Enseñando el corazón de la ciencia

"No se debe ser sentimental en estos asuntos"

Desde teléfonos celulares hasta marcapasos, los productos de la tecnología han cambiado nuestras vidas. No solo han mejorado la calidad de nuestras vidas, sino que también han contribuido a aumentar la duración de la vida. Hay más personas viviendo hasta los 100 que nunca antes en la historia registrada. Los artilugios nos entretienen, hacen que los quehaceres sean menos laboriosos y nos ayudan a trabajar más eficientemente. También nos educan, nos permiten comunicarnos de manera prácticamente instantánea en todo el mundo, diagnosticar y ayudar a tratar nuestras enfermedades y lesiones, e incluso ayudar a crear una nueva vida. Es perfectamente razonable que amemos los avances logrados por la ciencia y la tecnología.

Pero, ¿puede la computadora más poderosa con acceso a más datos que ninguna otra persona ha podido dominar decirnos cuándo se debe quitar el soporte vital de un niño lesionado en un accidente o ayudarnos a decidir a quién se debe otorgar el control en una custodia infantil impugnada? ¿batalla? Así como pasó mucho tiempo antes de que las computadoras y los satélites, la felicidad a menudo depende de las interacciones con los demás y las decisiones que afectan nuestras vidas y las de los demás. Vivir con las consecuencias de nuestras decisiones puede ser mucho más difícil de lo que sería trabajar más duro o más tiempo para completar tareas sin el beneficio de un equipo avanzado.

Sabemos que es esencial aumentar nuestra inversión de tiempo y experiencia en educación científica para mantenernos al día con el progreso acelerado del conocimiento científico, la habilidad, el descubrimiento y la invención. A medida que la creciente riqueza de información y habilidades ocupa gran parte del día educativo, queda menos tiempo para dominar todo lo demás, incluida la forma de tomar decisiones para el uso racional y moral de los nuevos descubrimientos e inventos científicos. Los teóricos ofrecen diferentes definiciones formales de la palabra moral, pero en términos psicológicos básicos, la moral se refiere a lo que debe hacerse en lugar de simplemente lo que se puede hacer. ¿Pero es necesario o incluso posible educar para la moralidad?

La investigación ha demostrado que la educación influye en la calidad del razonamiento sobre los dilemas morales. Del mismo modo que la educación mejora la capacidad de pensar de forma lógica sobre los problemas matemáticos o científicos, también puede promover el pensamiento lógico sobre las elecciones morales. El análisis lógico es inherente al pensamiento científico y matemático, por lo que no es sorprendente que en estudios de investigación, los estudiantes universitarios que se especializaron en matemáticas o ciencias obtuvieron mejores puntajes en la calidad de su razonamiento sobre dilemas morales que aquellos que se especializaron en disciplinas como historia o literatura . Esta diferencia no se debe a que los estudiantes de ciencias eran más inteligentes que otros estudiantes; estudiantes de ciencias de primer año no mostraron tal ventaja en su razonamiento moral. ¿Esto significa que estudiar ciencia puede ayudar a que alguien sea más moral?

La moral es más compleja que el análisis lógico solo. Los estudiantes de ciencias superiores mostraron un razonamiento superior solo por problemas que involucraban un contexto científico. Su pensamiento no era mejor que el de los otros estudiantes por problemas que involucraban elecciones no científicas, como las decisiones de custodia de los hijos. La investigación ha demostrado que las habilidades cognitivas aprendidas en un contexto no siempre se transfieren a otros contextos. En otras palabras, las habilidades de pensamiento se desarrollan con la práctica, pero mejoran principalmente con respecto al material aprendido. Por ejemplo, un maestro de ajedrez puede no sobresalir en la estrategia militar, y un médico que toma decisiones médicas inteligentes en el hospital podría no tomar las mejores decisiones personales en el hogar.

La tendencia a pensar en términos de categorías es fundamental para el procesamiento cognitivo. Las categorías contribuyen al uso eficiente y significativo de la información. Por ejemplo, no necesitamos descubrir que la manzana que acabamos de comprar es comestible; aprendimos que las manzanas son parte de nuestro conjunto de cosas comestibles. La clasificación exacta también puede mejorar nuestra comprensión de los eventos y fenómenos. Por ejemplo, clasificar correctamente un conjunto de síntomas como pertenecientes a una categoría de enfermedad de infecciones bacterianas puede dirigir el tratamiento médico efectivo. A pesar de sus ventajas, las categorías también pueden interferir con el procesamiento óptimo. Pueden inhibir la identificación de nuevas categorías o la reclasificación de instancias de las existentes. Por ejemplo, la aceptación de una etiología bacteriana para algunos casos de úlceras estomacales se retrasó por la suposición de que las úlceras son una afección no infecciosa.

