Estabilidad matrimonial y nuestro equipaje personal

A veces no se trata de con quién estás, sino de quién eres.

Cada socio aporta su equipaje personal a su relación. Estas son las cosas que hemos aprendido y experimentado desde que éramos niños y que forman las bases de nuestros pensamientos, emociones y conductas. Afectan las cosas en las que creemos y cómo interpretamos las situaciones, los tipos de emociones que experimentamos y los comportamientos que mostramos al mundo exterior.

Nuestras personalidades, las características que nos hacen individuos únicos, son una forma de equipaje. Los psicólogos analizan la personalidad en lo que llaman los Cinco Grandes. Estos incluyen estabilidad emocional, extraversión, amabilidad, escrupulosidad y apertura de mente. Cada rasgo tiene un polo opuesto, por lo que la estabilidad emocional se ha estabilizado emocionalmente en un extremo de la escala e inestable en el otro extremo. Cada uno de nosotros cae en algún lugar de la escala entre los dos extremos en todos los rasgos. Donde caemos dicta cómo interactuamos con los demás e interpretamos los eventos, así como también cómo somos vistos por otras personas. También determinan qué tan efectivos somos en nuestras relaciones personales.

Agradable

La amabilidad se relaciona con nuestra capacidad de relacionarnos con los demás. Las personas que son agradables confían y son confiables, e imparcial en sus relaciones. Por lo general, son positivos, altruistas y atentos, en lugar de antagónicos, egoístas y competitivos. En el matrimonio, los socios agradables son menos propensos a provocar conflictos, y son mejores para manejarlos cuando surgen. Están abiertos a un compromiso y están dispuestos a sacrificar sus propias necesidades personales para satisfacer los deseos de sus socios. Debido a que son más confiados, son menos propensos a cuestionar los motivos e intenciones de sus socios.

En el extremo opuesto, los cónyuges que son desagradables tienden a provocar conflictos con sus parejas. Sus argumentos a menudo van acompañados de gritos, insultos, críticas y otras formas de abuso verbal. Las personas desagradables ponen sus necesidades e intereses personales por encima de llevarse bien, por lo que pueden ser insensibles y desconsiderados. A veces, su escepticismo sobre los motivos de su pareja los hace ser sospechosos, antipáticos y poco cooperativos.

Extroversión

Los extravertidos tienden a ser personas entusiastas, orientadas a la acción, que son optimistas, asertivas y tienen una actitud positiva. Los introvertidos, por otro lado, tienden a estar menos comprometidos socialmente y tienen niveles de energía más bajos. Tienden a requerir menos estimulación que los extravertidos, y si bien pueden sentirse perfectamente cómodos en situaciones sociales, prefieren, en cambio, dedicarles tiempo a sí mismos para perseguir sus propios intereses.

Esta es la única agrupación que no parece afectar el éxito o el fracaso de un matrimonio. No hay evidencia de que estés mejor casado con un extrovertido o un introvertido. Por un lado, los extravertidos son muy buenos para establecer conexiones emocionales con los demás, y eso incluye a sus parejas. Por otro lado, su necesidad de participación y estimulación social puede ejercer presión sobre el matrimonio, especialmente si su compañero prefiere menos estimulación social y más tiempo de inactividad. Aún así, un estilo no es necesariamente mejor que el otro, y realmente depende de lo que un compañero piense acerca de las tendencias extrovertidas o introvertidas del otro.

Escrupulosidad

Conciencia se refiere a estar orientado a objetivos. Las personas altamente conscientes tienden a ser confiables, autodisciplinadas y bien organizadas. Es probable que sean razonables y considerados con sus parejas, y son propensos a esforzarse para que sus matrimonios funcionen. Su sentido de la responsabilidad, la voluntad de trabajar en su relación y la necesidad de lograrlo los hace mucho menos argumentativos y antagónicos.

Por el contrario, aquellos que no son conscientes son más auto envueltos y menos considerados con los demás. Debido a que tienden a estar menos motivados, es posible que no trabajen tan duro en su matrimonio, ni es probable que pongan su parte justa cuando se trata de tareas domésticas. También se ha descubierto que tienen un control de los impulsos más débil y, por lo tanto, pueden ser más propensos a actuar sin pensar y hacer comentarios negativos directos, y posiblemente más abiertos a tener relaciones extramatrimoniales.

Estabilidad emocional

La estabilidad emocional puede ser el rasgo más importante para el matrimonio. Las personas emocionalmente estables tienden a ser seguras, confiadas y de temperamento equilibrado. No son demasiado reactivos y generalmente mantienen una actitud positiva. En resumen, toman las cosas con calma y son efectivos para llevarse bien con los demás, incluso con aquellos a los que otros podrían encontrar difíciles.

