Globalizando nuestros rituales de apareamiento

Examinando la comunicación multicapa

123RF, used with permission

Fuente: 123RF, usado con permiso

Cada vez más parejas se casan interculturalmente. Por lo tanto, no es raro ver parejas que no se parecen a una imagen tradicional de parejas (quizás, un ejemplo típico de esto podría ser una pareja heterosexual, de la misma raza). Muchas personas están usando sitios de citas en línea o aplicaciones de citas para encontrarse con sus socios. En 2017, la popular revista y sitio web de bodas, The Knot, encuestó a más de 14,000 personas comprometidas o recientemente casadas e informó que el 19% de las novias dijeron que habían conocido a sus cónyuges en línea. De acuerdo con esta encuesta, las reuniones a través de sitios web de citas han superado a más de los lugares tradicionalmente populares, como a través de amigos 17%, durante la universidad 15% y en el trabajo 12%. ¿Es posible que esta tendencia de conocer a un socio potencial a través de Internet nos permita abrirnos a las posibilidades de amor y asociación en formas que antes no estaban disponibles para nosotros? ¿También es posible que junto con estas posibilidades surjan desafíos de los que ni estábamos conscientes ni estábamos preparados? Y, ¿podría ser que esto está bien?

Entonces, ¿cómo podría ser la unidad de pareja intercultural? Es probable que el interior de las parejas interculturales sea multicapa y multidimensional, abarcando las diferencias en las características culturales y los rituales; ubicación geográfica, patrones de educación (urbana, rural, suburbana), idioma, edad, género, cohorte, configuración y dinámica familiar, orientación sexual, raza, etnia, religión, nacionalidad, estatus socioeconómico, empleo, educación, ocupación, afiliación política, Migración y etapa de aculturación (Falicov, 1995).

Pero, ¿cómo se manifiestan las diferencias culturales en su vida cotidiana? Alguna diferencia cultural en una pareja puede ser manifiesta y puede sonar así: “Mi esposo es sueco y le gusta patinar todos los fines de semana en invierno mientras disfruto quedarme en casa y hornear galletas y pasteles”. Pero sobre todo las diferencias culturales que surgen en el mundo. la superficie de una relación íntima está más matizada y disfrazada, jugando en interacciones y comunicaciones mundanas.

En este blog, Parejas y cultura, me gustaría presentar estas diferencias matizadas en la dinámica de las parejas que pueden sorprender y confundir inesperadamente a los jugadores en la relación debido al significado culturalmente prescrito y la gravedad culturalmente relevante asociada a una experiencia. Estas diferencias, aparentemente sutiles pero profundas en significado e impacto, también pueden estar integradas en las expectativas hacia los roles de uno mismo y de nuestros socios en el emparejamiento. Y las diferencias se pueden extender a cómo las parejas se relacionan con el mundo externo: la familia, los amigos, los colegas y cualquier otra persona en sus vidas.

Decir “No” no es una opción con Tomoko. Mientras que decir que es la realidad de John

John le dijo a su esposa, Tomoko, “¡Podrías haber dicho ‘No’ a mis padres! ¿Por qué no lo hiciste? ¿Por qué te molestas conmigo?

Tomoko respondió: “¡No podría haber dicho ‘No’ a tus padres! ¿Cómo podría? ¡Son tus padres! ¡No es mio! ¡Pero podrías haber dicho ‘No’ a tus padres por mí ya que estaba agotado de traducir! ¡No puedo creer que no estuvieras al tanto de mi agotamiento!

“No me dijiste que querías que dijera ‘No’ a mis padres”, replicó John. “¿Cómo pude haberle dicho a mis padres que queríamos que tomaran el vuelo posterior cuando no se comunicaron conmigo sobre lo que necesitaban? ¡Toma alguna responsabilidad por tu acción!

“¿Tengo que explicar todo lo que necesito de ti? ¡No te habías dado cuenta de que estaba agotado por cuidar de tus padres toda la semana sin tener mi propio tiempo! ¡Has dado por sentado mi traducción y no te importó prestar atención a lo que posiblemente estaba sintiendo! ¡Eres tan egocéntrico! ”

Tomoko y John son una pareja casada de unos 40 años con dos niños en edad escolar, de 10 y 8 años. Están reflexionando sobre las vacaciones que tomaron hace dos semanas con los padres de John. Fueron a Japón donde creció Tomoko. Fue una semana de vacaciones llena de actividades y diversión. El día en que debían regresar a los Estados Unidos, los padres de John fueron informados de la cancelación de su vuelo y se les dieron dos opciones: 1) tomar un vuelo más tarde el mismo día y 2) tomar el mismo vuelo al día siguiente . Tomoko ya estaba agotado de traducir para John y sus padres y necesitaba un descanso del rol de traducción. Pero en realidad, no podía decir “No” a sus suegros y se sentía resentida con su marido por no darse cuenta de lo agotada que se sentía ella. Se sentía como si fuera dada por sentada e invisible.

Ambas de sus afirmaciones podrían ser entendidas y validadas completamente desde sus propios antecedentes culturales. Sin embargo, cada uno deseaba que se los entendiera (sin una comunicación real y directa) que no podían ver, escuchar o incorporar la perspectiva de la pareja.

