Elegir ser libre de niños

En los últimos cincuenta años se ha producido un cambio importante en los patrones de fecundidad de las naciones desarrolladas, que se debe principalmente a los avances en anticoncepción, educación e igualdad de género. La etiqueta de sin hijos esconde diferencias fundamentales entre los individuos, siendo la elección y la permanencia consideraciones clave para distinguir entre los diferentes tipos de falta de hijos (Houseknecht, 1987). Algunos estudios establecieron una dicotomía básica entre la falta de hijos voluntarios y los involuntarios.

Abma y Martínez (2006) estimaron que en su gran muestra de mujeres estadounidenses sin hijos de entre 35 y 44 años, la distribución fue voluntaria en un 42% y involuntaria en un 28%, con un 30% clasificado como temporalmente sin hijos: las que no habían tenido hijos pero esperaban hazlo en el futuro

La dicotomía voluntario-involuntario puede ser demasiado simplista, ya que el camino hacia la falta de hijos a menudo implica una combinación de factores voluntarios e involuntarios (Doyle, Pooley y Breen, 2013; Jeffries y Konnert, 2002) y algunos investigadores prefieren utilizar los términos más amplios sin hijos por elección y sin hijos por las circunstancias (Cannold, 2004).

Los primeros estudios hicieron varias distinciones. Veevers (1973) estimó que alrededor de un tercio de los adultos sin hijos / libres son los primeros articuladores: aquellos que toman la decisión de forma independiente y temprano en la vida, tal vez incluso en la infancia. Es más probable que demuestren un mayor compromiso para no tener hijos. La etiqueta de los postores fue dada a aquellos que deciden más adelante en la vida: personas que pueden haber asumido que tendrían hijos un día, pero posponen la decisión y finalmente deciden no hacerlo. Sin embargo, Dariotis (2004) ha argumentado que esta definición de postponer no distingue entre las personas que toman una decisión activa más tarde en la vida y las que toman una serie de decisiones pasivas. Ella propuso una categorización tricotómica de articuladores tempranos, articuladores tardíos y pospositores perpetuos, enfatizando así no solo el momento de la decisión sino si es activa o pasiva. Anteriormente, Lunneborg (1999) sugirió otra etiqueta de aquiescers para describir a aquellos, con mayor frecuencia hombres, que son más neutrales hacia la paternidad y que están de acuerdo con las decisiones sobre la maternidad de su pareja.

La categorización de una persona como intencionalmente sin hijos se complica por el hecho de que la falta de hijos permanentes solo puede establecerse definitivamente para las mujeres posmenopáusicas o las personas que han sido esterilizadas. La investigación indica que una proporción significativa de aquellos que expresan intenciones de quedarse sin hijos puede cambiar de opinión más adelante, particularmente en respuesta a circunstancias cambiantes de la vida, como la formación de relaciones (Gray, Evans y Reimondos, 2013)

Correlaciones sociodemográficas de la falta de hijos voluntarios

Las mujeres sin hijos tienden a tener más educación que el promedio (Abma & Martinez, 2006), aunque Hoem, Neyer y Anderson (2006) sugieren que el campo de la educación es más importante que el nivel: las mujeres educadas para ingresar a la docencia tienen mayor fertilidad tasas y tasas significativamente menores de falta de niños que aquellos educados en artes o humanidades.

En comparación con las mujeres que tienen o desean hijos, las mujeres voluntariamente sin hijos tienen más probabilidades de tener ingresos relativamente más altos, ser empleadas en ocupaciones profesionales o gerenciales, y vivir en áreas urbanas (Abma y Martínez, 2006). Sin embargo, Waren y Pals (2013) observaron que, si bien las variables económicas, en particular la educación, fueron predictores significativos de falta de hijos voluntarios para las mujeres, no tenían esta relación para los hombres. Kanazawa (2014) descubrió que incluso después de controlar la educación, la inteligencia se asociaba positivamente con la falta de hijos de por vida para las mujeres, pero no para los hombres.

