isla de Pascua

Una breve historia de la migración humana

Wikimedia Commons

Fuente: Wikimedia Commons

“… Alrededor de la decadencia
De ese naufragio colosal, sin límites y desnudo,
Las arenas solitarias y niveladas se extienden lejos “.

-Shelley, Ozymandias

A última hora de la tarde del 5 de abril de 1722, un grupo de 3 barcos divisó un trozo plano de roca volcánica en el Pacífico Sur. Era domingo de Pascua, por lo que Jacob Roggeveen, que comandaba la flota, llamó a la roca Isla de Pascua: Paasch Eiland, en holandés, del hebreo para Pesaj, Pesaj. Nadie sabe lo que los isleños lo llamaron. Otros visitantes proponían Te Pito-te-henua, o “El Fin del Mundo”, pero los nativos le habían dado ese nombre a uno de los 3 promontorios, y para ellos solo significaba “Fin de la Tierra”. En cuanto a la los isleños estaban preocupados, su isla nunca tuvo un nombre. Tenían palabras para cada roca y entrada, pero ninguna palabra para su hogar como un todo. No había otra isla, o continente, a la vista o distancia de navegación remota; fue toda la tierra para ellos.

Pero para los marinos intrépidos que se establecieron en ese triángulo de roca de 48,000 acres, hacia el final del primer milenio, fue el final de una larga caminata. Del orden de 100,000 años después de que los primeros Homo sapiens dejaran África para Asia, alrededor de 40,000 años después de dejar Asia para Oceanía, y un par de miles de años después de llegar a Fiyi y Samoa, tocaron tierra en la Isla de Pascua. El suelo era rico y el clima era suave; era un paraíso terrenal.

Algunas personas trabajaron duro para mejorarlo. Durante los próximos siglos, ‘urumanu, o plebeyos, motivados por su ‘ ariki mau ‘ o jefe supremo, plantado y construido. Cultivaron caña de azúcar y plátanos en jardines volcánicos; plantaron plantaciones en terrazas para el cultivo de taro. Y levantaron inmensos mausoleos de piedra. Las 313 plataformas de piedra, o ahu, rodean la isla; menos de cada kilómetro, otro ahu acentúa la costa. Y esas plataformas fueron superadas por cualquiera de los 887 moai inventariados , las estatuas de piedra de más de 9 metros y más de 80 toneladas métricas de antepasados ​​muertos que estaban de espaldas al mar. Algunos moai fueron coronados con rojo scoria pukaos, los sombreros cilíndricos que agregaron otras 10 toneladas; algunos tenían algunas cuencas oculares llenas de corales blancos y pupilas rojas de escoria. Ellos aterrorizaron a la gente.

Entonces, ¿qué hizo que los primeros polinesios vinieran a la Isla de Pascua? Tal vez estaban huyendo. Desde África, hasta Asia, hasta los rincones más alejados del Océano Pacífico, los jefes atesoraban mujeres y niños. Y los plebeyos trabajaron para apoyarlos; o se poncharon y encontraron nuevas tierras. Cualquiera que sea su motivación, un puñado de exploradores finalmente encontraron la Isla de Pascua. Para llegar allí, tuvieron que navegar en el viento, y contra la corriente: nadie lo hizo por accidente. Hotu Matu’a, quien fue recordado como el primer colono, trajo consigo a sus hijos, mujeres y plantas: su nombre se traduce como “Gran Padre”.

Entonces, ¿qué hizo que los isleños se quedaran? Tal vez no había forma de irse. En cualquiera que sea la orden, en el siglo antes de que Jacob Roggeveen hiciera una visita, se cortó el último pedazo de bosque en la Isla de Pascua; y los últimos barcos marineros fueron construidos. Los isleños estaban atascados. Y los efectos secundarios ecológicos fueron enormes: los suelos se erosionaron y las cosechas fallaron; las estatuas fueron derrumbadas, y sus cuellos estaban rajados. Para el momento en que James Cook se detuvo para comprar comida y agua en 1774, no quedaba nada de una gran civilización, sino de unos pocos miles de supervivientes, algunas viejas leyendas y montones de viejas piedras rotas. Como el capitán lo puso en su diario: “Difícilmente podríamos concebir cómo estos isleños, totalmente ajenos a cualquier poder mecánico, podrían levantar figuras tan estupendas”.

Otros refugiados tuvieron mejor suerte. La gente una vez cultivada para los faraones, o “Grandes cabezas de familia” de Egipto. “La tierra se convirtió en la de Faraón; y en cuanto al pueblo, los hizo esclavos de ellos “(Génesis 47: 20-21). Construyeron los enormes mausoleos de los faraones, las pirámides de Saqqara y Giza. “Nos dicen: ‘¡Haz ladrillos!’ Y he aquí, tus siervos son golpeados “(Éxodo 5:16). Los agentes de los faraones recorrieron el campo en busca de mujeres. “Y cuando la vieron los príncipes de Faraón, la alabaron a Faraón. Y la mujer fue llevada a la casa de Faraón “(Génesis 12:15). Pero como dice otra leyenda, algunos de esos esclavos se escaparon, a una tierra que mana leche y miel. Durante 40 años, Moisés condujo a los israelitas a través del desierto, a la tierra que les prometieron. Donde dejaron muchos descendientes

Referencias

Betzig, Laura. 2018. Eusocialidad en los humanos. En L. Workman et al., Eds., Cambridge Handbook of Evolutionary Perspectives on Human Behavior. Londres: Cambridge University Press.

Chagnon, Napoleon. 1979. Competencia de compañeros, favoreciendo a parientes cercanos y fisionando a la aldea entre los indios yanomamo. En NA Chagnon y W. Irons, eds., Evolutionary Biology and Human Social Behavior. North Scituate MA: Duxbury Press.

Diamante, Jared. 2005. Colapso. Nueva York: Viking Penguin.

Métraux, Alfred. 1957. Isla de Pascua, traducido por M. Bullock. Nueva York: Oxford University Press.

Related of "isla de Pascua"