¿En una dieta? Aprende cómo la distracción reduce la tentación

La investigación revela que con una mente ocupada, la atención dividida afecta el apetito

Llegas al final de la línea del buffet, llenando diligentemente tu plato con vegetales crudos y carne magra. Totalmente poco apetecible, pero definitivamente fiel a su plan de dieta. Pero no estás fuera del bosque. Para volver a tu mesa, debes pasar la barra de postres. O al menos eliges pasar, solo para “ver lo que tienen”. Cuando lo haces, desafortunadamente, ves tu talón de Aquiles. El único elemento que podría conducir a su caída: una rebanada deliciosa de pastel de chocolate. ¿Qué haces? ¿Lo agarras, solo para tener “un bocado” o seguir caminando? La respuesta depende de lo duro que estés pensando.

Distracción y atención

Si llega a este tipo de bifurcación (apropiadamente análoga) en el camino con poco en mente, quizás durante un tranquilo brunch el sábado, corre el riesgo de hacer volar su dieta. Sin embargo, si ve el pastel de chocolate mientras conversa apasionadamente con la persona que está detrás de usted en el bufé, es posible que ni siquiera lo note.

Lotte F. Van Dillen y otros en “Cambiando el ojo a la tentación” (2013) descubrió que la carga cognitiva puede disminuir el efecto de la tentación tanto en el pensamiento como en el comportamiento. [i] Cuando los participantes del estudio se vieron obligados a realizar tareas mentales que aumentaron la carga cognitiva, prestaron menos atención a estímulos atractivos, tanto comida sabrosa como rostros femeninos atractivos.

Tentación y atención

Van Dillen et al. señaló que las personas que hacen dieta ya enfrentan una batalla cuesta arriba, y los estudios muestran que prestan atención selectiva a alimentos atractivos. Reconocen que los bebedores y los fumadores se enfrentan a desafíos similares de “sesgo de procesamiento” cuando se enfrentan a objetos asociados con su vicio de elección. Sin embargo, según la investigación, la probabilidad de ceder a la tentación parece correlacionarse con la atención prestada a las señales atractivas. Señalan que realizar una tarea exigente cuando se exponen a elementos tentadores puede evitar que se formen antojos en primer lugar.

Van Dillen et al. afirman que estos hallazgos sugieren que la tentación requiere cognición, y la participación en tareas mentalmente exigentes mejora la autorregulación. La carga cognitiva nos permite hacer “la vista gorda” a los ítems deseables.

En cuanto a las implicaciones de sus hallazgos, señalan que “contrariamente a los puntos de vista tradicionales, realizar una tarea exigente concurrente en realidad puede disminuir el poder cautivador de la tentación y así facilitar la autorregulación”.

Apetito y atención: comer caótico

Las personas ocupadas a menudo no tienen la oportunidad de prestar atención a los alimentos tentadores porque simplemente no están expuestos a ellos. No tienen tiempo ni siquiera para almorzar y, a veces, en ausencia de señales de comida, no tienen hambre. Afortunadamente, la investigación no se correlaciona necesariamente con las comidas omitidas ni con el aumento de peso de las comidas inusuales.

Annie R. Zimmerman y otros, (2018), al estudiar lo que denominan “alimentación caótica”, que se define como comer o comer en horarios variables durante el día, descubrieron que dichos patrones no están relacionados con el índice de masa corporal. [Ii] tenga en cuenta que sus resultados desafían las pautas sobre la importancia de mantener los horarios de comida estándar, y demuestran que los horarios de comida irregulares no promueven el aumento de peso.

Sin embargo, en otro estudio, Kelly C. Allison y Namni Goel (2018) descubrieron que los tiempos de comida pueden contribuir significativamente a la regulación del peso corporal y que comer de noche puede tener un impacto adverso sobre el peso y el metabolismo. [Iii]

Combinando la investigación con la práctica, también es cierto que podría decirse que el momento de las comidas también puede afectar el control de las porciones. Probablemente dediques menos tiempo y atención a cualquier bocado que tomes cuando corres al trabajo que a la pinta de Ben and Jerry que disfrutas, sin prisas, al final del día.

La atención afecta la intención

Ya sea que te apegues a las comidas tradicionales o no, cuando aparece la tentación, aparentemente, es menos probable que disfrutes si estás involucrado en otra actividad. Todos pueden relacionarse con la experiencia de estar totalmente absortos en una tarea, conversación o proyecto interesante o agradable, donde el tiempo parece pasar volando. Aparentemente, tales condiciones también son conducentes a apegarse a un plan de dieta.

Entonces, al evaluar la credibilidad de ese delgado amigo o colega que explica su esbelto cuadro alegando que ella simplemente “se olvida de comer”, considere que a la luz de la investigación que indica las consecuencias de la distracción, tal vez eso sea cierto.

Referencias

[i] Lotte F. Van Dillen, Esther K. Papies y Wilhelm Hofmann, “Dar vuelta a un ojo a la tentación: cómo la carga cognitiva puede facilitar la autorregulación”, Journal of Personality and Social Psychology 104, no. 3, 2013, 427-443.

[ii] Annie R. Zimmerman, Laura Johnson y Jeffrey M. Brunstrom, “Evaluar” la alimentación caótica “utilizando el autoinforme y la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición para Adultos del Reino Unido: No hay asociación entre el IMC y la variabilidad en los horarios de comidas o refrigerios” Fisiología y Comportamiento 192, 2018, 64-71.

[iii] Kelly C. Allison y Namni Goel, “Momento de comer en adultos en todo el espectro de peso: factores metabólicos y mecanismos circadianos potenciales”, Physiology & Behavior 192, 2018, 158-166.

Related of "¿En una dieta? Aprende cómo la distracción reduce la tentación"