Tomoko creció en Osaka, Japón hasta los 12 años. En su cultura, ser considerado con los demás al acomodar las preferencias de familiares y amigos se enfatizó en su educación. En particular, le enseñaron a tener en cuenta a los miembros mayores de su familia, incluidas las familias extensas. Casi siempre decir que sí o aceptar los deseos de los demás se consideraba reflexivo en su cultura.

John, por el contrario, creció en Nueva York, Estados Unidos, donde se le enseñó a expresar su opinión de manera articulada, y la independencia individual fue muy alentada por sus padres. Los dos padres de John son europeos decentes y creen que las personas tienen el derecho de expresar sus ideas y pensamientos. Crecer en Nueva York le enseñó a ser muy asertivo con sus sentimientos, pensamientos y preferencias.

Según Tomoko, John debería haber actuado más pensativamente al observar el agotamiento de Tomoko y al sugerir que sus padres tomen el vuelo posterior y no esperen hasta el día siguiente. Según John, Tomoko debería haberlo apartado y haberle hablado de lo agotada que se sentía no solo de haber viajado con sus suegros, sino también de haber traducido por él y sus padres. Por lo tanto, ella quiere que sus padres tomen el vuelo posterior.

El mismo escenario, pero dos jugadores en la relación experimentaron el evento de manera muy diferente. ¿Pueden coexistir dos experiencias diferentes? ¿Es posible que puedan apreciar la experiencia incluso si la vieron de manera muy diferente? ¿Cómo podrían pasar de su propia comprensión del evento y apreciar la experiencia del socio?

Me gustaría preguntarle a Tomoko, ya que Tomoko quiere que John comprenda su perspectiva, ¿puede hacer lo mismo por John? Y esta pregunta puede aplicarse también a John. ¿Puede querer entender cómo fue para Tomoko? Por supuesto, necesitan estar dispuestos a comunicar lo que está sucediendo con cada uno de ellos para poder comunicarse entre sí.

Creo que realmente tuvieron un maravilloso viaje familiar, y esta falta de comunicación derivada de tener dos entendimientos diferentes ahora les está dando la oportunidad de entenderse mutuamente, en particular la diferencia cultural de cada uno, en mayor complejidad y profundidad. ¿Pueden ver este viaje como una oportunidad creciente para explorar la cultura de cada uno y llegar a una apreciación más experimentada de su diferencia? ¿O tienen que verlo como un evento desastroso que ambos se sintieron tan dolidos y decepcionados por tener un compañero que no quiere o no puede entender su perspectiva?

Circunstancias como esta nos darían una oportunidad inesperada para utilizar una parte creativa de nosotros mismos, pensando y sintiendo nuestro camino a través de la situación poniéndonos en el lugar de alguien más. Este proceso puede ser difícil ya que tanto Tomoko como John ya estaban muy dolidos por la circunstancia. Sin embargo, usándolos como ejemplo, si se permite imaginar cómo es para su pareja, no solo puede integrar su visión y la de su pareja, sino que también puede experimentar una empatía genuina en su relación.

  • Llamando a un farol en el Buff
  • 5 maneras de lidiar cuando eres la oveja negra de tu familia
  • A veces ser "agradable" es simplemente incorrecto
  • Superhéroes y el héroe Monomyth: Parte I
  • El odio no es un síntoma de enfermedad mental
  • ¿Los perros de razas mixtas son realmente más saludables que los purasangres?
  • ¿Los inmigrantes son peligrosos?
  • Los bloques de construcción de la empatía
  • ¿Por qué funciona la xenofobia?
  • Esta teoría tiene el secreto para curar la división de Estados Unidos
  • ¿Cielo o infierno? Tu elección
  • Transgénero y respeto en el futuro de hoy de la neodiversidad
  • Navegando por los agujeros negros con Leilani Wolfgramm
  • El cuento de las esclavas se pone muy mal
  • No, Suecia no tiene la tasa de suicidio más alta
  • Construyendo cohesión y empatía en el aula
  • La eficiencia puede matarte
  • Navegando Pena y Condolencias
  • La solución a la violencia basada en el miedo es la fe
  • Obtener un agarre (en la vida)!
  • EL RESPETO
  • Recursos para responder a los disparos en masa en Nueva Zelanda
  • ¿Los inmigrantes son peligrosos?
  • Las grandes preguntas de la vida y el árbol del conocimiento
  • Encontrar la gratitud en tiempos difíciles
  • Tres razones para abrazar una cosmovisión darwiniana
  • Cómo beneficiarse de la diversidad en el lugar de trabajo
  • Por qué odio Star Wars
  • "Todo lo que es sólido se derrite en el aire"
  • ¿Debes probar los límites de otro a propósito?
  • 7 elementos espirituales críticos para la recuperación de la adicción
  • Cómo lidiar cuando tus padres y tu pareja no se llevan bien
  • EL RESPETO
  • ¿Qué es la adicción, de todos modos?
  • Hacemos
  • El auge de la cultura "yo"