Los perros salvajes estornudan para decidir si están listos para cazar

Ayudando a los adolescentes a lidiar con el estrés

La época del año ha llegado cuando los estudiantes de último año de secundaria comienzan a recibir cartas de las universidades. El breve soplo de alivio del envío de correos en su aplicación final ha dado paso al aliento de espera para recibir noticias de las escuelas. Este momento de anticipación es uno de los momentos más estresantes en la vida de un adolescente (o de alguien que ha pasado por eso). Cómo manejar ese estrés es algo que pesa en los corazones y las mentes de los padres, educadores, consejeros, y lo más importante, los estudiantes que soportan este momento intensamente de transición en sus vidas.

Para muchos adolescentes, escuchar de las universidades significa enfrentar la evaluación final de su carrera en la escuela secundaria, una decisión que determinará su próximo paso en la vida. Todas sus cartas están sobre la mesa, y todo su trabajo duro está siendo medido. Imagine la presión de este momento. ¿Qué podría hacer con su sentido de certeza, sentido de seguridad o sentido de sí mismo?

Al prepararse para la universidad, es fácil involucrarse en aspectos prácticos y de planificación, establecer metas y cumplir con los plazos, haciendo una lista de las vacunas largas y las escuelas de seguridad. Sin embargo, la mayoría de la gente no está completamente preparada para los aspectos emocionales de este viaje: la vergüenza que siente al ser rechazada por cierta escuela, los celos de tener un compañero de clase aceptado, la ansiedad de ser el último amigo en recibir una carta, o el crisis de identidad provocada por un futuro que se ve diferente de lo que se imaginó y planeó. Independientemente de qué escuelas envíen sus cartas de aceptación, es importante prestar atención al estado emocional de cualquier estudiante que atraviesa este proceso y ayudarlo a comprender, aceptar y enfrentar los sentimientos que se agitan en este momento.

Entonces, ¿cómo podemos nosotros, como miembros de la familia, amigos y educadores, ayudar a los estudiantes a navegar este tiempo incierto? Lo primero que podemos hacer es reconocer los tipos de pensamientos y sentimientos que comúnmente surgen. Desafortunadamente, es demasiado fácil posponernos en tiempos de incertidumbre, particularmente aquellos que involucran evaluación. Hay muchos pensamientos autocríticos o “voces internas críticas” que se activan en los adolescentes que se gradúan. Las voces internas críticas comunes que he escuchado de los estudiantes de último año de secundaria han incluido:

  • No vas a ser aceptado en ningún lado.
  • ¿Por qué aún no has tenido noticias de esa escuela? No tienes oportunidad.
  • ¿Cómo puedes decirle a tus amigos / padres / maestros que no entraste?
  • Eres tan tonto. Son mucho más inteligentes que tú.
  • ¿Qué sucede contigo?
  • Se acabó. Nunca tendrás el futuro que quieres ahora.
  • Eres un perdedor. Todos estarán decepcionados de ti.

Probablemente no haya un cambio universal mayor en la base de nuestra identidad que cuando pasamos de ser un niño a ser un adulto. La graduación de la escuela secundaria tiende a ser uno de los símbolos formalmente reconocidos de esta transición. Por lo tanto, es normal en este momento experimentar mucha incertidumbre sobre quiénes somos y cómo serán nuestras vidas en el futuro cercano. No es raro que nuestro sentido de la identidad se enrede en las escuelas en las que participamos o no nos involucramos. Muchos estudiantes experimentan una crisis de identidad cuando ciertos planes no se materializan. La pérdida de una oportunidad puede parecer perder una versión de sí mismos o una imagen de sus vidas que ellos imaginaron o anticiparon.

Además, los estudiantes experimentan un intenso nivel de ansiedad y presión, a veces provienen de la familia y, a veces, del interior de ellos mismos, a menudo de ambos. Esta ansiedad solo se intensifica cuando otros estudiantes comienzan a recibir noticias de las escuelas. Compararnos con los demás es una manera fácil e inmediata de despertar nuestra voz interna crítica. Estas comparaciones pueden llevar a los estudiantes a sentir vergüenza, competitividad, celos, vergüenza o culpabilidad a medida que los amigos y compañeros de estudios descubren dónde han sido y no han sido aceptados. Si no se encuentran con estos sentimientos con compasión y aceptación, pueden volverse contra sí mismos o actuar de maneras que tensan sus amistades, lo que lleva a más angustia.

Lo que es importante entender es que todos estos sentimientos son normales. Como amigos, familiares y compañeros de clase, deberíamos dar la bienvenida a conversaciones abiertas sobre lo que sea que nuestro adolescente esté experimentando. Deberíamos esforzarnos por crear un entorno en el que estos sentimientos sean aceptables y entendidos brindando calidez, apoyo y espacio para que hablen libremente. Observe si la persona está actuando de manera diferente, o si parece estar más ansioso, irritable, agotado o deprimido. Cuando buscamos a alguien o si nos angustian, debemos tratar de ser empáticos y ofrecer una validación de lo que están pasando en lugar de ser discutidores o tratar de “darles sentido”. Es fácil responder con frases como “No te preocupes. Va a estar bien “o” No seas dramático. Su futuro no está condenado “. Sin embargo, a menudo es más útil decir algo así como:” Entiendo que esto es difícil “o” Puede ser realmente aterrador pasar por esto “.