En términos de actitudes y valores, los niños sin hijos tienden a ser menos tradicionales y menos conservadores, con actitudes más igualitarias hacia la igualdad de género (Abma y Martínez, 2006; Waren y Pals, 2013). También son mucho más propensos a ser no religiosos o ateos (Stobert y Kemeny, 2003). Houseknecht (1987) observó una tendencia a que las mujeres sin hijos tuvieran una educación relativamente permisiva con niveles moderados de calidez parental y el estímulo de la independencia y el rendimiento. Kiernan (1989) encontró que para las mujeres con hermanos no había asociación entre la falta de hijos y el número de hermanos, pero que las mujeres que solo eran niños tenían significativamente más probabilidades de no tener hijos.

Motivaciones para la falta de hijos voluntarios

Para la mayoría de las personas sin niños, el deseo de independencia y libertad es fundamental para su decisión, y esta es una de las motivaciones más populares (Duxbury, Medhill y Lyons, 2005). Houseknecht (1987) observó que la libertad de la responsabilidad del cuidado de los hijos y las oportunidades así ofrecidas se mencionaba como razón de ser en el 79% de los estudios motivacionales evaluados. En una encuesta de hombres y mujeres sin hijos, la afirmación de que valoro la libertad y la independencia fue calificada como un fuerte motivo por más del 80% de los encuestados, particularmente los menores de 40 años (Scott, 2009).

Una percepción común de los que no tienen hijos es que no les gustan los niños. Si bien este puede ser el caso durante alrededor de una cuarta parte, es una falta general de interés en los niños o incomodidad en su entorno lo que se expresa con más frecuencia que la aversión total (Park, 2005; Scott, 2009). Otros pueden amar a los niños y disfrutar de un contacto regular con ellos a través del trabajo o la familia. Lo que sí parece importante para el individuo, particularmente para las mujeres, es sentir que carecen de lo que ven como el instinto o deseo necesario para ser padres (Ciaccio, 2006; Duxbury et al., 2005).

Contrario al estereotipo popular, solo una minoría de personas sin hijos renuncia a la paternidad específicamente para enfocarse en su carrera (Duxbury et al., 2005; Maher y Saugeres, 2007), y las preocupaciones financieras parecen ser más prominentes para los hombres que para las mujeres. Tener una mejor relación con la pareja es una razón citada con más frecuencia, que va en contra de la percepción tradicional de que los niños son necesarios para una relación feliz y plena (Duxbury et al., 2005).

Las preocupaciones sobre la superpoblación y sus consecuencias sociales o ambientales recibieron mayor prominencia en los estudios de los años 1970 y 1980, reflejando los puntos de vista políticos de la época (Veevers, 1979), aunque todavía se mencionan con frecuencia (Duxbury et al., 2005). Se puede dar una multitud de otras razones, que reflejan la naturaleza personal de la decisión. Estos incluyen haber tenido una infancia infeliz (Stobert y Kemeny, 2003) y temores con respecto a los traumas físicos o las consecuencias del embarazo y el parto (Maher y Saugeres, 2007).

Personalidad y falta de hijos voluntarios

Las indicaciones de una asociación con la personalidad provienen del hecho de que el hecho de percibirse a sí mismo como poseedor de un temperamento inadecuado para la crianza de los hijos suele citarse como una razón para no tener hijos. Se mencionan con frecuencia el deseo de independencia y libertad, la necesidad de un hogar tranquilo, el deseo de evitar la tensión emocional y rasgos específicos como la impaciencia, la introversión, el perfeccionismo y la ansiedad (Duxbury et al., 2005; Langdridge, Sheeran & Connolly, 2005; Park, 2005).

A pesar de que hay una falta de investigación sobre los Cinco Grandes específicamente en relación con la falta de hijos voluntarios, se han encontrado asociaciones consistentes entre los rasgos y otros aspectos de la conducta reproductiva.

