¿Estamos en una edad de oro de nariz dorada?

La nueva adulación.

WikipediaCommons

Fuente: WikipediaCommons

El 20 de diciembre, el vicepresidente halagó al presidente cada 12 segundos en un período de tres minutos. ¿Hemos entrado en una nueva era de adulación? ¿Qué hay de nuevo o único sobre la adulación en la actualidad?

La adulación típicamente involucra a dos personas que aceptan el engaño mutuo. Uno lo habilita, el otro apesta. A menudo ninguno considera que sea lo que realmente es. Los intrigantes típicamente mejoran y cambian la percepción del objetivo sobre sí mismo y sus circunstancias, pero la adulación también le da nueva forma al adulador, y finalmente transforma la percepción de aquellos que lo observan.

La nueva adulación se aparta de esta dinámica anterior. Los intrusos se presentan a través de los medios para un objetivo que monitorea el tributo a distancia. Como el adormecimiento se convierte en espectáculo, los observadores -o en el papel de los nuevos medios, seguidores- se vuelven más importantes. Donde los observadores tradicionalmente han sido observadores, a veces entretenidos, a veces horrorizados, ahora su mirada es esencial. A medida que los observadores “quieren” tales tributos, el circuito de adulación se vuelve menos lineal. No está claro quién es el objetivo.

La nueva adulación fue evidente en la primera conferencia de prensa de Sean Spicer en la que exageró el tamaño de la multitud inaugural. Este no es el tipo de conformidad de opinión tan evidente en las cintas de Watergate o en los correos electrónicos de Hilary Clinton -privados y de primer plano- esta adulación se hace a pedido, a distancia y para la mayor audiencia posible. Los medios no son simplemente los medios; es una parte crucial del bucle de adulación.

Muchos políticos han sido francos acerca de su adulación. Benjamin Disraeli se regocijó al admitir que “todos adoran los halagos y con la realeza hay que ponerlos con una paleta”. Pero la adulación en la política a menudo se ocultaba en el pasado, algo que se hacía a puerta cerrada, lejos del escrutinio público. Hubo amplio acuerdo en que la adulación era reprensible. Los aduladores de Nixon salieron en las cintas de Watergate.

La presidencia de Trump tiene una noción diferente de adulación, una que explota a los medios para intensificar su fuerza. La adulación ahora es pública, y los aduladores ya no se sienten avergonzados por su humillación. La gente parece ansiosa por actuar en el momento justo, y aquellos que miran están posicionados como jueces. Apreciamos el oficio del adulador, como cuando el sucesor de Sean Spicer, Anthony Scaramucci, profesó en la televisión poco después de haber sido nombrado “Amo al presidente” no menos de cinco veces. La adulación aquí es carente de imaginación y formulista. Pero el uso de varios medios muestra ingenuidad.

¿Pero no deberíamos olvidar las consecuencias de chupar? La gente a menudo trata el halago como un tipo de transacción, un quid pro quo que uno entra y sale limpiamente. Los tratamientos tradicionales lo encuentran más reprensible, y asocian el halago con los excrementos.

Por ejemplo, en Dante’s Inferno, los aduladores están inmersos en las heces. La cultura popular se deleita con esta conexión, como vívidamente muestras como brown-noser, booklicker, ass-kisser y lickspittal. Estos maravillosos nombres antiguos de halagos, que atestiguan el genio cómico y la creatividad del crowdsourcing pre-digital, nos recuerdan algo que se pasa por alto fácilmente. Hay consecuencias de este comportamiento que persisten. “Brown-nose” es particularmente vívido: la mancha de adulación persiste para que todos lo vean.

No solo está en juego la reputación, sino el carácter de uno. La adulación es una especie de engaño, y ese engaño también se extiende al adulador. Una campaña de adulación se convierte en una segunda naturaleza habitual. La investigación ha demostrado que los aduladores aprenden a racionalizar su comportamiento. Mientras más halagüeño sea el éxito, es menos probable que el adulador lo vea como un fraude.

Referencias

Aaron Blake, “en una reunión del gabinete, Pence alaba a Trump cada 12 segundos”, Washington Post, 20 de diciembre de 2017.https: //www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2017/12/20/in- cabinet-meeting-pence-praises-trump-once-every-12-seconds-for-3-minutes-straight /? utm_term = .6de0f9181886

Related of "¿Estamos en una edad de oro de nariz dorada?"