¿Es el temor nuestra emoción más infravalorada y poderosa?

Los investigadores están descubriendo los sorprendentes beneficios de la admiración.

El temor calma la mente y calma el espíritu. Desactiva la ansiedad, el estrés y la infelicidad, a la vez que inspira curiosidad y aumenta la creatividad. Y, sin embargo, nuestro mundo cada vez más homogeneizado lo está apagando. Afortunadamente, el temor es fácil de inspirar.

Cierra tus ojos. Imagina que estás de pie sobre una montaña escarpada alta: el viento silba a través de tu cabello, el sol brilla en tu cara. Siente la inmensidad de las montañas que te rodean. Vea sus picos nevados corriendo en la distancia en todas direcciones. Y allí … allá … hay una inmensa tormenta que se dirige hacia ti. Usted está asombrado por el poder de la naturaleza.

El temor es la sensación que se tiene cuando te enfrentas a algo vasto que trasciende la normalidad y que luchas por comprender completamente. Es un asombro teñido de miedo. Tus sentidos se agudizan y se funden en una sensación de ser arqueado. La mente se aquieta y pierdes tu sentido egocéntrico de ti mismo. Te pierdes en la escena que estás estudiando. El corazón puede saltar. Puede aparecer la piel de gallina. Y, al menos por un momento, todo se detiene como si estuviera perfectamente equilibrado en la cabeza de un alfiler: tu espíritu, el mundo, el tiempo mismo.

El temor crea un ser que se desvanece. Todos los rasgos negativos simplemente se evaporan. Esa molesta voz en tu cabeza, ansiosa conciencia de ti mismo, interés propio … todos desaparecen ante el temor. Comienzas a sentirte más conectado con un todo mayor: con los amigos y la familia, con la sociedad, con el mundo físico y con el universo mismo. El temor es inmenso, infinito y, en última instancia, indescriptible. Solo se puede sentir por los alcances más profundos del alma.

El temor cultiva la generosidad, la compasión y la abnegación. Calma la mente y disminuye el egoísmo y el narcisismo. Reduce el estrés, a veces durante semanas después, y mejora la felicidad y la calidad de vida. El temor mejora el sistema inmunológico al reducir la producción de citoquinas inflamatorias. Estimula el sistema nervioso parasimpático, que, a su vez, alivia la respuesta de lucha o huida estresante del cuerpo. Y altera nuestro sentido del tiempo, para que se sienta como si tuviera más y se sienta menos ocupado y más dispuesto a dedicar tiempo a ayudar a los demás. El temor puede ayudar a romper los patrones habituales de pensamiento, especialmente los negativos. También mejora la memoria, porque las memorias no son bancos de datos fijos que almacenan datos objetivos sobre el pasado. Son mucho más fluidos que eso. Están coloreados por nuestras suposiciones y expectativas. El temor contrarresta esta tendencia al mejorar la claridad mental y la frescura. También le hace regresar al momento presente para que pueda concentrarse con renovado vigor en lo que realmente está sucediendo en el momento en lugar de ser absorbido por sus preocupaciones. Así que el temor disminuye la rumia negativa y aumenta la atención. La curiosidad y la creatividad también aumentan. La investigación ha descubierto que las personas que muestran imágenes impresionantes de la Tierra producen soluciones mucho más creativas a los problemas, encuentran un mayor interés en las pinturas abstractas y persisten por más tiempo en los rompecabezas difíciles.

A pesar de su poder para mover el alma, el temor es una de nuestras emociones menos valoradas y menos exploradas. Tampoco es probable que esta valoración mejore, ya que la tecnología está matando el temor. La conectividad siempre encendida puede atraparnos dentro de un mundo pequeño y que disminuye lentamente. Esos silos de información cuidadosamente construidos, creados por los algoritmos que sostienen las redes sociales, pueden fácilmente crear un “pequeño mundo” que es la antítesis de la admiración. Puedes desaparecer en un agujero de conejo de tu propia fabricación (con un poco de ayuda de tu teléfono). Internet puede contener innumerables oportunidades para inspirarse en el temor, pero las corporaciones que controlan muchas de sus puertas no quieren eso. El temor es peligroso. Tiene el poder de liberarte. Y los espíritus libres ponen en peligro las ganancias.