Extraversión : Silka y Keisler (1977) observaron que las parejas que tenían la intención de quedarse sin hijos o no estaban seguras, expresaban una mayor preferencia por estar solas, estaban menos interesadas en la interacción con las personas y solían tener ocupaciones más solitarias. La extraversión se asoció positivamente con una mayor probabilidad de paternidad, paternidad temprana, mayor probabilidad de embarazo no planificado y un mayor número de niños en general (Berg, Rotkirch, Vaisanen, & Jokela, 2013; Jokela, Alvergne, Pollet & Lummaa, 2011; Skirbekk y Blekesaune, 2013). El rasgo relacionado de Sociabilidad también se ha asociado positivamente con la probabilidad de tener hijos (Jokela, Kivimäki, Elovainio y Keltikangas-Järvinen, 2009).

Apertura a la experiencia: una mayor apertura a la experiencia se asocia con una menor probabilidad de paternidad y menos hijos en general, aunque el control de los antecedentes socioeconómicos atenúa parcialmente esto (Jokela et al., 2011). Los que tienen una mayor apertura son más propensos a posponer o renunciar al matrimonio (Lundberg, 2012) y a tener hijos más adelante en la vida (Tavares, 2008). Jokela (2012) encontró que la Alta Apertura tuvo una asociación más fuerte con la fertilidad para las cohortes de nacimiento más jóvenes, lo que refleja los avances recientes en la igualdad de género y la creciente aceptación de estilos de vida no tradicionales. Tavares (2008) sugiere que gran parte de la diferencia en el momento del primer nacimiento entre mujeres más educadas y menos educadas puede deberse a un subgrupo de mujeres más abiertas dentro del grupo educado que pospone fuertemente el parto y por lo tanto aumenta la edad promedio para crear una fertilidad brecha'. La apertura tiene una correlación moderada con la inteligencia que se ha asociado con una mayor probabilidad de falta de hijos para las mujeres (Kanazawa, 2014) y menos niños para ambos sexos (Hopcroft, 2006).

Afabilidad: en las mujeres, mayor cordialidad se asocia con más niños, partos prematuros y una mayor probabilidad de matrimonio, independientemente de la cohorte de nacimiento o el nivel de educación (Jokela, 2012; Tavares, 2008), pero no parece tener esta relación para hombres aunque hombres más agradables se casan y tienen hijos antes que hombres menos agradables (Jokela et al., 2011). Lower Agreeableness predijo una mayor ambivalencia decisional hacia la crianza en adultos jóvenes y adolescentes de ambos sexos (Pinquart, Stotzka y Silbereisen, 2008), y Miller (1992) encontró que los rasgos relacionados de Nurturance y Affiliation se asociaron positivamente con la motivación fértil, nuevamente en ambos géneros. Newton y Stewart (2013) compararon mujeres de mediana edad con y sin hijos: las que no tenían hijos obtuvieron puntuaciones inferiores en rasgos "femeninos" convencionales como simpatía, crianza y búsqueda de consuelo, con una tendencia hacia puntuaciones más altas en rasgos "masculinos" convencionales como escepticismo e independencia

Neuroticismo: la relación del neuroticismo con la fertilidad parece mixta. En general, un mayor neuroticismo se ha asociado con un menor número de niños para hombres y mujeres, pero aunque Jokela et al. (2011) y Jokela (2012) no encontraron efectos de cohorte de edad, Skirbekk y Blekesaune (2013) informaron que en los hombres solo hubo un efecto para los nacidos después de 1957. Sin embargo, un mayor neuroticismo también se relaciona positivamente con el parto anterior y la posibilidad de embarazo no planificado, y después de controlar por clase social, se relaciona positivamente con la posibilidad de embarazos planificados (Berg et al., 2013; Tavares, 2008). En adolescentes, un mayor neuroticismo se ha asociado con una mayor ambivalencia decisional hacia la maternidad (Pinquart et al., 2008) y una menor probabilidad de convertirse en padres a la edad de 38 (Reis, Dörnte y von der Lippe, 2011). Jokela et al. (2009) encontraron que el rasgo relacionado de la Emocionalidad (Buss y Plomin, 1984) no era predictivo del primer nacimiento, pero una mayor Emocionalidad se asoció con un menor número de niños posteriores. Encontrar la crianza de un hijo o la perspectiva de que sea estresante puede influir en que alguien tenga menos hijos o ninguno. Las tasas más bajas de fertilidad también pueden deberse a una mayor incidencia de dificultades de relación entre los altamente neuróticos (Rogge, Bradbury, Hahlweg, Engl y Thurmaier, 2006).

