Encontrar tu equilibrio cuando la vida te lanza una bola curva

Lidiando con la pérdida sin perderte.

Wikimedia image by Gebrüder Thonet

Fuente: Imagen de Wikimedia por Gebrüder Thonet.

A menudo es doloroso y desorientador cuando la vida nos lanza una bola curva. Una de las curvas más curvilíneas es romper con un ser querido que ha encontrado su camino hacia nuestro corazón. ¿Cómo podemos curarnos del dolor emocional de un final repentino, incluso si sucedió hace mucho tiempo? ¿Cómo podemos aprovechar los recursos internos para que podamos sanar y seguir adelante?

La historia de Buda de las dos flechas puede ofrecer una visión psicológicamente sensata de cómo lidiar con la adversidad. La primera flecha se refiere a las cosas desagradables que nos suceden. Después de una ruptura, se pierde la comodidad y la conexión en la que hemos confiado. De manera similar a la muerte de un ser querido, existe la sorprendente finalidad de no compartir más tu vida.

Darse cuenta de que la relación no coincide con nuestras esperanzas socava nuestro sentido de la realidad. Algo que pensamos que era sólido y seguro resulta ser inestable. Si la separación fue provocada por una traición o una decisión unilateral, podemos sentirnos especialmente traumatizados y vulnerables. Incapaz de envolver nuestra mente en torno a lo que sucedió y no tener voz en el asunto puede hacer que nos sintamos irrespetuosos, impotentes y tristemente tristes.

La aflicción es la forma en que nuestro cuerpo se cura del dolor. Necesitamos encontrar un camino intermedio para lidiar hábilmente con nuestros sentimientos de pérdida para que no los evitemos ni nos abrumemos por ellos. Encontrar la distancia correcta de los sentimientos es uno de los aspectos de Focusing, desarrollado por Eugene Gendlin, que nos ayuda a ser amables con nuestra vida emocional.

¿Que pasa conmigo?

Como mencioné, la primera flecha es la imprevisibilidad de la vida que atraviesa nuestra zona de confort: el choque, la pérdida, la tristeza. Pero es la segunda flecha que genera la mayor parte de nuestro sufrimiento. Esta flecha es la que dirigimos hacia nosotros mismos, muchas veces sin nuestra plena conciencia.

Tenemos poco control sobre las flechas inevitables que la vida nos dispara. Tenemos más control sobre la segunda flecha, la que viene desde adentro. Esta es la flecha de la autocrítica, el odio y la vergüenza. Esta herida autoinfligida hace que nuestro dolor sea más complicado y prolongado.

El dolor de una pérdida inevitable, “pérdidas necesarias”, como las llama la autora Judith Viorst, se intensifica por el sufrimiento persistente creado por la culpa y la vergüenza. No solo sentimos pena y tristeza, sino que llegamos a la conclusión de que algo anda mal con nosotros por tener estos sentimientos. Es posible que nos consuman pensamientos repetitivos a los que debemos culpar de alguna manera por la situación, o que debe haber algún problema con nosotros, o que no debemos sentirnos tan angustiados. Nuestro diálogo interno podría ser:

  • ¿Cómo me equivoqué?
  • Debería haber superado esto por ahora!
  • ¿Por qué no puedo dejar ir?
  • ¿Que pasa conmigo?
  • ¿Cómo creé esto?
  • Soy un perdedor y un fracaso.

Es posible que tengamos alguna responsabilidad en una ruptura. Pero hay una diferencia crucial entre culparnos a nosotros mismos y responsabilizarnos de lo que podría haber sido nuestra parte. Estar paralizado por la culpa nos congela la capacidad de suavizar nuestra pena y nos preguntamos cómo las cosas se desviaron.

Por ejemplo, tal vez no escuchamos atentamente cuando nuestro compañero expresó sus quejas. Es posible que haya habido errores o falta de comunicación a la que contribuimos. ¿Nos aferramos a suposiciones y no hicimos suficientes preguntas? ¿La relación se marchitó por negligencia?

