Hacer frente al miedo: enfrentarlo, entenderlo, superarlo

Buddhist encyclopedia/Public Domain
El Buda medita bajo el árbol bodhi mientras que los demonios lo atacan por todos lados.
Fuente: Enciclopedia budista / Dominio público

Hace algunos años, a la mitad de una torre de exploradores de cuarenta pies, descubrí mi miedo a las alturas. Un minuto estaba ocupado conversando con una de mis hijas mientras subíamos penosamente los escalones de madera. Hice una pausa para respirar, miré a mi alrededor y me di cuenta de que estábamos muy por encima de las copas de los árboles. No había nada entre nosotros y el suelo, sino algunos postes de madera desgastados. El siguiente momento no pude moverme. Esta fue mi primera y afortunadamente la última experiencia de un ser sacudido por una reacción de miedo tan intensa que convirtió mis piernas en piedras.

The Library of Congress/Public Domain
La cara del miedo Los del libro de Urizen (Relieve grabado por William Blake, 1818)
Fuente: La Biblioteca del Congreso / Dominio Público

El miedo es una respuesta neurofisiológica a una amenaza percibida. El miedo activa nuestra respuesta de lucha o huida mediante la estimulación del hipotálamo, que dirige el sistema nervioso simpático y el sistema adrenal-cortical para preparar nuestro cuerpo para el peligro. Esto puede suceder repentinamente con un aumento de las hormonas del estrés en nuestro torrente sanguíneo, o podemos experimentar un lento goteo de ansiedad que se apodera de nosotros como pavor. Heredamos este "circuito de supervivencia" de nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores. Los que lo desarrollaron pudieron sobrevivir mejor teniendo que luchar con un tigre o huir de una manada de lobos. Durante un encuentro con el miedo, la sangre se desvía de nuestras extremidades para que esté más disponible para nuestros corazones. Nuestra respiración y ritmo cardíaco se aceleran; sudamos o temblamos; nuestro estómago "cae" y nuestra visión se reduce a medida que nuestros cuerpos se preparan para huir o congelarse. Por mucho que a veces nos gustaría erradicar este sentimiento incapacitante de nuestras vidas, el miedo es parte de nuestro kit de supervivencia.

Lucky Dog Animal Rescue/Sophie Yin
El maravilloso póster de la Dra. Sophia Yin sobre el lenguaje corporal del miedo en los perros, descargable gratis en http://info.drsophiayin.com/free-poster-on-body-language-in-dogs
Fuente: Lucky Dog Animal Rescue / Sophie Yin

Los humanos no están solos en tener este "circuito de supervivencia". Las regiones del cerebro que nos dicen que huyamos de una amenaza son básicamente las mismas ya sea que un animal corra en dos patas, cuatro patas o tenga alas. Cualquiera que haya vivido con un perro probablemente haya visto cómo un perro comunica el miedo a través del lenguaje corporal y las vocalizaciones específicas de cada especie. Cringing, lloriqueo, ritmo y lamer son signos típicos de miedo en los perros. Los caballos se inclinan o salen cuando tienen miedo. Sus músculos se tensan, su respiración se acorta. Un estudio realizado en la Universidad de Purdue sugiere que incluso los peces experimentan el dolor de manera consciente y quizás también temen.

Si la experiencia del miedo es inevitable, ¿cómo trabajamos con ella? Una manera posible de superar el miedo es estudiar el miedo, en nosotros mismos y en los demás, familiarizarnos con él y comprenderlo mejor. Inmersión en el miedo es contrario a nuestra reacción habitual, que es alejar o negar lo que nos asusta, pero conocer nuestros temores en realidad podría suavizarlos o incluso incapacitarlos.

Prof. Dr. Franz Vesely/Creative Commons 3.0
Dr. Viktor Frankl (1965)
Fuente: Prof. Dr. Franz Vesely / Creative Commons 3.0

Una de las mejores formas que conozco para comprender nuestras luchas con el miedo es recurrir a la literatura y leer lo que otros han escrito al respecto. Open Man's Search for Meaning de Viktor Frankl y descubre cómo sus desgarradoras experiencias en Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial lo llevaron a desarrollar una forma de terapia que llamó "logoterapia". Frankl descubrió que los prisioneros de los campos de concentración imaginaban que su futuro afectaría su capacidad de sobrevivir. O elija Long Walk to Freedom de Nelson Mandela y lea cómo se inspiró en sus camaradas:

"Una y otra vez, he visto a hombres y mujeres arriesgarse y dar sus vidas por una idea. He visto a hombres hacer frente a los ataques y la tortura sin romperse, mostrando una fortaleza y resistencia que desafía la imaginación. Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. Sentí miedo más veces de las que puedo recordar, pero lo escondí detrás de una máscara de audacia. El valiente no es el que no tiene miedo, sino el que conquista ese miedo ".

