Eres más inteligente emocionalmente en el teléfono, realmente

Somos mejores para leer voces que caras.

michaeljung/Shutterstock

Fuente: michaeljung / Shutterstock

En los lugares de trabajo y en las familias de todo el mundo, la comunicación se conectó en línea. Enviamos un sinfín de correos electrónicos; hacemos videoconferencias en lugar de viajar por la ciudad para encontrarnos. En realidad, sentarse e interactuar con alguien en persona puede parecer un lujo raro.

Pero a medida que la tecnología se expande, ¿estamos perdiendo nuestra capacidad de conectarnos y sentir empatía con los demás, y con ello, la felicidad y el éxito que nos brinda la empatía? ¿Cómo puede pasar la compasión si el tiempo cara a cara está desapareciendo?

La empatía es la capacidad de “resonar” con otra persona: sentir sus emociones y comprender su perspectiva. La investigación sobre la empatía ha enfatizado nuestra capacidad para leer literalmente a los demás: al reflejar o sutilmente imitar sus expresiones faciales, comprendemos lo que están experimentando. Si vemos a alguien llorar, podemos sentir que nuestros ojos tienen agua; si los vemos fruncir el ceño, hacemos lo mismo, demuestra una investigación sueca. (De hecho, un estudio demostró que si se aplica Botox entre las cejas y no puede reflejar el ceño fruncido de alguien, su capacidad para interpretar rápidamente sus emociones puede verse afectada).

Afortunadamente, la empatía depende de más que leer expresiones faciales. De hecho, una nueva investigación sugiere cuán poderosa puede ser la voz para ayudarnos a conectarnos, y esa es una buena noticia para nuestro estilo de vida tecnológico emergente.

Escuchando por la empatía

La forma en que usualmente tratamos de identificar las emociones de otras personas es a través de sus expresiones faciales, sus ojos en particular. Se nos dice que “los ojos son las ventanas del alma”, y el contacto visual es ciertamente crítico en la empatía. Muchos psicólogos usan el ejercicio “Leer la mente en los ojos” para poner a prueba la empatía de sus experimentos. La idea es que si puedes detectar los cambios sutiles en el aspecto que la gente te da, puedes entender lo que están sintiendo y responder apropiadamente.

Pero un nuevo estudio de Michael Kraus, de la Escuela de Administración de la Universidad de Yale, descubrió que nuestro sentido del oído puede ser aún más fuerte que la vista cuando se trata de detectar con precisión las emociones. Kraus descubrió que somos más precisos cuando escuchamos la voz de alguien que cuando solo observamos sus expresiones faciales, o vemos su rostro y escuchamos su voz. En otras palabras, es posible que puedas sentir el estado emocional de alguien mejor por teléfono que en persona.

En un experimento, Kraus les pidió a los participantes que vieran videos de dos personas que interactuaban y se burlaban entre sí, y luego evaluaban cuánto sintieron los dos actores una variedad de emociones diferentes durante la interacción. En otro estudio, los participantes tuvieron conversaciones en cámara sobre cine, televisión, comida y bebidas, en una habitación que estaba iluminada u oscura. En un tercer estudio, se pidió a un grupo diferente de participantes que calificaran las emociones de los compañeros de conversación que habían sido grabados en video. En todos estos casos, los participantes fueron más precisos a la hora de identificar las emociones de los demás cuando solo escucharon las voces de las personas (en comparación con cuando miraban solo las expresiones faciales, o miraban las expresiones faciales y escuchaban las voces). Algunos experimentos más arrojaron resultados similares.

En varios estudios de seguimiento, Kraus se concentró en la razón por la cual la voz es un poderoso modo de empatía, especialmente cuando es el único indicio. Pidió a los participantes que debatieran sobre una situación de trabajo difícil sobre una plataforma de videoconferencia (Zoom) utilizando solo el micrófono o el micrófono y la cámara de video. Una vez más, los participantes fueron más precisos para detectar las emociones de los demás en llamadas de solo voz. Cuando escuchamos solo la voz, encontró que nuestra atención por las sutilezas en el tono vocal aumenta. Simplemente nos enfocamos más en los matices que escuchamos en la forma en que los hablantes se expresan.

