Estrés Electoral Postpresidencial

Después de la elección, muchos estadounidenses están estresados ​​e inseguros. Este estrés es comprensible dada la situación. El presidente electo Trump hizo algunas promesas preocupantes durante la campaña. No sabemos lo que era solo "discurso de venta presidencial" y lo que realmente hará. Sus reacciones hacia sus detractores y su ego considerable advierten sobre un narcisismo que podría llevar a acciones impulsivas y peligrosas, pero tal vez, y uno espera, no. Después de ocho años del presidente Obama, todo lo que sabemos es esperar algo muy nuevo y diferente, pero ¿qué? No es de extrañar que las personas estén ansiosas. Si la investigación sobre el estrés nos dice algo, es que los eventos impredecibles e incontrolables son los más estresantes y tienen el mayor impacto negativo en la salud física y mental. El estrés también agrava las condiciones preexistentes de salud mental y física, incluida la depresión, la ansiedad y la hipertensión.

El estrés pos-elección es probablemente aún mayor para los estadounidenses de color, los inmigrantes, las personas con discapacidades, las mujeres y las personas LGBTQI. Después de todo, Trump fue elegido a pesar de su dureza hacia las mujeres, las personas con discapacidades, los inmigrantes y los musulmanes, su evidencia de agresión sexual y su historial de discriminación contra las minorías. Ya hay indicadores de que la elección de Trump ha empoderado a los estadounidenses con prejuicios para intimidar, acosar, dañar y excluir. Esto significa que, además del estrés postelectoral que otros experimentan, muchas personas también están sufriendo la capa añadida de ansiedad minoritaria incontrolable e impredecible. El estrés de las minorías surge de ser un objetivo (o posible objetivo) de estigma y discriminación. Muchas minorías, al igual que las mujeres, temen que experimenten una mayor discriminación y amenazas a la seguridad en las interacciones interpersonales. También temen una mayor discriminación institucional (políticas, prácticas y leyes organizacionales y gubernamentales que permitan y perpetúen la desigualdad). La empatía experimentada por los aliados de estos grupos también crea lo que podríamos llamar "estrés aliado".

El estudio del estrés incluye el estudio del afrontamiento, y es importante considerar cómo lidiar mejor con el estrés relacionado con las elecciones. El afrontamiento enfocado en el problema ocurre cuando aumentamos nuestro sentido de control al tomar acciones que reducen directamente el factor estresante. Por ejemplo, la acción y la defensa para contrarrestar el estigma y la discriminación pueden proporcionar una mayor sensación de control y ayuda para sobrellevar la situación. El afrontamiento centrado en las emociones implica reducir la tensión al controlar las emociones relacionadas con el estrés y sus efectos. Por ejemplo, muchas personas usan la meditación o la oración como estrategias de afrontamiento. El afrontamiento centrado en las emociones también incluye cuidar nuestros cuerpos físicos para mantenernos fuertes ante el estrés.

No todo el afrontamiento centrado en la emoción es saludable, especialmente a largo plazo. El afrontamiento centrado en las emociones incluye la automedicación con drogas y alcohol. El optimismo, la negación y la represión poco realistas son estrategias de afrontamiento centradas en las emociones que pueden reducir el estrés en el corto plazo pero crean problemas mayores a largo plazo si evitan que las personas reconozcan los riesgos y actúen para prevenir o reducir el factor estresante.

El apoyo social, o el apoyo de otros, juega un papel clave para reducir el estrés y promover el bienestar psicológico. Los amigos, la familia y las redes sociales son todas fuentes potenciales de apoyo para cultivar en momentos de gran estrés. El apoyo social y el afrontamiento centrado en el problema se logran cuando las personas interactúan con organizaciones de base y no gubernamentales. También podemos actuar para reducir el estrés minoritario de los demás cuando actuamos con entusiasmo hacia los miembros de los grupos estigmatizados y defendemos su igualdad de trato y seguridad.

Referencias

Cohen, S., Evans, GW, Stokols, D., y Krantz, DS (2013). Comportamiento, salud y estrés ambiental. Springer Science & Business Media.

Harrell, SP (2000). Una conceptualización multidimensional del estrés relacionado con el racismo: implicaciones para el bienestar de las personas de color. Revista estadounidense de Orthopsychiatry, 70, 42-57.

Mays, VM, Cochran, SD, y Barnes, NW (2007). Raza, discriminación racial y resultados de salud entre los afroamericanos. Annual Review of Psychology, 58, 201-225. http://doi.org/10.1146/annurev.psych.57.102904.190212

Meyer, IH (2003). Prejuicio, estrés social y salud mental en poblaciones de lesbianas, gays y bisexuales: problemas conceptuales y evidencia de investigación. Psychological Bulletin, 129 (5), 674-697. http://doi.org/10.1037/0033-2909.129.5.674

Pascoe, EA y Richman, LS (2009). Percepción de la discriminación y la salud: una revisión metaanalítica. Psychological Bulletin, 135, 531-554. http://doi.org/10.1037/a0016059

Sarason, IG, Sarason, BR, Brock, DM, y Pierce, GR (1996). Soporte social: estado actual, problemas actuales. Estrés y emoción: Ansiedad, enojo y curiosidad, 16, 3-27.

Related of "Estrés Electoral Postpresidencial"