Conciencia : las personas Altamente Conscientes son organizadas y confiables, y pueden ser perfeccionistas. La conciencia parece ser relevante solo para las mujeres, en quienes se asocia con un menor número de hijos y menor probabilidad de embarazo no planificado (Berg et al., 2013; Jokela et al., 2011; Skirbekk & Blekesaune, 2013). También es predictivo de un parto posterior, aunque Tavares (2008) notó que esto no fue significativo después de controlar la educación. El principal efecto de la Conciencia en la reducción de la fertilidad general parece ser a través del uso más eficaz de la anticoncepción y la postergación del parto debido a la carrera. Jokela, Hintsa, Hintsanen y Keltikangas-Järvinen (2010) encontraron que estar en el rasgo relacionado de Persistencia disminuyó la probabilidad de tener hijos en un 25%.

En un artículo reciente, Margaret Alison y yo investigamos este tema ( Avison, M., & Furnham, A. 2015. Personalidad y falta de hijos voluntarios. Journal of Population Research) En nuestro estudio, 780 adultos completaron una encuesta en línea que evaluaba los rasgos de personalidad de los Cinco Grandes. el rasgo de la Independencia, el deseo de ser padres, las motivaciones para elegir la falta de hijos y otras características sociodemográficas.

Estas son algunas de las declaraciones que les pedimos a aquellos que calificaron quién había elegido o no. Puntuaciones promedio (10 = Totalmente de acuerdo, 1 Totalmente en desacuerdo) de motivaciones para falta de hijos voluntarios (n = 664)

Tener un hijo restringiría mi libertad / independencia

La tarea de criar a un niño simplemente no tiene mucho interés para mí

Tener un hijo restringiría mi estilo de vida

Hay otras formas de lograr la autorrealización en las que prefiero centrarme

Me gusta una vida hogareña pacífica y los niños impactarían sobre esto

Criar a un niño es una gran responsabilidad

Creo que cuidar de un niño me causaría demasiada preocupación / estrés

Tener un hijo es costoso

Falta de instinto maternal / paternal

Siento que puedo hacer una mejor contribución a la sociedad / el mundo al no tener hijos

No disfrutes estar cerca de los niños

Preocupación por traer un niño al mundo debido al estado actual / futuro de la sociedad o el medio ambiente

Preocupación de que el mundo esté superpoblado

Siento que no tendría tiempo suficiente para darle a un niño

Preocupación sobre el riesgo / dolor involucrado en el embarazo / parto

Tener un hijo puede afectar negativamente mi relación con mi pareja

Preocupación por el efecto de los niños en mi carrera

No creo que sería un padre adecuado debido a mi personalidad

Riesgo de tener un niño con discapacidades mentales / físicas

Preocupación por los efectos físicos del parto en el cuerpo de mi cuerpo / compañero

Preocupado por el hecho de que el cuidado de los niños / las tareas domésticas sería compartido de manera desigual entre mi pareja y yo