No todos somos llamados a ser héroes extraordinarios frente al genocidio o el apartheid. Nuestros temores pueden parecer menos dramáticos, pero la presencia excesiva de miedo en nuestras vidas puede ser un gasto de energía vital y un obstáculo para la felicidad. Probablemente podamos empatizar más de cerca con las muchas memorias de personas que lidian con temores debilitantes sobre su salud, finanzas o seguridad. Comprender que no estamos solos sino que somos uno de los muchos que luchamos con el miedo ayuda a disolver la sensación de aislamiento que el miedo perpetúa. Aceptar que el miedo es parte de nuestro ser como seres sensibles es esencial para nuestra capacidad de generar esperanza y fe en nuestra supervivencia.

Judith Lief/With permission
Dra. Judith Lief en Spearfish Canyon, SD.
Fuente: Judith Lief / Con permiso

Judith Lief, una maestra budista de meditación tibetana pregunta: "¿Cómo caminamos por el camino del miedo?". Señala que el miedo restringe nuestras vidas, puede encarcelarnos o ser utilizado como una herramienta de opresión. Actuando por miedo, podemos causar daño a otros. El miedo puede hacer que no expresemos nuestra opinión si tememos represalias. Pero a diferencia de nuestras criaturas compañeras, los humanos tenemos la capacidad de reflexionar sobre nuestro miedo, y esto nos da la capacidad de contrarrestar la abrumadora sensación de ansiedad y el temor que se infiltra en la vida moderna. Lief dice: "La causa esencial de nuestro sufrimiento y ansiedad es la ignorancia de la naturaleza de la realidad". El movimiento hacia la intrepidez consiste en aceptar lo que esté sucediendo en el momento y examinar a fondo lo que se teme. De esta manera, podemos comenzar a desarrollar la autoconciencia de los patrones que inflaman nuestro miedo y autoaceptación de la naturaleza de quiénes somos. El reconocido maestro Zen Thich Nhất Hạnh nos dice que si nos quedamos en el momento presente, no nos preocupamos por el pasado, que ya no existe, ni tenemos miedo del futuro, que aún no existe.

El poeta Rainer Maria Rilke en su libro Cartas a un joven poeta sugiere que podemos tratar de amar nuestros terrores y los peligros que enfrentamos, que se parece mucho al consejo del Buda: ofrecernos autocompasión cuando luchamos con el miedo. Rilke escribe:

"Y si organizamos nuestra vida de acuerdo con el principio que nos dice que siempre debemos confiar en lo difícil, entonces lo que ahora nos parece lo más extraño se convertirá en nuestra experiencia más íntima y confiable. ¿Cómo podríamos olvidar esos antiguos mitos que se encuentran al comienzo de todas las razas, los mitos sobre los dragones que en el último momento se transforman en princesas? Quizás todos los dragones en nuestras vidas son princesas que solo están esperando vernos actuar, solo una vez, con belleza y coraje. Quizás todo lo que nos asusta es, en su esencia más profunda, algo indefenso que quiere nuestro amor ". (Traducido por Stephen Mitchell)

Vale la pena reflexionar sobre la última línea de Rilke. Quizás todo lo que nos asusta es, en su esencia más profunda, algo indefenso que quiere nuestro amor .

El amor y la fe en mi capacidad para seguir adelante es lo que me aterró de la torre del guardabosques cuando mi hija pequeña le tendió la mano y dijo: "Solo paso a paso, mamá".

Una forma útil de pensar sobre el miedo es como una ventaja a la que llegamos acerca de lo que sabemos sobre nosotros mismos. Como el miedo es lo desconocido en nosotros, entender nuestro miedo aumenta nuestra percepción de nosotros mismos y puede ser una experiencia transformadora.

Siembra las semillas del entendimiento

Como una forma de entender más profundamente tu miedo, considera probar los siguientes ejercicios.

  1. En un diario, escriba una carta que comience, " Querido Miedo". Hay algo que nunca te dije. . . "Puedes escribir esto en una lista o como una carta real. No pienses demasiado. Continúa escribiendo hasta que te detengas.
  2. En un diario, escriba una carta que comience, " Querida X (proporcione su nombre). Siempre quise decirte … "Esta es una carta directamente de tu miedo hacia ti.
  3. Dibuja, pinta, esculpe, baila o escribe un poema sobre lo que has aprendido sobre ti y tu miedo.

Dale Kushner es el autor de la novela, Las condiciones del amor . Escribió sobre su decisión de convertirse en novelista en lugar de terapeuta junguiana en su primer post para Psychology Today , "Tratar pacientes, crear personajes". Si le gustó esta publicación, también le puede interesar "¿Preocupado por la seguridad? Únete al Club. "" Cómo enfrentar a nuestra sombra puede liberarnos de chivo expiatorio "," Soñando con nuestras vidas: 5 cosas que nuestros sueños podrían estar diciendo "y" Madres, brujas y el poder de los arquetipos ". Manténgase al día con Dale que le gusta su página de Facebook. Lea más de Dale en su blog. También puede disfrutar leyendo cómo Dale finalmente conquistó su miedo a escalar en una publicación en su blog, "Sobre la escritura, la escalada y la resiliencia".

Related of "Hacer frente al miedo: enfrentarlo, entenderlo, superarlo"