Cuando hablas con alguien por teléfono, por ejemplo, es más probable que notes si están respirando rápidamente y parecen nerviosos, o si su habla es monótona y suenan deprimidas o cansadas. Por otro lado, puede detectar entusiasmo y emoción fácilmente cuando alguien habla de manera aguda y rápida.

Entonces, ¿cómo podemos mejorar al interpretar las emociones en las voces de nuestros compañeros de trabajo y seres queridos? No hay mucha investigación hasta la fecha explorando esta pregunta específicamente. Un estudio sobre gritos infantiles sugirió que los padres con más entrenamiento musical eran mejores para distinguir gritos de angustia de otros tipos de gritos. Pero, en realidad, es posible que no necesitemos mucho entrenamiento: Kraus descubrió que una vez que eliminas otras entradas (como las expresiones faciales), tu atención se agudiza y afina naturalmente en las pistas vocales.

El poder de la voz

Dado que a menudo tratamos de entender las emociones de otras personas confiando en sus caras, y que, de hecho, tendemos a sobreestimar nuestra capacidad para hacerlo, el estudio de Kraus es una llamada de atención. La voz puede ser un predictor mucho más confiable que la cara, especialmente cuando podemos dedicarle toda nuestra atención.

Investigaciones anteriores han demostrado cuánta información puede transmitir la voz. La investigación dirigida por Emiliana Simon-Thomas y Dacher Keltner, del Greater Good Science Center, muestra que no solo detectamos el tono emocional básico en la voz (p. Ej., Sentimientos positivos o negativos, o excitación versus calma); en realidad somos capaces de detectar matices finos. Podemos distinguir el enojo del miedo y la tristeza, y el respeto por la compasión, el interés y la vergüenza. Muchas de las “explosiones vocales” que significan emoción – desde el ¡ah! de miedo al placer … son reconocibles en todas las culturas.

La investigación muestra que la capacidad humana de percibir los matices en las voces es extremadamente sofisticada. Puede haber ofrecido a nuestros antepasados ​​una ventaja evolutiva, ayudándoles a distinguir voces familiares de las desconocidas, y percibir expresiones de necesidad y angustia que ayudaron a asegurar la supervivencia. Piense en la reacción visceral que tenemos hacia el llanto de un bebé: las madres están aún más sintonizadas con el llanto de su bebé, especialmente si han dado a luz natural.

De hecho, el reconocimiento de emoción vocal incluso tiene una región cerebral separada del reconocimiento facial de la emoción, según un estudio de imágenes cerebrales. Cuando dos personas hablan y realmente se entienden entre sí, sugirió otro estudio de imágenes cerebrales, algo bastante espectacular sucede: sus cerebros se sincronizan literalmente. Es como si estuvieran bailando en paralelo, la actividad cerebral del oyente refleja la del hablante con un breve retraso. Ese es el tipo de comunicación al que todos debemos aspirar, y que puede conducir no solo a mejores relaciones, sino también a más compasión.

Lo que ahora necesitamos es más investigación sobre cómo funciona la empatía en los mensajes de texto solamente. Uno de nuestros principales vehículos de comunicación en este momento es posiblemente el teléfono inteligente, desde mensajes de texto a mensajes en Facebook o WhatsApp, y puede ser mucho más difícil detectar emociones con precisión mediante textos cortos que a través de voces o expresiones faciales (emoticones o no).

Mientras tanto, tal vez podamos estar menos preocupados por la tendencia hacia más llamadas telefónicas y menos interacciones cara a cara en el trabajo y en nuestras vidas personales. Y quizás, especialmente cuando estamos teniendo una conversación difícil que requiere mucha empatía, debemos optar por una llamada telefónica a través de FaceTime o Skype. Por contradictorio que parezca, podemos estar más en sintonía con las emociones de un compañero de conversación a través de su voz.

Related of "Eres más inteligente emocionalmente en el teléfono, realmente"