Encontrar nuevas partes de la personalidad

Los psicólogos han propuesto más de 400 partes de personalidad, desde partes fácilmente reconocibles que se estudian regularmente, como la extraversión y la humildad, hasta partes descuidadas y poco estudiadas, como la enantiodromía.

Una "parte de la personalidad" es un patrón que aprendemos a etiquetar: es realmente nuestra representación mental de un aspecto de la personalidad que reconocemos una y otra vez en otras personas y quizás también en nosotros mismos. Este patrón de personalidad se puede expresar en la forma en que una persona piensa o siente, o en el comportamiento del individuo. Por ejemplo, Carl Jung usó el término "enantiodromía" para describir la pequeña voz dentro de nosotros que contradice lo que decimos en voz alta. Si exclamamos a nuestro colega "¡Qué gran trabajo está haciendo!" Y luego nos preguntamos: "¿Ella realmente sabe lo que está haciendo?", Esa voz contraria es la enantiodromía en el trabajo, como lo vio Jung.

Aunque podemos percibir una cualidad dada en varias personas, nuestra percepción de la posible existencia de una parte de la personalidad es distinta de su existencia real. La existencia real de una parte de la personalidad depende de algunas demostraciones empíricas de su realidad. Por lo general, esto implica desarrollar algún tipo de medida de la calidad mental de interés. En esencia, las pruebas de inteligencia bien construidas ayudan a confirmar la existencia de la inteligencia humana; pruebas de humildad bien construidas ayudan a confirmar la existencia de la humildad como una cualidad de la personalidad.

Comprender cuándo una determinada parte de la personalidad está presente en una persona puede ser muy útil. Si sabemos que una persona posee una cualidad particular, como creatividad, timidez o amabilidad, eso tiene implicaciones para nuestras predicciones sobre el comportamiento de la persona. Podemos reclutar a una persona creativa en lugar de convencional para que presente nuevas ideas para rejuvenecer una celebración de la ciudad que se ha cansado y que las personas ya no desean asistir.

¿Cómo es que percibimos estos patrones de personalidad en las personas que nos rodean? ¿Por qué ciertos patrones llaman nuestra atención?

A lo largo de la historia, las personas han dedicado un esfuerzo considerable para identificar partes de la personalidad, lo que tiene sentido, dado su valor predictivo. Entonces, vale la pena pensar en los orígenes de nuestras ideas sobre partes de la personalidad. Se han registrado partes de la personalidad desde la antigüedad. Filósofos, asesores políticos, médicos, dramaturgos y otros escribieron descripciones de la personalidad, comunicando los términos en uso en sus comunidades para describir a las personas: miserables, sociables, desconfiados, melancólicos y similares. En el camino, algunos de esos escritores probablemente complementaron el lenguaje de la personalidad con sus propias sugerencias de partes, elaborando ideas como el respeto, el narcisismo y la inteligencia, y clarificando cuidadosamente cada concepto al hacerlo. En tiempos más recientes, los mismos psicólogos han organizado y refinado estas partes, y han introducido otras nuevas, como la necesidad de logros y la orientación al futuro. Pero, ¿qué hay en nuestra propia vida mental que nos permita, o que permita a los expertos, ver partes de la personalidad? Creo que hay al menos tres fuentes de nuestras percepciones: mecanismos de detección evolucionados, necesidad social y análisis experto.

1. Mecanismos de detección evolucionados

No es descabellado imaginar que tenemos detectores incorporados de partes clave de la personalidad. La cognición humana a menudo se organiza para recoger ciertas señales y sintetizarlas en una forma de percepción. Nuestros centros de idiomas, por ejemplo, están organizados para identificar los sujetos y los objetos de las oraciones. Nuestros sistemas visuales están organizados para detectar los bordes de los objetos y las señales de su profundidad en nuestro campo visual.

El psicólogo evolutivo David Buss ha argumentado que las personas han desarrollado "detectores de diferencias" para evaluar cómo las personas varían en términos de sus rasgos de personalidad. Desde su perspectiva, entre nuestros antepasados ​​evolutivos, aquellos que desarrollaron mecanismos de detección de diferencias poseían una ventaja adaptativa en relación con los demás.

