Encontrar el hogar entre mundos

Marianna Pogosyan
Fuente: Marianna Pogosyan

"El dolor por el hogar vive en todos nosotros", escribe Maya Angelou, "el lugar seguro donde podemos ir tal como somos y no ser interrogados". Para algunos, cuyas infancias se diseminaron por el mundo, el hogar es un tapiz de extranjeros recuerdos. Para algunos, ¿de quién es la respuesta ? es todo menos directo, el hogar tiene más de una dirección. Para algunos que se hacen llamar Third Culture Kids (TCK), el dolor por el hogar es constante e insaciable.

El término TCK se acuñó por primera vez en la década de 1950, cuando dos sociólogas estadounidenses, Ruth Hill Useem y John Useem, viajaron a India para investigar a las familias estadounidenses de misioneros, funcionarios del servicio exterior y hombres de negocios que vivían fuera de los EE. UU. Como expatriados. Durante su estadía en la India, los Useem identificaron tres subgrupos (culturas) a los que estas familias pertenecían. La primera cultura fue la de sus padres; el segundo fue su cultura anfitriona donde estaban basados; y la tercera cultura era el estilo de vida que compartían con otros expatriados y familias móviles internacionales (Pollock y Van Reken, 2009).

Marianna Pogosyan
Fuente: Marianna Pogosyan

Muchos investigadores han pedido la necesidad de estudiar la población TCK, que en 1984 fueron llamados "ciudadanos prototipo del futuro" por el sociólogo Ted Ward. Como el número de familias que se están mudando al extranjero continúa aumentando rápidamente, esta necesidad se vuelve más crítica. (Según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, había 232 millones de personas viviendo en el extranjero en el 2003). Sin embargo, entender la experiencia TCK es importante no solo por el mundo cada vez más móvil, sino también porque puede arrojar luz sobre el concepto de marginalidad constructiva (Bennett, 1993). Notablemente, la forma en que los individuos aprenden a usar sus habilidades multiculturales para encajar en diferentes lugares, integrar sus múltiples marcos de referencia para desarrollar la totalidad y moverse con fluidez entre culturas mientras toman un rol activo en la creación de sus propias identidades.

Entonces, ¿quiénes son TCK? ¿Quiénes son estos nómadas globales? ¿Quiénes son estos niños que crecen lejos de casa? ¿Cómo los afecta una infancia de copiosos viajes y cambios constantes como adultos?

Una educación con una gran cantidad de experiencias internacionales puede tener muchas ventajas. El dominio de múltiples idiomas, la sensibilidad intercultural, las visiones del mundo ampliadas, la mentalidad abierta y la empatía cultural se encuentran entre los más frecuentes. Los TCK ingresan a la adultez armados con habilidades para manejar el cambio y comunicarse entre culturas. Por lo general, son altamente educados, con una encuesta que muestra que los TCK son cuatro veces más propensos a tener títulos de licenciatura en comparación con los no TCK. A menudo, eligen carreras con temas internacionales (por ejemplo, campos de servicios humanos, educación, medicina, derecho, trabajo por cuenta propia).

Sin embargo, junto con una amplia gama de oportunidades y privilegios, crecer entre culturas presenta desafíos únicos. A diferencia de sus pares en el hogar, por ejemplo, los TCK generalmente están rodeados de múltiples señales culturales que influyen en sus autoconceptos e identidades. Como resultado, estos adolescentes a menudo reportan sentirse desarraigados e inquietos, así como diferentes de sus compañeros. Forman su sentido de pertenencia en torno a sus relaciones en lugar de los países particulares.

Además, la centralidad de sus autoconceptos se desplaza de su yo colectivo a su ser personal, ya que basan sus identidades en sus habilidades y rasgos personales (yo personal), en lugar de sus roles sociales variables y pertenencias (yo colectivo). Como demuestra la investigación reciente en psicología social, los motores frecuentes sienten un afecto más positivo en las interacciones donde se percibía con precisión su yo personal (en contraste con los no motores, cuyo afecto positivo se asociaba con la percepción precisa de su yo colectivo).

Otro tema común en la vida de los TCK es la dualidad: su experiencia de "pertenecer a todas partes y en ninguna parte", estar "profundamente conectados, pero desconectados", sentirse "parte de y aparte de" otros al mismo tiempo. Pollock y Van Reken (2009) esbozan una lista de beneficios y desafíos de TCK que demuestran la naturaleza a menudo paradójica de su experiencia.

Marianna Pogosyan
Fuente: Marianna Pogosyan

Una visión del lugar donde habitan los TCK -entre culturas y cosmovisiones, entre identidades y perspectivas- puede enseñarnos a comprendernos mejor a nosotros mismos y a quienes nos rodean, impactando todo desde la manera en que conducimos a la forma en que amamos. Aquí hay 4 lecciones para considerar de la experiencia TCK.

1. El hogar es más que solo un lugar

Hay tranquilidad en la idea de que no importa qué tan lejos nos lleven nuestros viajes, los tesoros que son más importantes: nuestros recuerdos, nuestros valores, nuestras alegrías, no se perderán en ninguna terminal del aeropuerto, porque los llevamos dentro de nosotros.