En contraste, las personas que tienen baja estabilidad emocional están muy ansiosas y tienden a ser absorbidas por emociones negativas. A menudo son argumentativos y tienden a reaccionar de manera exagerada durante los conflictos, expresándose a través de quejas, críticas, desprecio, actitud defensiva y sonoridad. También son más propensos a los pensamientos irracionales y a la mala interpretación de los eventos. Por ejemplo, pueden tomar una observación improvisada o una broma como afrenta personal y luego reaccionar en consecuencia. Debido a la forma en que pueden interpretar las situaciones, generalmente son infelices en sus relaciones y tienen sentimientos negativos sobre sus parejas, y estos sentimientos surgen en la forma en que los tratan. En resumen, sus socios tienen que trabajar duro para mantener su relación en equilibrio.

Mente abierta

Las personas de mente abierta generalmente tienen actitudes liberales, son intelectualmente curiosas, creativas, aventureras y les gustan las nuevas experiencias. Son propensos a tener opiniones poco convencionales y tienden a estar más en contacto con sus sentimientos. Debido a que son empáticos, sus socios los ven como afectuosos, sensibles, comprensivos y preocupados por sus necesidades. Además, su capacidad de ser flexible significa que pueden adoptar un enfoque proactivo y reflexivo de los desacuerdos.

Aquellos que son de mente cerrada tienen intereses más convencionales y tradicionales. Prefieren lo familiar, son más conservadores y generalmente se sienten incómodos con el cambio. Si bien tales actitudes no son necesariamente problemáticas para una relación, las personas de mente cerrada tienden a carecer de flexibilidad y empatía. En cambio, su rigidez puede hacer que parezcan ensimismados, negligentes y desconsiderados, particularmente cuando sus socios les presentan nuevas ideas.

Las personas que se inclinan hacia el extremo positivo de la escala de amabilidad, escrupulosidad, apertura mental y estabilidad emocional tienen el potencial de ser socios excelentes. Sin embargo, muy pocas personas tienen todos los rasgos positivos, y la mayoría de nosotros somos positivos con algunos y negativos con otros. Hay personas muy concientes que son débiles en la estabilidad emocional, o personas muy agradables que tienen una mente cerrada.

Cualesquiera que sean las debilidades de la personalidad que tenemos, tendemos a compensarlas con nuestras fortalezas. Tome una persona que sea desagradable pero también muy concienzuda. Si bien él o ella pueden provocar discusiones, al mismo tiempo pueden trabajar arduamente para satisfacer las necesidades de su pareja, de modo que sus relaciones puedan mantenerse intactas. Es el equilibrio de nuestros rasgos buenos y malos, con lo bueno ayudando a cancelar lo malo, que nos hace tolerables a los demás. A menudo son aquellos que están en extremo extremo negativo en ciertas dimensiones, como la estabilidad emocional, que es probable que tengan problemas maritales crónicos que surgen específicamente de sus personalidades.

Sin embargo, incluso si tenemos un buen equilibrio de fortalezas y debilidades, todavía puede haber problemas de personalidad en un matrimonio. Por ejemplo, un compañero moderadamente desagradable que conscientemente intenta arreglar los conflictos que inician puede ser una fuente constante de ansiedad para alguien a quien no le gusta la confrontación. Otro que cree que el éxito es lo más importante puede encontrar a un compañero que solo sea moderadamente consciente para ser indigno de su amor y respeto. Una persona extrovertida puede encontrar que la soledad que prefiere su pareja introvertida es exasperante.

Pero incluso si las personalidades de la pareja están sincronizadas, las condiciones del matrimonio pueden alterar ese equilibrio. Las personalidades tienen cierta fluidez, y las condiciones ambientales pueden afectar nuestra forma de pensar y actuar. Una persona de mente abierta puede frustrarse y desarrollar un patrón de combatividad si está casado con una persona de mente cerrada. Si un compañero no está comprometido o es indigno de confianza, una persona emocionalmente estable puede volverse menos así, comportándose de manera crónica ansiosa y enojada. Una persona agradable puede volverse gradualmente más agresiva y menos agradable si está sometida a un estrés constante o tiene que lidiar con eventos crónicos negativos, como problemas financieros.

Enlace a nuestro libro sobre el matrimonio:

enlace a nuestro libro sobre estar a cargo de usted mismo:

http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss?url=se arch-alias% 3Dstripbooks & field-keywords = taking + charge + of + you + emotions + primavera

Related of "Estabilidad matrimonial y nuestro equipaje personal"