Mi cónyuge / pareja no quiere hijos

Posibilidad de transmitir una condición genética

No creo que sería un padre adecuado debido a mi educación

Me siento demasiado viejo para comenzar a tener hijos

No he / no conocí a una pareja adecuada con quien tener hijos

Dificultades biológicas / infertilidad

En comparación con los padres o aquellos que desean tener hijos, los encuestados sin hijos obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en Independence y significativamente menores en Agradabilidad y Extraversión. También eran menos religiosos y más políticamente liberales. Para las personas que no son padres, el nivel de deseo de ser padres se correlacionó negativamente con la Independencia y se correlacionó positivamente con la amabilidad y la religiosidad. El número ideal de niños deseado se correlacionó positivamente con la amabilidad y la religiosidad. Los encuestados sin hijos que decidieron temprano en la vida no tener hijos ("articuladores tempranos") fueron significativamente más altos en Independencia y Apertura a la experiencia que aquellos que decidieron más adelante en la vida. Las motivaciones para la falta de hijos se cargaron en cinco factores, cuatro de los cuales se correlacionaron significativamente con los rasgos de personalidad. Los resultados sugieren que la personalidad juega un papel importante en la influencia de las personas hacia o desde la paternidad.

Referencias

Abma, JC, y Martinez, GM (2006). Sin hijos entre las mujeres mayores en los Estados Unidos: tendencias y perfiles. Journal of Marriage and Family, 68 (4), 1045-1056.

Berg, V., Rotkirch, A., Vaisanen, H. y Jokela, M. (2013). La personalidad se asocia diferencialmente con embarazos planificados y no planificados. Revista de Investigación en Personalidad, 47 (4), 296-305.

Buss, AH, y Plomin, R. (1984). Temperamento: rasgos de personalidad en desarrollo temprano. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc.

Cannold, L. (2004). Disminución de las tasas de matrimonio y la inequidad de género en las instituciones sociales: hacia una explicación adecuadamente compleja de la falta de hijos. Personas y lugar, 12 (4), 1-11.

Ciaccio, V. (2006). Motivadores sin niños y puntos de vista sociales / políticos. Tesis (PhD). Yona College, New Rochelle, NY, EE. UU.

Dariotis, JK (2004). Inicio y proceso de la intención de fertilidad durante la adolescencia tardía y la adultez temprana: la falta de hijos voluntarios como caso especial. Documento presentado en la Conferencia Anual de la Population Association of America 2004, EE. UU.

Doyle, J., Pooley, JA, y Breen, L. (2013). Una exploración fenomenológica de la elección libre de niños en una muestra de mujeres australianas. Journal of Health Psychology, 18 (3), 397-407.

Duxbury, L., Medhill, J. y Lyons, S. (2005). Childfree by choice: Un estudio de mujeres sin hijos en América del Norte – Informe resumido. Centro de Investigación y Educación sobre la Mujer y el Trabajo, Ottawa, Canadá.

Gray, E., Evans, A., y Reimondos, A. (2013). Deseos de parto de hombres y mujeres sin hijos: ¿Cuándo se ajustan los objetivos? Avances en la investigación del curso de la vida, 18 (2), 141-149.

Hoem, JM, Neyer, G., y Andersson, G. (2006). Educación y falta de hijos: la relación entre el campo educativo, el nivel educativo y la falta de hijos entre las mujeres suecas nacidas en 1955-59. Demographic Research, 14 (15), 331-380.

Hopcroft, RL (2006). Sexo, estado y éxito reproductivo en los Estados Unidos contemporáneos. Evolution and Human Behavior, 27 (2), 104-120.

Houseknecht, SK (1979). Momento de la decisión de permanecer voluntariamente sin hijos: evidencia de una socialización continua. Psychology of Women Quarterly, 4 (1), 81-96.

Houseknecht, SK (1987). Voluntario sin hijos. En: MB Sussman y SK Steinmetz, eds. Manual de matrimonio y la familia. Nueva York: Plenum Press, 369-395.

Jeffries, S., y Konnert, C. (2002). Arrepentimiento y bienestar psicológico entre mujeres y madres voluntarias e involuntariamente sin hijos. The International Journal of Aging and Human Development, 54 (2), 89-106.

Jokela, M. (2012). Efectos de la cohorte de nacimiento en la asociación entre personalidad y fertilidad. Psychological Science, 23 (8), 835-841.