2. Construir relaciones atentos

La gente entra y sale de nuestras vidas, enriqueciendo nuestros días y cambiando nuestros caminos. Estar presentes, atentos y en el momento con nuestra conexión con los demás nos ayudará a obtener la mayor satisfacción de nuestras relaciones. La atención plena puede ser un catalizador para el disfrute de nuestras amistades, así como un antídoto para el dolor cuando se han ido.

3. "Desempaca tus maletas y planta tus árboles"

El padre de Ruth Van Reken una vez dio su sabio consejo que hace eco de la sabiduría de vivir en el presente: no tengas miedo a plantar árboles porque crees que no estarás allí para recoger los frutos. Desempacar nuestros bolsos es una buena metáfora del compromiso de abrazar y disfrutar las oportunidades que se presentan en el presente. Además, plantar árboles puede ser tan gratificante como comer de ellos.

4. Sé abierto

Las amistades se pueden nutrir en idiomas extranjeros;

La sabiduría se puede cosechar de las diferencias;

La felicidad puede tropezarse en los caminos lejos de casa.

"Cada crisis presenta tanto una oportunidad para el crecimiento psicológico como un peligro de deterioro psicológico", escribe Gerald Caplan (1964) en Principios de Psiquiatría Preventiva. En el contexto de la experiencia TCK, tal vez la crisis es una palabra fuerte, como lo es el deterioro , a pesar de las continuas oportunidades para ambos en medio de transiciones frecuentes. Sin embargo, una vida vivida entre culturas permite algunas observaciones sobre el crecimiento psicológico y la naturaleza del espíritu humano. Notablemente, su fuerza. Su notable capacidad para construir, ajustar y adaptarse una y otra vez. Su disposición a acercarse al límite de nuestros límites, a involucrarse con todo un espectro de emociones -algunas felices, otras terribles- y a regresar, no indemnes, y luego con más capacidad de recuperación y perspicacia. Entonces, existe nuestra necesidad inherente de pertenecer. Pertenecer a un grupo de personas que, a pesar de nuestras diferencias, nos ven y aceptan por lo que realmente somos. Finalmente, conocer ese hogar, como observa el ensayista de TCK Pico Iyer, "tiene menos que ver con un trozo de tierra que con una porción de alma".

Referencias

Bennett, JM (1993). Marginalidad cultural: problemas de identidad en la formación intercultural. En RM Paige (ed.) Educación para la experiencia intercultural (109-135). Yarmouth, ME: Prensa Intercultural.

Bonebright, DA (2010). Niños de tercera cultura adultos: retos y oportunidades de DRH. Human Resource Development International , 13 (3), 351-359.

Caplan, G. (1964). Principios de Psiquiatría Preventiva. Nueva York: Libros Básicos.

Dewaele, JM; van Oudenhoven, P. (2009). El efecto del multilingüismo / multiculturalismo en la personalidad: ¿no hay ganancia sin dolor para los niños de la tercera cultura? International Journal of Multilingualism, 6 (4), 443-459.

Fail, H., Thompson, J. y Walker, G. (2004). Pertenencia, identidad y Tercera Cultura Niños: Historias de vida de antiguos alumnos de escuelas internacionales. J érica de Investigación en Educación Internacional, 3 (3), 319-338.

Lam, H. y Selmer, J. (2004). ¿Los ex-niños de la "tercera cultura" son los expatriados empresariales ideales ?, Career Development International, 9 (2), 109-122.

McCaig, NM (1996). Understanding Global Nomads, en CD Smith (ed.) Strangers at Home: Ensayos sobre los efectos de vivir en el extranjero y llegar a "casa" a una tierra extraña , (99-120). Nueva York: Aletheia.

Oishi, S., Lun, J., y Sherman, GD (2007). Movilidad residencial, autoconcepto y afecto positivo en las interacciones sociales. Revista de personalidad y psicología social, 93 (1), 131-141.

Peterson, BE, y Plamondon, LT (2009). Tercera cultura infantil y las consecuencias de las estadías internacionales sobre el autoritarismo, el equilibrio aculturativo y el afecto positivo. Revista de Investigación en Personalidad, 43 (5), 755-763.

Pollock, DC, y Van Reken, RE (2009). Tercera cultura infantil: la experiencia de crecer entre mundos . Boston: Nicholas Brealy.

Straffon, DA (2003). Evaluar la sensibilidad intercultural de los estudiantes de secundaria que asisten a una escuela internacional. Revista Internacional de Relaciones Interculturales, 27 (4), 487-501.

Useem, RH y Cottrell, AB (1993). TCK cuatro veces más probabilidades de obtener títulos de licenciatura. NewsLinks – El periódico de International Schools Services , mayo, vol. XII, No. 5: Princeton, NJ

Useem, J., Useem, R., y Donoghue, J. (1963). Hombres en el medio de la tercera cultura: los roles de las personas estadounidenses y no occidentales en la administración intercultural. Organización Humana, 22 (3), 169-179.

Walters, KA, y Auton-Cuff, FP (2009). Una historia para contar: el desarrollo de la identidad de las mujeres que crecen como niños de la tercera cultura. Mental Health, Religion and Culture, 12 (7), 755-772.

http://www.un.org/en/development/desa/news/population/number-of-internat…

Related of "Encontrar el hogar entre mundos"