Enseñando para el éxito profesional y de vida

Dolgachov/123RF
Fuente: Dolgachov / 123RF

¿Cómo aprenden los estudiantes a usar el conocimiento para lograr sus objetivos? A menos que la información se procese, organice y aplique, el conocimiento puede convertirse en una fuente de frustración en lugar de una satisfacción. Los niños aprenden a usar y aplicar el conocimiento a medida que adquieren habilidades para planificar, organizar, tomar decisiones y resolver problemas. Juntas, estas habilidades son los componentes básicos del ingenio: la capacidad de encontrar y usar los recursos disponibles para alcanzar los objetivos.

Cuando los estudiantes imaginan resultados múltiples, establecen objetivos, experimentan con nuevos enfoques y negocian desafíos, hacen conexiones importantes entre el conocimiento y el logro de los objetivos. Se convierten en creadores concienzudos de su propio futuro.

Este artículo está escrito principalmente para profesores de aula, pero conceptos similares pueden aplicarse en el hogar y en programas extracurriculares. Cada vez que ayudamos a los jóvenes a aplicar el conocimiento en el mundo real, los ayudamos a ver las vías para alcanzar sus objetivos.

El poder de determinar y dar forma al futuro

Las calificaciones altas y puntajes de exámenes no son indicadores confiables de ingenio. De hecho, la mayoría de los maestros conocen brillantes graduados universitarios que luchan por resolver problemas cotidianos. Ser ingenioso requiere más que una habilidad cognitiva. Se necesita la capacidad de procesar información tanto emocional como intelectualmente. La investigación muestra que los estudiantes con recursos no solo son mejores en el logro de sus objetivos, sino que también responden mejor bajo estrés. Un estudio mostró que el estrés académico afectó negativamente a las calificaciones de los estudiantes que tenían pocos recursos, pero no tuvo impacto en las calificaciones de los estudiantes altamente ingeniosos.

En los últimos años, hemos llegado a reconocer el conjunto de procesos cerebrales que ayudan a los niños a alcanzar sus metas como habilidades de funcionamiento ejecutivo. Ubicado en los lóbulos frontales, ayudan a los estudiantes a planear, comenzar, supervisar y terminar tareas, grandes y pequeñas. Son estas mismas habilidades las que permiten a los estudiantes trazar cursos satisfactorios a lo largo de la vida. Cuando estas habilidades son débiles, la vida cotidiana puede sentirse como estar en un barco sin timón.

Hay una gran cantidad de información disponible para ayudar a los maestros a aumentar las habilidades de funcionamiento ejecutivo de los niños. El Centro sobre el niño en desarrollo de la Universidad de Harvard tiene una guía gratuita, Mejorando y practicando habilidades de funciones ejecutivas con niños desde la infancia hasta la adolescencia . Para profundizar en el tema, recomiendo el excelente libro del Dr. Christopher Kaufman, Función ejecutiva en el aula: Estrategias prácticas para mejorar el rendimiento y mejorar las habilidades para todos los estudiantes.

Las habilidades de funcionamiento ejecutivo desempeñan un papel principal en la forma en que los estudiantes aprenden a autorregularse y dirigir sus acciones diarias y a largo plazo. Pero también es importante enseñar el concepto más amplio de cómo convertirse en un individuo ingenioso y por qué esto es importante en la vida. Los estudiantes aprenden ingenio a través de la práctica de ser dirigido a un objetivo. Los maestros proporcionan entornos que fomentan el ingenio cuando animan a los estudiantes a planificar, crear estrategias, priorizar, establecer objetivos, buscar recursos y supervisar su progreso.

Seis maneras de fomentar el ingenio en el aula

1. Enseñar el ingenio.

En palabras de Tony Robbins, "El éxito no se trata de tus recursos. Se trata de lo ingenioso que eres con lo que tienes ". Una de las mejores maneras para que los estudiantes entiendan el ingenio es a través de las historias de personas con recursos. Lo que aprenden de las biografías de personas como Temple Grandin, Rosa Parks, Richard Branson, Walt Disney y otros, es que todos los tipos de aprendices pueden ser ingeniosos. Sus aspectos comunes incluyen poder ver más allá de las soluciones cotidianas, no darse por vencido cuando los problemas se complican y aprender de los errores en el camino. Pídales a los alumnos que analicen historias de personas ingeniosas. ¿Que hicieron? ¿Por qué? ¿Cómo lograron sus metas?

