¿Juramentará a su hijo?

La mayoría de los padres se esfuerzan por proteger a sus hijos de escuchar malas palabras, y los niños a menudo son castigados o reprendidos cuando usan lenguaje profano. El gobierno federal busca proteger a los niños de oír malas palabras censurando el idioma en programas de televisión (particularmente durante el "horario familiar"). Entonces, surge la pregunta: ¿qué tan dañino es maldecir a los niños?

El estudio psicológico de jurar es bastante nuevo. Un artículo reciente en el Observador de la Asociación de Ciencias Psicológicas discute algunos de los problemas en el estudio de la juramentación. Estos investigadores observan que las palabrotas aumentan con emociones fuertes. Golpee su pulgar con un martillo, cometa un gran error, o se sobresalte o enoje, e incluso la persona más amable y reverente probablemente jurará. Los investigadores sugieren que las palabrotas pueden tener un efecto catártico de hacernos sentir mejor después de una lesión o un episodio emocional.

Palos y piedras…

Está claro que el jurar puede tomar la forma de abuso verbal y acoso, y es este tipo de juramento que puede ser potencialmente dañino, un sustituto de la agresión física. Una maldición bien intencionada ha sido el instigador de muchas peleas. Pero la pregunta sigue siendo: ¿el oír malas palabras en una película o un programa de televisión o en el patio de recreo daña a los niños?

Sorprendentemente, ha habido poca investigación sobre esta cuestión. Con toda probabilidad, no se está jurando que sea dañino (los autores del artículo afirman que han registrado 10,000 casos de maldecir y raramente visto daño directo), pero los factores asociados con maldecir. Por ejemplo, cuando escuchamos jurar a un niño pequeño, suponemos que el niño carece de disciplina, y un niño que maldecía podría sugerirnos que él o ella es un matón o una "mala influencia" en otros niños. Jurar puede indicar falta de disciplina, o podría estar relacionado con un entorno hogareño más abierto y de habla libre.

¿Cómo se desarrolla el juramento en los niños?

Los investigadores sugieren que el juramento se desarrolla de la misma manera que otras partes del vocabulario. Los niños parecen saber las mismas malas palabras que sus compañeros de la misma edad, y a medida que el niño crece, su vocabulario de insultos aumenta. [Los autores afirman que para cuando los niños comienzan la escuela saben de 30 a 40 malas palabras]. Es el entorno social, el patrón de disciplina de los padres, los hábitos del niño y las circunstancias emocionales que determinan si un niño desatará una maldición o no.

¿Todos juran?

Ciertamente, todos conocen las mismas malas palabras. Como se sugirió, muchos factores sociales y de desarrollo determinan la frecuencia con la que las personas juran. Los adultos más jóvenes ciertamente juran más, al igual que los hombres. Otra pregunta se refiere a si el juramento ha aumentado a lo largo de los años, y aunque ha habido poca investigación longitudinal, la evidencia preliminar sugiere que la incidencia de la juramentación es relativamente estable.

El contexto importa

Es importante tener en cuenta que cuando se trata de jurar el contexto importa. La misma palabrota se puede usar como un insulto, una exclamación de sorpresa o como una expresión de placer en medio de la pasión. Como psicóloga social que ha estudiado muchos aspectos de la comunicación, me sorprendí al descubrir que había tan poca investigación sobre malas palabras y me dije: "¡Dios mío, otra oportunidad de investigación perdida!"

En cualquier caso, jurar es un tema "caliente". ¿Cuáles son tus pensamientos?

Sigueme en Twitter:

http://twitter.com/#!/ronriggio

Related of "¿Juramentará a su hijo?"