Buss cuenta la historia actual de "Dora", que descubrió que su mejor amiga se había acostado con su esposo. Como consecuencia, perdió a su esposo y a su mejor amiga, y su mundo social se derrumbó. Buss sugirió que Dora habría estado mejor si hubiera podido entender que su amiga era alta en hostilidad y desagrado, y por lo tanto, que probablemente la traicionaría, y si hubiera detectado que su esposo era un narcisista y que los narcisistas son más propensos a tener relaciones extramatrimoniales que otras personas.

En 1921, Carl Jung señaló que varios escritores y filósofos habían identificado a los mismos tipos de personas una y otra vez a través de las culturas y los tiempos: extravertidos, introvertidos, tipos de sentimientos y tipos de pensamiento. Para Jung, estas clases de personas parecían universales. Hoy, los pensadores evolutivos dirían que hemos desarrollado mecanismos de detección de diferencias que nos permiten percibir estas diferencias.

2. Imperativos sociales

Llamemos a la segunda fuente de identificación de rasgos un imperativo social. Para que los grupos operen con éxito, deben determinar qué personas pueden cumplir razonablemente ciertos roles. Por el contrario, los grupos sociales identifican a los miembros que, debido a una enfermedad, su entorno o por otras razones no pueden participar plenamente en la sociedad: estos individuos carecen de la capacidad o la voluntad de cumplir con sus obligaciones sociales. El etiquetado de una persona como incapaz de participar en sus obligaciones debe hacerse con mucho cuidado. El grupo social desarrolla una teoría, en esencia, de las partes sanas de la personalidad que carecen estas personas con discapacidad, o partes poco saludables de la personalidad de las cuales estas personas con discapacidad tienen demasiado. Los médicos de la antigüedad ya habían comenzado a etiquetar ciertos rasgos o síndromes de síntomas como enfermedades e identificar a las personas que necesitaban tratamiento para mejorar su estado psicológico. Si una persona estaba triste y carecía de la energía para llevar a cabo sus funciones, estaba melancólico y sufría de mucha bilis negra. Las personas que eran lentas y tan relajada como para iniciar muy poco por sí mismas se etiquetaron como flemáticas, y así sucesivamente.

Como ejemplo más reciente, los gobiernos de finales del siglo XIX implementaron la educación universal, y cuando lo hicieron, descubrieron la necesidad de distinguir entre aquellos niños que podían y no podían beneficiarse de la educación. Las primeras pruebas de inteligencia -y el concepto moderno de inteligencia- surgieron de la necesidad social de identificar a los estudiantes que podían aprender en las escuelas públicas del momento y de descartar a los que no podían beneficiarse de las aulas de ese momento.

3. Análisis experto

Una tercera base para identificar los rasgos de personalidad es el trabajo de investigación experta extraído de la ciencia básica. Un ejemplo reciente proviene del trabajo de Stephen Kosslyn y G. Wayne Miller. Argumentaban sobre la base de la investigación neuropsicológica que las porciones superiores del hemisferio cerebral humano están especializadas para el pensamiento y las generalizaciones holísticas y abstractas, mientras que las porciones inferiores de los hemisferios están dedicadas a comprender casos específicos de eventos en contextos específicos. Sobre la base de estas diferencias entre el procesamiento cerebral superior e inferior, argumentaron que debería existir una dimensión de personalidad que capture esta forma de pensar superior-inferior. Para probar su hipótesis, pasaron a diseñar una prueba de estilo de pensamiento, que ha proporcionado algún apoyo para su conjetura, un ejemplo perfecto de la construcción de un rasgo de personalidad a partir de la investigación científica básica. Ejemplos adicionales de partes de la personalidad que se identificaron sobre la base de la teoría psicológica incluyen la idea de la propensión a la represión, que surgió del concepto de represión de Freud, y el rasgo de la perspectiva del tiempo futuro, que surgió de la teoría de que las personas varían en su perspectiva del tiempo Las personas con una perspectiva temporal futura se enfocan en sí mismas en el futuro: a menudo son optimistas y crean planes para sí mismas, mientras que las personas que se enfocan en el pasado pueden estar más tristes y menos preparadas para enfrentar los próximos desafíos.