2. Aplicar el conocimiento de la resolución de problemas a situaciones nuevas.

Uno de los enfoques más famosos y simples para la enseñanza de la resolución de problemas fue desarrollado por el educador matemático George Polya en 1945. Identificó cuatro principios que forman la base de la resolución de todos los problemas:

  1. Comprende el problema
  2. Diseña un plan
  3. Llevar a cabo el plan
  4. Mirar atrás

En el artículo Un proceso de resolución de problemas de cinco pasos de AC Burris, se agrega un quinto e importante paso a la lista: ampliar la práctica de los estudiantes que dan problemas para generalizar y aplicar lo que han aprendido en una variedad de contextos. Los maestros deben buscar oportunidades para conectar los principios de la resolución de problemas en una variedad de áreas temáticas y experiencias del mundo real. Este quinto paso ayuda a los estudiantes a conectar el ingenio a todos los aspectos de la vida.

3. Fomentar el uso de la tecnología.

Hay una gran cantidad de tecnología disponible que ayuda a los estudiantes a ser más ingeniosos y productivos. Por ejemplo, el mapeo mental puede ayudar a los niños a comprender mejor los problemas y diseñar planes mediante la visualización de conexiones, delineando diferentes lados de los problemas y determinando los próximos pasos. Los planificadores electrónicos, los programas para tomar notas y el software de línea de tiempo pueden ayudar a los estudiantes a completar sus planes.

4. Ayude a los alumnos a reflexionar sobre sus procesos de resolución de problemas.

Para reforzar el cuarto principio en el enfoque de Polya para la resolución de problemas, ayude a los estudiantes a comprender lo que significa mirar hacia atrás. Enseñe a los niños a revisar sus procesos de pensamiento. ¿Qué harían diferente la próxima vez? Las estrategias para mejorar las habilidades reflexivas se pueden encontrar en el artículo, Autoconciencia: Cómo los niños tienen sentido de las experiencias de la vida.

Si bien la independencia y la colaboración pueden parecer opuestas, ambas son necesarias para convertirse en recursos. Los estudiantes deben ser capaces de decidir qué tareas se logran mejor por sí solas y cuáles se benefician del trabajo en equipo. Antes de comenzar un proyecto de clase, pídales a los estudiantes que analicen las tareas. ¿Qué tareas debería realizar quién? ¿Por qué? ¿De qué manera la colaboración puede ayudar o dificultar el resultado del proyecto? Cuando los estudiantes participan en la planificación de los proyectos del aula, a menudo realizados por los maestros, ven de primera mano lo que produce buenos resultados. Cuando el proyecto esté completo, pídales a los alumnos que evalúen qué fue lo que salió bien y qué podría haberse hecho de manera diferente para mejorar el resultado final.

5. Enseñe a los niños el arte del escepticismo positivo.

Ser ingenioso significa desarrollar la capacidad de mirar múltiples soluciones a un solo problema. También requiere una dosis de escepticismo. Cuando les enseñamos a los niños a ser escépticos, a requerir evidencia adicional antes de aceptar las afirmaciones de alguien como ciertos, también les enseñamos a ser ingeniosos que resuelven problemas. Los maestros pueden modelar el escepticismo positivo en el aula, enseñando a los estudiantes a pensar como Galileo y Steve Jobs.

6. Voltea tu salón de clases.

Uno de los valores de las aulas volteadas es la capacidad del docente de proporcionar instrucción diferenciada y alentar a los alumnos a trabajar a su propio ritmo. En lugar de planificar, organizar y resolver problemas, tareas asociadas principalmente con la tarea, los maestros pueden observar esos procesos en el aula. Esto les permite a los docentes ver cuándo los alumnos topan con obstáculos que se interponen en el camino hacia el logro de los objetivos. La orientación y el apoyo adecuados pueden fomentar la capacidad del alumno para aprender de sus desafíos organizativos y de planificación. Vea Voltee su salón de clase: Llegue a cada alumno en cada clase todos los días por Jonathan Bergmann y Aaron Sams.

Autor

Marilyn Price-Mitchell, PhD, es la autora de Tomorrow's Change Makers: Reclamando el poder de la ciudadanía para una nueva generación . Una psicóloga e investigadora del desarrollo, trabaja en la intersección del desarrollo y la educación positivos de los jóvenes.

Sigue el trabajo de Marilyn en Roots of Action, Twitter o Facebook. Suscríbete para recibir notificaciones por correo electrónico de los artículos de Marilyn.

© 2015 Marilyn Price-Mitchell. Todos los derechos reservados. Por favor, consulte las pautas de reimpresión de Marilyn.

Related of "Enseñando para el éxito profesional y de vida"