, “fingir hasta que lo hagas” funciona.

En su columna, Brooks sugiere adoptar tres estrategias para aprovechar los efectos positivos de la gratitud en la salud. Uno, practique la “gratitud interior”. Mantenga una lista diaria o semanal de las cosas que agradece. Por ejemplo, podría escribir: agradezco que tenga un trabajo que amo y que a través de mi trabajo como terapeuta en Santa Mónica pueda ayudar a la gente. Dos, practique la “gratitud exterior”. Escriba notas de agradecimiento y ponga su gratitud en papel. Por ejemplo, podría escribirle un correo electrónico de agradecimiento a su mejor amigo por apoyarlo en una mala ruptura. Y tres: “agradézcanse por las cosas inútiles”. En otras palabras, exprese su agradecimiento por las cosas cotidianas que normalmente pasa por alto, como la fruta fresca y el aire acondicionado.

¿Te preocupa que escribir una nota de agradecimiento espontánea a un amigo los haga sentir incómodos? ¿O que no significará mucho para ellos?

La ciencia dice que estás equivocado.

Un estudio publicado en Psychological Science en junio de 2018 revela que las personas a menudo calculan mal cómo se recibirá una nota de agradecimiento sincera. Los investigadores pidieron a un grupo de 100 participantes que escriban cartas de gratitud a alguien a quien agradecieron, como un amigo o un maestro. Si bien estas no fueron solo rápidas notas de “gracias por mi regalo de Navidad”, el investigador Dr. Amit Kumar observó que las cartas de agradecimiento tardaban menos de cinco minutos en escribirse.

Luego se les pidió a los participantes que calificaran qué tan sorprendidos, felices y torpes predijeron que sentirían los participantes. Y finalmente, se les pidió a los destinatarios que evaluaran cómo la carta realmente los hacía sentir. Resulta que los escritores de notas sobreestimaron en gran medida lo incómodos que se sentirían los destinatarios y lo poco sinceras que parecerían las notas, y subestimaron en gran medida los efectos positivos que tendrían. La periodista científica del New York Times Heather Murphy escribe: “Después de recibir notas de agradecimiento y completar cuestionarios sobre cómo se sentía obtenerlos, muchos dijeron que estaban ‘extasiados’, anotando la calificación de felicidad en 4 de 5. Los remitentes típicamente adivinaban que evoca un 3. “

Si expresar gratitud incluso cuando no está ocurriendo nada especialmente agradecido, puede aumentar su bienestar y ayudar a regular el estrés, e incluso una pequeña cantidad de esfuerzo para expresar gratitud puede tener un efecto significativo en el receptor de su agradecimiento, ¿por qué no agradecer? una parte de tu vida diaria? Haz como el padre de la psicología positiva Martin Seligman recomienda en su libro Felicidad Auténtica y escribe diariamente cartas de gratitud. Pase cinco minutos cada mañana o tarde escribiendo un correo electrónico de gratitud a un ser querido. La ciencia dice que te sentirás incómodo, y la ciencia dice que debes hacerlo de todos modos.

  • Cuando paga a la atracción falsa
  • Viviendo para comer
  • ¿Ansioso? ¿Te preocupas mucho? ¡Aquí está cómo puede ser bueno para usted!
  • Cómo cocinar la cena te ayuda a recuperarte de un día difícil
  • Innovación pionera en la nueva esquizofrenia
  • Los niños felices hacen adultos felices
  • Beyond Brain Games
  • Born Both: Intersex y Happy
  • Pseudodementia y yo
  • Estresado La resiliencia aplicada puede ayudar, pero ¿qué es?
  • ¿Pueden los gobiernos reemplazar la creencia en Dios?
  • Cómo vivir 7.2 (feliz) años más
  • Una lección de causa y efecto
  • 6 maneras de recuperarse de la decepción
  • El aeropuerto de Sky King of Sea-Tac
  • Juntos nos levantamos
  • 10 valores para el éxito universitario (y de vida)
  • Estudiante: ¡Me estoy casando! ¿Tienes algún consejo? Yo: Sí
  • Estudios Link Aborto y Crimen: ¿Bueno o malo para Donald Trump?
  • San Francisco decidirá sobre la circuncisión masculina
  • No se deje engañar por las dietas de moda: encuentre un plan de nutrición hecho para usted
  • Marcando la diferencia desde el comienzo
  • El eje Microbiome-Gut-Brain se basa en su nervio vago
  • No te rindas
  • Recuperación de neuroplasticidad y adicción
  • Sara Tai en la salud mental de Inner City
  • Los síntomas son sueños que intentan hacerse realidad
  • La maternidad exitosa es una colaboración
  • Nación del trauma
  • ¿Por qué me importa lo que piense la gente?
  • Mamá humilla a la hija a través de Facebook: ¿Disciplina o abuso?
  • Estadounidenses, el pueblo de Marlboro: autosuficiencia (y comodidad) en abundancia
  • La psicología de la pereza
  • ¿Te sientes solo? Descubre 18 maneras de superar la soledad
  • ¿Atrapado en el Barro de De Nial, o Harm Reducer in Chief?
  • "Papá, mamá, ¿DEBES beber ese vino para sentirte bien?"