¿Eres un padre culpable?

Rara vez me encuentro con un padre que niega tener culpa sobre cómo han criado a sus hijos. Para la mayoría de nosotros, una cantidad moderada de culpa es en realidad un signo de amor, nuestro fuerte apego y compromiso para hacer lo mejor que podamos para criar niños sanos. Por supuesto, es una cuestión de grados.

Como en todas las cosas, demasiado o muy poco puede crear un problema grave para padres e hijos. El truco es saber que lo tenemos y por qué y, lo que es más importante, cómo impulsa nuestras elecciones y acciones en nuestro papel de padres.

La culpa es una emoción, no una realidad o una cadena perpetua. La culpa surge cuando nos damos cuenta de no haber sido lo mejor que pudimos haber sido para nuestros hijos. Viene y desaparece y puede ser leve o debilitante. La culpabilidad trata de decirnos que algo está mal y necesita ser corregido. Si no se enfrenta, se convertirá en vergüenza, un sentimiento de inutilidad y un sentido negativo de sí mismo.

La culpa puede sanar y resolverse con compasión y tiempo. Disminuye cuando se comparte al aire libre y con comprensión. La vergüenza es más difícil de resolver. No se trata de cometer errores. Se trata de ser un error. Con el tiempo y con ayuda, también se puede reducir.

¿De qué nos sentimos culpables?

Estos son los 20 comentarios principales que escucho de los padres sobre su culpabilidad:

• No estaba allí lo suficiente.
• No escuché.
• Estaba demasiado concentrado en la casa y el trabajo.
• No fui lo suficientemente cariñoso.
• Yo era crítico.
• Grité, golpeé y culpé.
• Fui un mal modelo a seguir.
• No me tomé el tiempo para entender a mis hijos …
• No fui consistente
• Presioné demasiado.
• No presioné lo suficiente.
• Le di una palmada.
• Bebí.
• Estaba deprimido.
• Luché con el papá o la mamá de mis hijos.
• Me divorcié.
• Dije cosas hirientes.
• Yo era egoísta.
• Ignore a mi hijo.
• No protegí a mis hijos.

Cuando la culpa se convierte en destructiva

La culpa es una emoción normal que puede ser una señal de advertencia o un empujón en la dirección correcta cuando surge como resultado de un comportamiento inapropiado o al salirse de nuestros propios valores. Para algunos, la culpa se convierte en un proceso de pensamiento crónico, incluso obsesivo, que ya no está conectado a un error específico o acción lamentable. Cuando los padres culpables se quedan atrapados en su dolor, pueden estar creando involuntariamente problemas más serios para ellos e incluso para sus hijos.

Si un niño se deprime, exhibe un comportamiento problemático, tiene TDAH, consume drogas o alcohol, obtiene malas notas, es flojo, es desafiante en la autoridad, tiene sobrepeso, es anoréxica, etc. Los padres culpables reaccionan de diversas maneras para sobrellevar su dolor. Puede que no sean conscientes de la culpa, la vergüenza o cualquiera de sus emociones, sino que actúen lo que sucede internamente.

La autoculpa puede aparecer en muchas formas, incluidas las habilitantes, las súplicas dramáticas para el cambio, amenazar, culpar al niño por su angustia "¿Cómo podría hacerme esto?", Retirarse, enfurecerse, angustiarse, inmutarse o incluso dejar de fumar como padre. La culpa puede demorarse y seguirnos mucho después de que los niños están fuera del nido.

Muchos padres no se dan cuenta de que cuando están visible y dramáticamente alterados acerca de cómo su hijo se está desarrollando o presentando, un niño normal internalizará eso como "no soy suficiente" o "estoy lastimando a mi papá y a mi mamá". -ser depende de su apego a nosotros, pueden trabajar más duro para ser lo que creen que queremos que sea, incluso si no es lo mejor para ellos. Algunos pueden huir emocionalmente, rechazando nuestra ayuda para poder enfrentarlo. Cuando un padre culpable empuja a un niño hacia la perfección, los niños pueden sentir la necesidad de parecer bien mientras niegan sus luchas y sentimientos.

Las buenas noticias sobre la culpa

Hay un lado positivo aquí. Si estás atrapado en este ciclo de crianza, puedes encontrar una forma más saludable de controlar tu culpa y / o vergüenza. Recuerde que la crianza de los hijos no tiene que ser perfecta. Nuestros niños aprenden de cada experiencia en sus vidas, incluso de nuestros errores.

Si tuvo una infancia muy dolorosa, puede estar cayendo en la trampa de ver a sus hijos a través del lente de su dolor. Puede sentirse impulsado por su necesidad de mejorarlo al brindarles a sus hijos una niñez libre de dolor.

