Enfócate en los actos de Trump, no en su psicología

Muchas personas aún no entienden que Donald Trump puede ser un narcisista de clase mundial y aún no calificar para un trastorno mental.

Mi último blog me explicó por qué es malo, no loco, solo loco como un zorro. Y que darle problemas con los enfermos mentales es un insulto para ellos, no para él.

El impulso de los diagnosticadores aficionados de etiquetar erróneamente a Trump como mentalmente enfermo es perfectamente comprensible. Están aterrorizados (como yo) por su comportamiento dictatorial e impulsivo y se sienten obligados a recurrir a insultos psiquiátricos como una forma de deslegitimarlo. Pero esto es inexacto, innecesario e injusto para el enfermo mental, ineficaz y mal objetivo.

Debemos desafiar a Trump en sus comportamientos escandalosos y mentiras constantes, no en su estado mental. Las especulaciones sobre las motivaciones psicológicas de Trump, o si él cree en sus propias mentiras, son tanto distrayentes como irrelevantes.

En este momento crucial, con nuestra frágil democracia en grave riesgo, realmente no me importa por qué Trump hace lo que hace. Son sus acciones peligrosas las que cuentan, no las razones psicológicas por las que las hace.

Una semana después de asumir el cargo, Trump declaró la guerra a nuestra Constitución y también a los tribunales encargados de defenderla. Afirmó que, con base en su evaluación de los riesgos para la seguridad nacional, podía excluir arbitrariamente a los viajeros de países musulmanes seleccionados, sin ninguna revisión judicial de la legalidad de su orden ejecutiva.

Su reclamo no tiene precedentes y el tribunal lo ha rechazado dos veces: "No hay precedentes que respalden esta falta de consideración, que va en contra de la estructura fundamental de nuestra democracia".

Trump ridiculizó a los cuatro jueces que dictaminaron en su contra y afirmó que estaban actuando políticamente, a pesar de que dos habían sido nombrados por presidentes republicanos y dos por presidentes demócratas. Ningún presidente en nuestra larga historia ha mostrado tal falta de respeto por la judicatura o disposición para desafiar los controles y equilibrios necesarios que restringen el poder presidencial.

Las decisiones judiciales inminentes en este caso pueden constituir un punto de inflexión clave en la historia de los Estados Unidos. Si los jueces aceptan la excusa de "seguridad nacional" de Trump por actos inconstitucionales, eso lo animará a presionar para obtener un poder mucho mayor. Puede crear una dictadura de facto, erosionando nuestros preciosos derechos civiles, basada solo en su interpretación arbitraria de la "seguridad nacional".

Los tribunales deben establecer que la excusa de "seguridad nacional" de Trump no es un cheque en blanco, lo que permite violaciones seriales de la Constitución. Las decisiones judiciales siempre han sido fuertemente influenciadas por la política. La pregunta ahora es si los jueces tendrán el coraje de apoyar nuestra Constitución frente a la intimidación decidida de Trump.

Trump también está preparando a un hombre de paja: publica un tweet que dice que si un acto terrorista ocurriera alguna vez, deberíamos "culparlos", no responsabilizarlo. Él está renunciando de forma preventiva a la responsabilidad de proteger a los Estados Unidos lo mejor que puede, pero hacerlo de manera consistente con mantener la Constitución y respetar nuestras leyes. Trump quiere establecer la peligrosa dicotomía de que le otorguemos poder dictatorial o que no lo hagamos responsable de proteger la seguridad nacional.

Todos los presidentes anteriores entendieron que eran responsables de la seguridad nacional. Ninguno, ni siquiera George Bush, alguna vez presumió que esto les daba el derecho de gobernar autocráticamente y por encima de la ley.

Trump solo puede contenerse mediante los controles y equilibrios que siempre han salvaguardado nuestra democracia. El Congreso, los tribunales, los medios de comunicación y el público deben oponerse a su poder persistente.

Hasta ahora el Congreso ha demostrado ser inútil, los tribunales aún no se han probado, el público es en su mayoría pasivo. Los medios libres son los últimos y probablemente el mejor protector de la democracia, razón por la cual Trump persiste en la audaz mentira de que es deshonesto y de que es veraz.

La oposición a la toma de poder de Trump debe basarse en la política, no en la psicología. Se debe hacer todo lo posible ahora para fortalecer la columna vertebral del actual Congreso muy defectuoso y elegir uno más sabio y valiente en 2018.

Y los esfuerzos vigorosos deben comenzar de inmediato para terminar con la época oscura de Trump en 2020. Si consigue un segundo mandato, Trump podría llegar lejos en la destrucción de las preciosas pero frágiles instituciones democráticas que nos han gobernado durante casi dos siglos y medio. .

No es casualidad que 1984 de Orwell haya llegado a la cima de la lista de mejores vendedores de Amazon inmediatamente después de la elección de Trump. Otro libro que la gente debería leer es Sinclair Lewis ' It Can Happen Here.

Related of "Enfócate en los actos de Trump, no en su psicología"