Contenido vs. Contexto

Una nueva investigación encuentra un biomarcador para la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo.

Aragon/Flickr 2009

Hombre loco

Fuente: Aragón / Flickr 2009.

Casi en todas partes que leemos, el número de enfermedades mentales entre los estadounidenses está en aumento. Los expertos pueden culpar a esta epidemia del uso de las redes sociales a expensas de las interacciones cara a cara. Algunos citan un repunte para disminuir el estigma asociado con aquellos que buscan ayuda. Y aún así, otros culpan del malestar actual a las comidas rápidas fácilmente disponibles que contribuyen a la diabetes, las enfermedades del corazón y la depresión.

Solo mire las cifras entre los estudiantes universitarios, nuestros futuros líderes: en comparación con 2009, las probabilidades de que un estudiante haya sido diagnosticado o tratado por un trastorno de ansiedad en 2015 fueron 68 por ciento más altas. Las probabilidades de diagnóstico o tratamiento aumentaron en un 61 por ciento para los ataques de pánico, 40 por ciento para el TDAH y 34 por ciento para la depresión.

Más de la mitad de los médicos estadounidenses están quemados (es decir, deprimidos) y es más probable que cometan errores médicos. Una encuesta preguntó a casi 6,700 médicos clínicos y hospitalarios sobre errores médicos, seguridad en el lugar de trabajo y síntomas de agotamiento laboral, fatiga, depresión y pensamientos suicidas. Los errores médicos se relacionaron con más de 100,000 a 200,000 muertes de pacientes cada año.

Y el suicidio entre adolescentes y adolescentes entre las edades de 10 y 17 años aumentó un 70 por ciento entre 2006 y 2016, un indicador de que la enfermedad mental puede estar relacionada con incidentes en el hogar, o fomentada por una propensión genética, mucho antes de la universidad y la carrera profesional.

Parte del problema para nosotros como adultos es que si estamos entre el 17 por ciento de las mujeres o el 28 por ciento de los hombres sin un médico de atención primaria, es poco probable que se nos remita a un diagnóstico de enfermedad mental. Además, si nos remiten, se nos entregará una hoja de encuesta sobre cómo nos sentimos, los síntomas autoinformados sobre los cuales se forma un diagnóstico mental.

El estado actual de la técnica para el tratamiento de enfermedades mentales es que los diagnósticos se basan en interpretaciones de los síntomas, según el psiquiatra. Los diagnósticos poco confiables a menudo resultan en una medicación excesiva o en una búsqueda interminable del medicamento correcto.

Luego está el psicoterapeuta, que, independientemente de los síntomas, abraza la terapia conductual basada en la evidencia. Si la magia no funciona, se atribuye a la resistencia del cliente.

En una palabra, el estado actual de la técnica para mejorar la salud mental no es más efectivo y, en algunos casos, menos efectivo que los rituales practicados en algunas tribus, donde los curanderos usan brujería y hechicería.

Los investigadores de UC San Francisco pueden estar en el buen camino para cambiar el diagnóstico de ansiedad y depresión con un biomarcador. Acaban de identificar una frecuencia cerebral única entre la amígdala y el hipocampo que constantemente predice un aumento de la ansiedad y el cambio de humor. Esta señal se vuelve particularmente activa en personas que sufren altos niveles de ansiedad, pero no en personas sin ansiedad o problemas de humor.

Este hallazgo podría no solo servir como la primera medida con base científica para la efectividad de una intervención en particular, sino que también podría reducir los millones, si no miles de millones, de dólares gastados innecesariamente en falsas esperanzas y charlatanería.

El hallazgo de la UCSF de un aumento de la actividad entre la amígdala y el hipocampo inmediatamente antes de un ataque de ansiedad sugiere que las personas sometidas a altos niveles de ansiedad y depresión podrían verse muy influenciadas por el recuerdo de recuerdos cargados de emociones de la infancia.

Freud pudo haber tenido en cuenta que el conflicto intrapersonal estaba en la raíz de las ansiedades y los cambios de humor, con el reconocimiento y la reconciliación del pasado como un resultado necesario para liberarnos de los recuerdos cargados emocionalmente no resueltos.

Este post fue co-publicado con PsychResilience.com

  • Cuando las personas (parecen no tener ningún sentimiento)
  • Eres padre como crees
  • ¿Es el falso yo realmente el verdadero yo en los desórdenes alimenticios?
  • Crítica, evitación y negatividad: ¿cómo destruyen el amor?
  • Cuatro “Qué pasa si” del reporte de abuso infantil
  • Conoce a Elijah
  • ¿Cegado por la ciencia? Abre tus ojos
  • En Reunión: Navegando Nuevas Conexiones Familiares
  • Su salud mental es más importante que sus calificaciones
  • ¿La pornografía ayuda o daña en el dormitorio?
  • La psicoterapia del rey
  • El efecto placebo: cómo funciona
  • ¿Qué hace que la lectura sea agradable?
  • Abrazarlo (o reemplazarlo)
  • Sugerente.
  • ¿Por qué alguien no tendría amigos?
  • 6 formas de tratar la ansiedad y la depresión de la Constitución
  • Envidia en Hollywood
  • 3 cosas que experimentarás cuando desarrolles fuerza mental
  • Oscuridad en la mañana, depresión en la tarde
  • Romance quimico
  • No juzgues a las personas por no intentarlo
  • Seis signos de pena incompleta
  • No se puede comenzar? No se puede alcanzar?
  • Día de San Valentín: la verdad real detrás de los corazones y dulces
  • Siete factores que comprenden resiliencia
  • Vivir desde nuestros valores fundamentales
  • Gula de credulidad
  • Rompiendo el Trance
  • Cuidado con las máscaras de la adicción
  • Roba a los pobres, dale a los ricos
  • María y la señora Claus
  • El lado oscuro de los plazos
  • Beneficios de la gratitud: Dar gracias mejora nuestra propia alegría
  • Confundir cómo y por qué se prolonga el sufrimiento en bipolar
  • Después de un colapso, un padre cuida de su hijo