Nuestros sistemas educativos también están matando lentamente el temor. Se han enfocado demasiado en lograr puntos de referencia y resultados a costa de la curiosidad, la creatividad y la admiración. Para tener una idea de esto, observe cómo se enseñan las ciencias, las matemáticas y el arte. Los niños ya no tienen permitido explorar y arriesgarse a fracasar, sino que son hechos alimentados por la fuerza. Hay una lista de verificación de los elementos que necesitan saber para aprobar los exámenes, así que eso es lo que se les enseña. Esto significa que aprenden a saltar a través de los aros necesarios en lugar de obtener verdadero conocimiento y sabiduría. El gran arte, la ciencia, la tecnología y las matemáticas son realmente impresionantes. Aprender hechos no lo es. Descubrir algo nuevo para ti a través de la experimentación es emocionante. Que te digan que algo es “importante” no lo es. Tal enfoque cierra la mente y ahoga la curiosidad. Awe nunca consigue echar un vistazo.

    Y esto se compone de viviendas de identidad, lugares de trabajo insulsos, arquitectura “segura” y nuestros paisajes urbanos cada vez más homogeneizados. A veces necesitamos que nos abofeteen mientras caminamos por la calle. Di lo que quieras sobre la arquitectura y la planificación urbana de los años 60, pero fue todo menos soso. El brutalismo británico y sus igualmente terribles escisiones arquitectónicas globales fueron realmente horribles, pero siguen siendo excelentes temas de conversación. Tú vives cuando te enfrentas a lo feo y lo brutal. Un escalofrío de molestia a alguien? A veces la exasperación es buena para el alma (pero solo si te tomas el tiempo de prestar atención y saborearla).

    Necesitamos redescubrir lo desordenado, lo sucio, lo desorganizado, lo absurdo y lo completamente loco. Necesitamos volvernos locos y disfrutar de la vida en toda su belleza caótica. Necesitamos experimentar el mundo más grande que se encuentra más allá de nuestros dedos. En resumen, necesitamos sentir un poco de asombro cada día.

    Afortunadamente, el temor es una emoción fácil de cultivar. Simplemente necesita prestar atención, volverse un poco más atento y muy rápidamente comenzará a sentir la punzada de asombro a medida que se eleva desde el corazón y se lava sobre el alma. Así que hoy, haz lo inesperado, arriesga y avanza hacia lo desconocido. Atrévete a ser inspirado por el temor. Usted podría conducir a las colinas, a un lago o al mar. O tal vez tome un autobús o un tren a diez millas de su casa y luego camine de regreso. Hagas lo que hagas, presta atención a lo que encuentres. Abre tus ojos y oídos. Observe cualquier visión, sonido u olor que haya alrededor. Siente todo. Y cuando descubres lo inesperado, siente una sensación de asombro que te invade.

    O prueba este, mi pequeño ejercicio favorito, para reavivar tu asombro. Es tomado de mi libro reciente , El arte de la respiración. Puedes adaptar los principios a casi cualquier situación:

    Salir en una noche estrellada.

    Quítate los zapatos y los calcetines. Siente el suelo bajo tus pies.

    Mira hacia arriba …

    Observa cómo las estrellas fluyen hacia el infinito en todas direcciones. No solo inimaginablemente grande sino verdadero, infinito, siempre en expansión, infinito.

    Concéntrese en su respiración mientras fluye hacia adentro y hacia afuera. Siente las plantas de tus pies tocando el suelo, el aire fresco de la noche que te cubre. Siente la quietud, la expectativa, el infinito mismo….

    Mira las estrellas mientras brillan. Esos destellos pueden haber tardado millones de años en llegar a ti.

    Respira … amor, ama la llegada de la luz …

    Puedes probar otra meditación simple del Arte de la respiración aquí. O, pruebe una de las meditaciones acortadas de Terapia cognitiva basada en la conciencia plena (MBCT) aquí. Estos están tomados de mi libro, Mindfulness: Finding Peace in a Frantic World , escrito en colaboración con el profesor Mark Williams, co-desarrollador de MBCT.

    • ¿Qué es la atención plena?
    • ¿Qué puede hacer la atención plena por ti?