Jokela, M., Alvergne, A., Pollet, TV, y Lummaa, V. (2011). Comportamiento reproductivo y rasgos de personalidad del Modelo de Cinco Factores. European Journal of Personality, 25 (6), 487-500.

Jokela, M., Hintsa, T., Hintsanen, M., y Keltikangas-Järvinen, L. (2010). El temperamento y el embarazo de los adultos durante el curso de la vida. European Journal of Personality, 24 (2), 151-166.

Jokela, M., Kivimäki, M., Elovainio, M., y Keltikangas-Järvinen, L. (2009). Personalidad y tener hijos: una relación bidireccional. Revista de Personalidad y Psicología Social, 96 (1), 218.

Kanazawa, S. (2014). Inteligencia y falta de hijos. Social Science Research, 48 (3), 157-170.

Kiernan, KE (1989). Quien queda sin hijos Journal of Biosocial Science, 21 (4), 387-398.

Langdridge, D., Sheeran, P., y Connolly, K. (2005). Comprender los motivos de la paternidad. Journal of Reproductive and Infant Psychology, 23 (2), 121-133.

Lundberg, S. (2012). Personalidad y excedente matrimonial. IZA Journal of Labor Economics, 1 (1), 1-21.

Maher, J., y Saugeres, L. (2007). ¿Ser o no ser madre? Mujeres que negocian representaciones culturales de la maternidad. Journal of Sociology, 43 (1), 5-21.

Miller, WB (1992). Rasgos de personalidad y experiencias de desarrollo como antecedentes de la motivación de tener hijos. Demografía, 29 (2), 265-285.

Newton, NJ y Stewart, AJ (2013). El camino no tomado: caminos de vida de las mujeres y rasgos de personalidad vinculados al género. Revista de Investigación en Personalidad, 47 (4), 306-316.

Park, K. (2005). Elegir la falta de hijos: tipología de acción y motivos de Weber de los que voluntariamente no tienen hijos. Consulta Sociológica, 75 (3), 372-402

Pinquart, M., Stotzka, C., y Silbereisen, RK (2008). Personalidad y ambivalencia en las decisiones de convertirse en padres. Comportamiento social y personalidad, 36 (1), 87-96

Reis, O., Dörnte, M., y von der Lippe, H. (2011). Neuroticismo, apoyo social y el momento de la primera paternidad: un estudio prospectivo. Personalidad y diferencias individuales, 50 (3), 381-386.

Rogge, RD, Bradbury, TN, Hahlweg, K., Engl, J., y Thurmaier, F. (2006). Predecir sufrimiento y disolución conyugal: perfeccionar la hipótesis de los dos factores. Journal of Family Psychology, 20 (1), 156-159.

Scott, L. (2009). Dos son suficientes: la guía de una pareja para vivir sin hijos por elección. Berkley, California: Seal Press.

Silka, L., y Kiesler, S. (1977). Parejas que eligen no tener hijos. Perspectivas de planificación familiar, 9, 16-25.

Skirbekk, V. y Blekesaune, M. (2013). Rasgos de personalidad cada vez más importantes para la fertilidad mal: evidencia de Noruega. European Journal of Personality, en prensa.

Stobert, S., y Kemeny, A. (2003). Childfree por elección. Canadian Social Trends, 69, 7-10

Tavares, L. (2008). Edad en el primer nacimiento, educación y personalidad. ISER WP, Universidad de Essex, Colchester, Reino Unido: Instituto de Investigación Social y Económica.

Veevers, JE (1973). Esposas voluntarias sin hijos; un estudio exploratorio. Sociology and Social Research, 57 (3), 356-366.

Veevers, JE (1979). Falta de hijos voluntarios: una revisión de problemas y evidencia. Marriage & Family Review, 2 (2), 1-26.

Waren, W., y Pals, H. (2013). Comparando características de hombres y mujeres voluntariamente sin hijos. Journal of Population Research, 30 (2), 151-170.

Related of "Elegir ser libre de niños"