Establecer la paz, cultivar la vigilia

La meditación alcanzó la mayoría de edad el 4 de agosto de 2003, cuando la portada de la revista Time mostraba a una atractiva mujer joven meditando y obviamente disfrutando de la experiencia. El neurocientífico afectivo Richard Davidson (Universidad de Wisconsin) acababa de informar los resultados de su estudio histórico de ocho meditadores expertos (cada uno con más de 10.000 horas de práctica), que mostraba los impresionantes cambios en la actividad cerebral posibles en estados meditativos. Ese mismo año, Anne Harrington (Harvard) y yo moderamos una reunión Mind & Life MIT del Dalai Lama con psicólogos, neurocientíficos y estudiosos / practicantes budistas para conjuntamente "Investigar la mente". De la extraordinaria respuesta de la audiencia de 1000 científicos y los eruditos uno podría considerarlo una reunión decisiva. (Ver el libro El Dalai Lama en el MIT). En unas pocas décadas, la meditación pasó de ser un oscuro conjunto de ejercicios mentales practicados por monjes budistas en el Himalaya, y por sus homólogos cristianos en monasterios aislados y austeros, a un conjunto de ejercicios ampliamente accesibles, tan sencillos como respirar o comer una pasa.

No hace mucho estaba escuchando a Jon Kabat Zinn en la conferencia del 30 aniversario de su trabajo pionero en el Centro de Mindfulness in Medicine, Health Care and Society de la Universidad de Massachusetts. Pocos han hecho tanto como Kabat Zinn para hacer que la meditación sea accesible al público en general y aplicable a las necesidades reales de las personas. Él y sus colegas de todo el mundo también han realizado una gran cantidad de investigaciones sobre la efectividad de la Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (MBSR, por sus siglas en inglés) para ayudar a las personas con problemas de salud física y / o psicológica. Durante los días de la celebración de MBSR, y en el mismo hotel, estaba trabajando con el liderazgo del Mind and Life Institute, que ahora está centrando su atención en los posibles beneficios de los ejercicios contemplativos en educación. Durante los últimos quince años, he estado trabajando con cientos de otros profesores y administradores sobre este tema en la educación superior a través del programa académico del Centro para la Mente Contemplativa en la Sociedad y la recientemente creada Asociación para la Mente Contemplativa en la Educación Superior. De hecho, la meditación ha alcanzado la mayoría de edad, y ahora se reconoce ampliamente que sirve a muchas necesidades, tanto personales como sociales.

En reconocimiento de esto, es apropiado que exista un blog sobre meditación en Psychology Today y me complace que me lo ofrezcan. Mis contribuciones variarán ampliamente, incluidas las discusiones sobre estudios científicos y prácticas concretas que puedan ser de utilidad para los lectores. Daré mi punto de vista personal sobre el potencial transformador de la meditación, así como la idoneidad de diversas prácticas para diferentes situaciones o dificultades. Lo hago sobre la base de mis cuarenta años de práctica personal y estudio, y mis casi veinte años enseñando meditación en muchos contextos. Por supuesto, representará solo mi punto de vista en este campo enorme y emergente. Doy la bienvenida a otros puntos de vista.

Permítanme cerrar con una práctica simple. Puede ser un punto de entrada para nuestra consideración de la riqueza de las prácticas que componen la vida meditativa. En entradas futuras exploraré y registraré las diversas regiones y etapas de práctica y experiencia meditativa. En conjunto, espero que contribuyan a una mejora de su bienestar, así como a una profundización de su visión de la vida.

Establecer el cuerpo, resolver la mente
Siéntate cómodamente; los detalles de la postura no son importantes en este punto. Cierra los ojos o suaviza tu mirada hacia adelante. Permita que sus pensamientos y sentimientos diarios se escapen. En este ejercicio, buscamos resolver el cuerpo y la mente. Descansa ligeramente tu atención sobre la respiración, siente su inhalación y exhalación, el ascenso y caída de tu vientre, una suave agitación en tus fosas nasales. Sigue su ritmo natural Los pensamientos distractores y la emoción se apartan repetidamente, devolviendo la atención a la respiración. Como ayuda, puede elegir contar cada exhalación 1, 2, 3, 1, 2, 3 … O etiquetar a cada triplete con las asociaciones: cielo, océano y tierra. Si está distraído, suelte el pensamiento, recuéstese para respirar: 1, 2, 3, cielo, océano, tierra … Repita durante cinco minutos, permitiendo que la mente y el cuerpo se asienten, se tranquilicen, se vuelvan más pacíficos. Con cada interrupción, interna o externa, aléjese de ella y vuelva a asentarse suavemente en la respiración, quedándose quieto e inmóvil: 1, 2, 3, cielo, océano, tierra … Cuando sienta que la práctica ha llegado a su fin, cierre con la cultivar la gratitud, una práctica propia y con la que podemos terminar cada sesión de práctica.

Los gestos gemelos forman esta práctica. El primero es el establecimiento de una paz profunda y duradera que con el tiempo puede llegar a irradiar a través de nuestras vidas. La segunda es una dulce vigilia que mejora nuestra atención, aleja el sueño que nubla nuestra mente y aporta una claridad sutil a nuestras vidas. Creo que Rumi tenía algo de esto en mente cuando escribió:

La brisa al amanecer tiene secretos para decirte.
No vuelvas a dormir.
Debes pedir lo que realmente quieres.
No vuelvas a dormir.
La gente va y viene por el umbral
donde tocan los dos mundos.
La puerta es redonda y esta abierta.
No vuelvas a dormir.

Related of "Establecer la paz, cultivar la vigilia"