Si estamos paralizados por la vergüenza, convencidos de que somos defectuosos, no estamos dispuestos a aprender de nuestra experiencia. Podemos hundirnos en la depresión y la desesperanza. O podemos disparar la flecha a la otra persona, culparla y quedarnos atrapados en fantasías de venganza y recriminaciones que perpetúan nuestro sufrimiento.

Otro aspecto desafortunado de la autocrítica y la vergüenza tóxica es que nos impide reconocer cosas positivas sobre nosotros mismos. ¿Podemos validar cómo abrimos nuestro corazón y corrimos el riesgo de amar, a pesar del resultado no deseado? ¿Podemos diferenciar nuestra vergüenza tóxica de una vergüenza saludable (o culpa saludable) que podría ayudarnos a crecer?

Validándonos a nosotros mismos

En su libro clásico “El viaje de las parejas”, la Dra. Susan Campbell escribe que algunas relaciones son relaciones de aprendizaje en lugar de relaciones de pareja a largo plazo. Nos preparan para una mejor relación por venir.

La vida nos presenta una serie de experiencias de aprendizaje. Si podemos ser conscientes de cómo apuntamos la segunda flecha hacia nosotros mismos, tenemos más control sobre si lanzamos esa flecha tóxica o si nos sostenemos con respeto y dignidad mientras lamentamos nuestra pérdida y aprendemos de la experiencia.

La separación, la pérdida y la traición son suficientemente dolorosas. Si agregamos culpa propia y vergüenza tóxica a la mezcla, profundizamos nuestro sufrimiento.

Nuestro desafío es validar nuestro valor interior y valor independientemente de lo que nos suceda. Al prestar atención a las situaciones difíciles, podemos diferenciar el dolor inevitable del sufrimiento autogenerado. Manteniéndonos con dignidad, podemos llorar, aprender y seguir adelante con nuestro respeto propio intacto, incluso si estamos temporalmente magullados.

  • 6 maneras de saber si alguien te está encendiendo.
  • Obteniendo el amor que quieres
  • Un sentido de perdón, parte 1
  • 7 elementos espirituales críticos para la recuperación de la adicción
  • ¿Por qué los padres todavía Spank aunque saben que no deberían
  • No puedes odiarte a ti mismo
  • Vinculado: Experiencias Adversas de la Infancia, Salud + Adicción
  • "Mea Culpa": admisión de Alzheimer
  • Lo que ese examen final sueña realmente significa
  • Usted puede estar equivocado acerca de su patrón de apego
  • Mentiras, manipulaciones y distorsiones.
  • Perder una relación sin perderte a ti mismo
  • ¿Bickering define bastante su relación?
  • ¿Soy normal?
  • Una nueva vida se pone aún mejor con la edad, según un nuevo estudio
  • Encontrar identidad
  • El perfeccionismo y la mujer embarazada, parte 2
  • Por qué estoy contento de haber visto a un psiquiatra
  • El efecto Trump: una actualización
  • Por qué el miedo al fracaso puede mantenerte atascado
  • Lo que un contratista de pisos me enseñó acerca de la vergüenza
  • La esposa, una crítica de cine
  • El coraje de aparecer
  • Palabras Prohibidas: Salud Sexual
  • ¿Por qué las mujeres tienen tasas más altas de TEPT que los hombres?
  • Los pros y contras de "I-Statements"
  • Los efectos de la crisis fronteriza: negligencia infantil y RAD
  • ¿Qué es el trauma?
  • Lo que las hijas sin amor se equivocan en la vida
  • A veces, la pérdida de audición puede ser embarazosa
  • El legado de las audiencias de Blasey Ford / Kavanaugh
  • Recuperación de la adicción
  • Cuando la supervivencia no está en juego: el misterio del trastorno de pánico
  • Encontrar identidad
  • Crianza de los hijos en la era de #MeToo: ¿Qué estás comunicando?
  • ¿Estás saboteando tu amor propio?