La ansiedad curativa naturalmente

Un sentimiento desagradable conocido por todos nosotros y reconocible por los signos de nerviosismo, nerviosismo, tensión y preocupación, la ansiedad es esencialmente una respuesta de miedo. Es una reacción instintiva a situaciones amenazantes que se presentan en todas sus variedades, por ejemplo, una presentación en clase, un incidente de rechazo social, el comienzo de un nuevo trabajo o un problema de salud. La ansiedad no es un nuevo problema de salud mental, siempre ha existido, pero también tiene soluciones. Tenemos recursos naturales disponibles para nosotros en las formas de relaciones confiables y habilidades de afrontamiento; La asistencia profesional y los medicamentos no siempre son necesarios. El remedio original y mejor para el miedo (y el enfoque de esta publicación) es una relación segura: la intimidad es la madre de todos los tónicos de ansiedad. La conciencia de este hallazgo puede ser la base de la seguridad y una clave para mantener la ansiedad en un rango saludable ya sea que se trate de manejar los desafíos considerables en un hogar de ancianos u otras fuentes más comunes de malestar en su hogar.

En una publicación anterior (https://www.psychologytoday.com/blog/Simple Lessons for a Better Life / 201504 / The Wisdom of Our Elders), compartí que casi dos décadas de trabajo con residentes de residencias de ancianos dieron la idea de que no son solo representantes de personas mayores o discapacitadas, sino de todos nosotros; las formas en que abordan sus desafíos a menudo extremos sirven como modelos para hacer frente a la adversidad en nuestras propias vidas. En mi nuevo libro (1), discuto los casos de dos hombres, ambos viudos y gravemente enfermos; experimentan incomodidad física, incapacidad y una gran dependencia de los demás para obtener ayuda. Cada residente también tiene familiares que lo visitan. Pero ahí es donde terminan las similitudes. Sufriendo con esclerosis lateral amiotrófica (ELA, Enfermedad de Lou Gehrig), Frank tiene buenas relaciones con sus hijos, sus cuidadores en el hogar de ancianos, y lo está haciendo aceptablemente bien. Angelo, aquejado de la enfermedad de Parkinson, ahuyenta a los miembros de la familia y a otros y, en consecuencia, experimenta gran desconfianza, inseguridad e infelicidad; a menudo requiere atención profesional para calmar sus nervios y reducir la agitación emocional. Ambos hombres se enfrentan al espectro del deterioro progresivo y la muerte eventual, pero uno es admirablemente perdurable: un testimonio de los beneficios de la conexión social. Los sentimientos de seguridad, engendrados por estar rodeados y protegidos por personas compasivas, neutralizan los efectos negativos del peligro real; las buenas relaciones apoyan una sensación de seguridad que es clave para hacer frente a las muchas complicaciones y trastornos de la vida.

¿Cómo explicamos el notable poder de las relaciones humanas para proporcionar calma y una sensación de seguridad incluso bajo las condiciones más estresantes? En su discusión sobre la teoría del apego, Bowlby (2) identificó ciertas circunstancias universales que evocan ansiedad: estar en un entorno desconocido y entre extraños; ruidos fuertes; oscuridad; dolor; y separación de personas familiares. Además, la teoría del afrontamiento (3) sugiere que la ansiedad es una respuesta natural a situaciones percibidas como peligrosas y más allá de la capacidad de uno para responder de manera efectiva a la amenaza. ¿No parecería que todos los residentes de asilos de ancianos (que están relativamente indefensos, con dolor y lejos de su hogar y seres queridos) están llenos de miedo? Mi respuesta es que los no residentes capaces de establecer vínculos sociales (en igualdad de condiciones) tienen un mejor desempeño psicológico y emocional que aquellos que son solitarios. El trabajo de Bowlby nos muestra que la presencia de una persona de confianza es un potente antídoto para la angustia emocional causada por situaciones amenazantes. Como los casos de Angelo y Frank dejan en claro, uno solo necesita tener relaciones satisfactorias con otras personas confiables y receptivas para recibir los beneficios de la intimidad. Angelo es tan malhumorado que es difícil para cualquiera acercarse a él; por lo tanto, recibe pocos beneficios de los recursos humanos disponibles para él.

Una de nuestras mejores armas contra la inseguridad y la ansiedad tiene poco que ver con el origen de nuestra inquietud: es más una función del apoyo social que puede actuar como ungüento universal para nuestras reacciones emocionales ante la incertidumbre y el peligro. Cuando no podemos lograr algo por nosotros mismos, tenemos que pedir la ayuda de otros. Aunque es posible que tengamos poco control sobre nuestro encuentro con situaciones amenazantes, generalmente tenemos más poder sobre nuestro entorno social, lo que debería ser una comodidad para todos nosotros.

Claves para manejar con éxito la ansiedad:

1. Reconocer Recuerde que hay dos factores básicos que determinan la ansiedad o la seguridad: la intimidad y la competencia (ver más abajo). Las buenas relaciones son la base de la seguridad y la salud mental.

2. Priorizar . Si tienes una red social, haz que tu principal prioridad sea mantener este invaluable recurso humano.

3. Construye tu red . Si su sistema de apoyo actual es insuficiente o inexistente, busque compañerismo a través de grupos de interés (por ejemplo, observación de aves, exhibiciones de autos, manualidades, fotografía, excursiones, citas, etc.), afiliación espiritual / religiosa o servicios de salud mental.

4. Calma tu cuerpo . Al igual que el niño con la rodilla pelada que solo puede recibir asistencia después de haber sido abrazado, asegurado y calmado, debe relajar su cuerpo antes de poder tomar medidas efectivas contra los desafíos. Si está ansioso, busque el apoyo de un amigo o familiar de confianza. Además, intente participar en conductas auto calmantes como ejercicios de relajación, ejercicio físico, meditación, yoga, oración, lectura, baños calientes y masajes.

5. Incrementa tu competencia . Si una actividad te pone nerviosa, mejora en ello. Practica dando discursos, tomando exámenes u otras habilidades que requieren mejora. Resista la tentación de evitar situaciones que provocan ansiedad, lo que le asegura que usted permanecerá incompetente y nervioso.

6. Enfoca tu mente. No puedes pensar y sentir dos cosas a la vez. En lugar de obsesionarse con los problemas, concéntrese en las relaciones amorosas, las buenas imágenes y los buenos sentimientos; llame o escriba una carta a un amigo para mejorar la conexión y poner la relación en primer plano.

Referencias

1. Charles E. Dodgen, Lecciones simples para una vida mejor: inspiración inesperada desde el hogar de ancianos (Amherst, NY: Prometheus Books, 2015).

2. John Bowlby, Attachment and Loss , vol. 1, Adjunto , 2da ed. (Nueva York: Basic Books, 1982).

3. Richard S. Lazarus y Susan Folkman, Stress, Appraisal and Coping (Nueva York: Springer, 1984).

Related of "La ansiedad curativa naturalmente"