La respuesta a la pregunta "¿De dónde vienen los rasgos de personalidad?" Es que provienen de múltiples fuentes: nuestro sistema perceptivo evolucionado para detectar la personalidad, la necesidad social y la comprensión experta. Pero no todas las conjeturas sobre la diferencia de personalidad son igualmente buenas. Algunos rasgos nuevos son rechazados, mientras que otros encuentran una amplia circulación en el campo. Sin embargo, se identifica una parte de la mente que debe resistir el escrutinio científico para garantizar que se pueda medir con claridad y que su existencia sea importante para el funcionamiento humano.

Referencias

Los psicólogos han estudiado 400 partes … y el See Mayer, JD (1995). Un marco para la clasificación de los componentes de personalidad. Journal of Personality, 63, 819-877.

Enantiodromia , de la p. 541 de Jung, CG (1923). Tipos psicológicos (HG Baynes, Trans.). Nueva York: Harcourt Brace & Co. (Trabajo original publicado en 1921).

Una "parte de la personalidad" es un patrón … Esta descripción sigue a Mayer, JD (1995). Un marco para la clasificación de los componentes de personalidad. Journal of Personality, 63, 819-877.

La historia de advertencia de Dora y los detectores de diferencias: Buss, DM (2010) La personalidad y el paisaje adaptativo: El papel de las diferencias individuales en la creación y resolución de problemas de adaptación social. En DM Buss y PH Hawley (Eds.). La evolución de la personalidad y las diferencias individuales. Nueva York: Oxford University Press.

Kosslyn, SM y Miller, GW (2013). Cerebro superior, cerebro inferior. Nueva York: Simon & Schuster.

Copyright © 2014 por John D. Mayer

  • Los elefantes no serán televisados
  • Cómo dejar de faltarle el respeto a tus hijos
  • ¿Estás en riesgo por la exposición a la radiación de Fukushima?
  • Tipos de personalidad hindú Travel West
  • Ellos hablan, escuchamos
  • Suicidio en el campus
  • Respondiendo al odio: ¿Deberíamos simplemente "amarnos unos a otros"?
  • Los caminos del amor
  • ¿Afectarán los cambios en la etiqueta nutricional de la FDA el comportamiento del comprador?
  • El silencio está matando a tus parientes LGBT
  • Cinco argumentos para el libre albedrío
  • El desafío de acordar las reglas alimentarias para vivir
  • El poder de vernos en la literatura
  • Genética de la Longevidad
  • La ambivalencia de agosto
  • Llevando métodos de "La Voz" a los debates presidenciales
  • Memoria de Proustian: ¿Era realmente un pastel de té Madeleine?
  • ¿Pueden los humanos realmente conectarse con la naturaleza comiendo una gran Mac?
  • Entrar en la experiencia de otro
  • La herida primaria: ¿tienes una?
  • Cuando los elefantes son bendecidos
  • Dieta y violencia
  • Adicción a la búsqueda excesiva de atención y drama
  • Ciencia de la moralidad? No tan rapido.
  • ¿Puede la buena literatura ser glorificada?
  • Un mito moderno: Medicina como ciencia: Parte II
  • Tener un ataque de arte
  • Misandry Y Misoginia
  • El asilo mental estadounidense: un remanente de la historia
  • Respondiendo al odio: ¿Deberíamos simplemente "amarnos unos a otros"?
  • 6 aperturas para hablar con los niños sobre sexo y género
  • ¿Puede amar vivir en voz alta y orgulloso?
  • El mundo de la psicología transexual
  • ¿Cuándo una feminista no es feminista?
  • Videojuegos, resolución de problemas y autoeficacia - Parte 2
  • La era de ansiedad de Trump está dañando la salud de la nación