Si un estudiante se está humillando o comparándose con otros, señale que esta es una manera mala de tratarse a sí mismos y que nunca es una forma de que le hablen a un amigo que está pasando por lo mismo. Ya sea que sientan vergüenza por no haber sido aceptados en algún lugar o por sentirse culpables cuando un amigo no lo hizo, trate de alentarlos a descubrir los pensamientos crueles (“voces”) que se dicen a sí mismos y tal vez incluso les pidan que expresen estos pensamientos en la segunda persona (es decir, “Eres un fracaso”. “Deberías sentirte humillado”. “No mereces entrar”). Explica que todos tenemos una “voz interior crítica” que, como un sádico entrenador, está allí para llenar nuestras cabezas de basura y dudas. Aliéntelos a enfrentarse a este crítico interior y a tener una actitud compasiva y amable hacia ellos mismos sin importar lo que estén experimentando.

Graduarse de la escuela secundaria ya es un hito tremendo para anticiparse tanto a nivel simbólico como completamente tangible. La clase de 2018 ha pasado años soportando nuevas e inmensas presiones para tener éxito, todo con la esperanza de pasar a “cosas mejores”. Ver las presiones que los adolescentes enfrentan de primera mano hace que muchos se pregunten si nuestro enfoque en el éxito académico es defectuoso. ¿Se está llevando demasiado lejos a expensas del bienestar mental y la capacidad de nuestros hijos de llevar una vida equilibrada?

Durante toda la escuela secundaria, y tal vez incluso especialmente antes de la graduación, debemos poner un énfasis igual, si no mayor, en el bienestar mental y la educación emocional de nuestros hijos. Debemos continuar reforzando el mensaje de que la vida tiene muchas partes significativas, y los académicos son solo uno de ellos. Nuestras conexiones, nuestros valores, nuestras ideas, nuestras experiencias creativas y personales son de gran importancia para quienes somos y para las vidas que construimos.

La espera de la carta de la universidad es un buen momento para recordarle a nuestro adolescente que hay tantas partes de lo que son, y ni una sola escuela o incluso un título lo definirán por completo. No existe la escuela perfecta o el futuro perfecto, y una de las herramientas más útiles que pueden llevar consigo en la vida es su propia autocompasión. Hágales saber que está bien que se tomen el tiempo de sintonizar cómo se sienten, practiquen el cuidado personal y busquen apoyo en cualquier momento de esta enorme transición. Este es un mensaje importante para reforzar si son aceptados o no en la escuela que desean, porque casi todos los estudiantes que se van a la universidad (incluso la universidad de sus sueños) se enfrentan a un nuevo mar de desafíos emocionales.

Mientras que los padres en estos días a menudo son acusados ​​de criar a sus hijos o mimarlos, enseñarles a tomarse en serio sus emociones no es una lección de debilidad o derrota, sino una lección de fortaleza y capacidad de recuperación. La inteligencia emocional puede llevarnos a vidas más exitosas. Incluso un momento altamente incierto, como esperar a escuchar lo que deparará tu futuro académico, también puede contener valiosas lecciones sobre cómo te sientes al crecer, ser más independiente o pasar a otro capítulo de la vida. Permitir que los adolescentes expresen sus luchas internas puede ayudarles a salir de su crítica interna y desafiarla. Puede ayudar a fortalecer su capacidad de recuperación y mejorar su autocompasión. Puede ser una lección más en su educación emocional, que seguramente durará más que sus años en el aula.

  • Enseñando el autocontrol de los niños
  • Cómo hacer una lluvia de ideas con tus hijos para una diversión familiar fresca
  • Autocrítica y calmante.
  • ¿Qué es la psicoterapia real?
  • Cómo detectar sus desencadenantes emocionales
  • La psicología y la filosofía de la intuición.
  • Charla con uno mismo
  • 3 preguntas que pueden cambiar la forma en que te sientes sobre el sexo
  • Es la universidad necesaria?
  • Empoderarte para conquistar una adicción
  • Juego, juego y permiso
  • ¿Eres fiel a ti mismo?
  • Siete estrategias innovadoras para alcanzar tus metas
  • La psicología y la filosofía de la intuición.
  • Narcissim y la voz interior crítica
  • ¿Qué está arruinando tu vida sexual?
  • ¿Puede un mayor control en tu vida significar felicidad?
  • Dándose un descanso
  • Por qué elige peleas con su pareja y cómo detenerse
  • Apaga al matón en tu mente con la autoconversación positiva
  • Cómo enamorarse de tu pareja
  • Autocompasión en la enfermedad crónica
  • Ya sea por intuición o lógica, haga una elección y sea agradecido
  • De Mindless Din a Deep Mindfulness
  • La verdad acerca de por qué las personas hermosas tienen más éxito
  • Hacer buenas elecciones
  • ¿Quieres sentirte más optimista? Aquí hay 8 antidepresivos naturales
  • El compromiso nunca es una palabra sucia
  • La fascinante dinámica del pavor
  • Dentro de la mente desordenada comiendo
  • Cultura popular: ¿Quién es responsable de las personas malas?
  • Esta es tu emoción más destructiva
  • Advertencia: Ser malo puede sentirse tan bien
  • Llegar a Sí ... O no
  • Avanzando hacia la colaboración: lecciones del campo
  • Asistencia ética para asistentes éticos