La categorización del conocimiento constituye la base para el uso práctico actual así como para guiar el progreso futuro. Considerar que el trastorno por déficit de atención es un problema en la función cerebral alienta el desarrollo y el uso de la intervención farmacéutica, mientras que conceptualizarlo como una reacción al estrés o el resultado del aprendizaje inadaptado fomenta la investigación sobre la intervención conductual. La aplicación de estándares morales a las decisiones depende de si la situación se considera o no como un problema moralmente cargado. La representación de problemas como técnicos o logísticos puede dificultar la identificación de problemas morales. No se plantearán preguntas morales si el diseño de los productos o las presentaciones de los medios se enfoca solo en minimizar los costos y maximizar el rendimiento y el atractivo del consumidor o del público. ¿Te preguntas si los artilugios brillantes que amamos y de los que no podemos vivir, los cosméticos o las coloridas y sin arrugas que nos embellecen se hacen en entornos de trabajo seguros y saludables? ¿Le importaría si un producto deseable fuera fabricado por niños o por trabajadores expuestos a productos químicos tóxicos? ¿Disfrutarías de alitas de pollo o chuletas de ternera si los animales hubieran vivido toda su vida en jaulas estrechas?

En muchos problemas lógicos, el criterio de éxito es claro (por ejemplo, margen de beneficio, costos de producción, precisión del diagnóstico, alivio de los síntomas). En los problemas morales, el criterio no siempre es claro o no se puede medir (por ej., Felicidad conyugal versus bienestar del niño, seguridad versus libertad). Los logros incontrovertibles de la ciencia pueden convencernos de que el enfoque científico es el más importante para la resolución de problemas y la forma más efectiva de mejorar la calidad de vida. Como la educación científica fomenta el análisis lógico, no necesariamente refuerza la convicción de que las cuestiones morales son tan importantes como las materiales. Al considerar la aplicación de pesticidas para matar mosquitos transmisores de enfermedades, un científico ambiental puede emplear métodos científicos para estimar el impacto en el ecosistema. Pero, ¿es probable o probable que el científico juzgue los derechos conflictivos de protección contra el mosquito y los efectos secundarios del pesticida? En estudios de investigación, las especialidades superiores de ciencias consideraban que los problemas morales eran menos importantes que los estudiantes que se especializaban en campos no científicos. Los estudiantes de primer año de ciencias y especializaciones no científicas no difieren en su importancia percibida. El estudio formal en las ciencias, entonces, puede mejorar la capacidad de pensar racionalmente, pero promover la sensación de que las preocupaciones morales son menos importantes que las cuestiones técnicas.

El énfasis en el pensamiento racional en la educación formal puede contribuir a una intelectualización de la moralidad para los estudiantes en todas las especialidades. La investigación ha sugerido que la educación puede cambiar el enfoque de los alumnos hacia la moralidad, alejándolos del compromiso personal hacia un modo racional de resolución de problemas. Cuando una decisión involucraba un problema de política impersonal, como el uso de la tierra o los aumentos salariales, las personas mayores eran más sensibles a las preocupaciones morales que los estudiantes de primer año. Sin embargo, cuando un dilema involucraba preocupaciones interpersonales tales como la asignación del presupuesto familiar o la crianza de los hijos, las personas mayores eran menos sensibles a los problemas morales. Sin un cálculo para determinar el mayor bien, la felicidad, el bienestar, el propósito o el significado, podemos sentirnos impotentes para buscar respuestas morales. La despersonalización de la moralidad plantea el riesgo de engendrar un mundo en el que las decisiones sobre las personas se toman de la misma manera que las de la ingeniería de computadoras más rápidas o edificios más altos. Al principio, la idea de encontrar al alma gemela en el ciberespacio con el software de computadora parecía impersonal e inapropiada, pero pronto fue aceptada como un ejemplo más de la aplicación de la ciencia para mejorar nuestras vidas. Ahora los amantes tienen la opción de terminar una relación romántica a través de un mensaje de texto o por medio de un servicio en línea que enviará el mensaje de ruptura para ellos. Donde antes se consideraba que los niños eran la creación natural de una relación amorosa, ahora las personas que desean dar a luz y criar a un hijo sin las complicaciones de una relación romántica pueden confiar en un servicio de Internet para encontrar a un futuro padre parental de ideas afines.

Desafortunadamente, la historia nos ha dado ejemplos de cómo puede llegar a ser la despersonalización extrema. Durante la Segunda Guerra Mundial, los líderes nazis enmarcaron los problemas en términos estériles para eliminar toda la atención humana a las personas como personas. Refiriéndose a la liquidación de la población judía, Goebbels instruyó: "No se debe ser sentimental en estos asuntos", y "La piedad, para no hablar de la simpatía, es completamente inapropiada". La investigación sugiere que podemos aprender cómo educar para la sensibilidad moral y la determinación de usar la ciencia para mantener lo humano en la cultura humana. ¿Qué habremos ganado si descubrimos más secretos de la naturaleza e inventamos artilugios más sofisticados, pero no comprendemos los secretos de la justicia, la compasión, el cuidado y el significado? ¿Qué es vivir más tiempo si nuestras vidas carecen de propósito o significado que trascienda una vida individual y abarque todo?

Related of "Enseñando el corazón de la ciencia"