Ten compasión de ti y de tus experiencias dolorosas. Pero trate de separar su experiencia pasada del enfoque nuevo y mejorado que está brindando a sus hijos. El objetivo es "lo suficientemente bueno", no la perfección. Los niños necesitan algunos desafíos y frustraciones para convertirse en adultos sanos y funcionales.

Recuerde retroceder y mirarnos a nosotros mismos y a nuestros hijos como seres humanos complejos. Es obvio que todos somos imperfectos, impredecibles, inconsistentes, impulsados ​​por la herencia y el medio ambiente, además de ser flexibles y capaces de cambiar.

Me recuerdo a mí misma como una mujer joven de 24 años, ya divorciada con un hijo de dos años. No tenía idea de lo joven que era y lo inmaduro. Cometí muchos errores y aún tengo una punzada de culpabilidad, principalmente por ser egoísta e impulsivo. Sin embargo, ahora tengo compasión de mí mismo en esa etapa de mi vida. Sé en mi corazón que hice lo mejor que pude con lo que sabía en ese momento y tuve que crecer mucho.

La culpabilidad que tenía por haberme divorciado era una pesada carga para mí y mi carga podría haberse convertido en una carga para mi hijo. Con ayuda descubrí que mi hijo no tenía que estar bien para convencerme de que era una buena madre.

Un terapeuta sabio me dijo una vez que los niños tienen derecho y necesidad de contar su propia historia en la vida. Eso incluye hacer y aprender de los errores que mi culpabilidad no podía permitir. Aprendí que la culpabilidad ya no podía desempeñar un papel en mi papel como padre.

Seguí teniendo una hija y, a medida que mis hijos crecían, también tuve que aprender que la culpa no tenía que ser el alerón en mis recuerdos de las alegrías y los desafíos de criarlos.

La clave es enfocarse en el proceso de crianza, que básicamente es amar, guiar y tranquilizar a los niños en lugar de centrarse en el resultado o en cómo resultan. Aprender cómo hacer esto aliviará la presión de la culpa y nos ayudará a todos a aceptar a los niños tal como son y a abandonar gradualmente nuestro papel como padres una vez que alcanzan la edad adulta.

Ann Smith es la Directora Ejecutiva de Breakthrough at Caron. Para obtener más información, visite Breakthrough en línea o como Healthy Connections en Facebook.

  • Cuidado personal y el diablo que sabes
  • 5 cosas "peligrosas" que los padres deben hacer con sus hijos
  • ¡Muchos aplican, pero pocos son aceptados!
  • Viviendo más cerca del hueso (Parte 1)
  • Papas biológicas de 1950 y amores perdidos: algunas similitudes
  • Este es tu cerebro en el fútbol
  • Et tu Jesse James, Tiger Woods, Charlie Sheen, yadda, yadda, yadda?
  • ¿Por qué las mujeres tienen orgasmos?
  • 72 Proverbios del infierno (no el infierno habitual)
  • Agua privada limpia y fresca
  • Infidelidad en la era digital
  • Las luchas de la salud mental de la cirugía de pérdida de peso
  • Tu cuerpo: Arma de elección
  • Ganar perspectiva desde la perspectiva de otra persona
  • Hablando a los niños sobre el suicidio
  • ¿Cómo lidias con la decepción?
  • Amor y miedo en la crianza de los hijos
  • Sobre ser "activado": cómo los recuerdos emocionales nos afectan
  • Crecimiento personal: ¿tiene necesidades o NECESIDADES?
  • Cómo cambia el sexo durante el embarazo, la enfermería y la paternidad
  • El caso de la psicoterapia existencial
  • El estado de diversidad del oficial de policía afecta sus percepciones
  • Por qué mantener los secretos en secreto solo los hace peores
  • Cuando su pareja quiere no-monogamia y usted no
  • Perspectivas de un psiquiatra budista
  • ¿Un mejor amigo? ¿Quién lo necesita?
  • Cómo (y cuándo) disculparse con su hijo
  • ¿Por qué los comentarios de "piezas privadas" de Trump fueron vistos como incorrectos?
  • Holiday Blues o síntomas de una conmoción cerebral?
  • Las leyes de apego
  • Cómo garantizar que 2012 será un año excelente
  • ¿Estamos todos adictos a algo?
  • ¿Llorando por la salud mental?
  • Honrando a los Camaradas de Guerra Caídos en Indochina
  • Ir a casa por las fiestas - ¿Tragedia o comedia?
  • ¿La prevención de la obesidad ha llevado a una nueva epidemia?