El "Superoptimismo" del criminal

Los criminales esperan prevalecer en cualquier esfuerzo. Una idea es una realidad Cualquier cosa que decidan hacer es tan buena como está hecha. Al considerarse únicos y superiores a todos, una vez que deciden sobre un curso de acción, están seguros de que alcanzarán su objetivo. Esta certeza se basa parcialmente en que están preparados para emplear cualquier medio para lograr un fin, incluido el engaño, la intimidación o la fuerza bruta. Los delincuentes conocen los riesgos ocupacionales del crimen: ser atrapados, condenados y confinados. En una empresa de alto riesgo, podrían resultar gravemente lesionados o asesinados. No están sujetos a tales consideraciones cuando están listos para cometer un crimen. Se alejaron de su pensamiento de tales consideraciones disuasivas y están listos para actuar. Su sentido de invulnerabilidad se basa en parte en el hecho de que se han salido con la suya mucho más de lo que cualquiera sospecha, incluidas las personas que creen que los conocen mejor. Cada éxito refuerza el pensamiento superoptimista.

Supongamos que puede interrogar al recluso más duro en una prisión y preguntarle: "¿No crees que te pueden atrapar?". Su respuesta probable sería: "Por supuesto, pero esta vez no". Consciente de las posibles consecuencias, le diría usted había alcanzado un punto de certeza total de éxito. Completamente seguro de que superaría y superaría a cualquier adversario, fue absolutamente positivo (es decir, superoptimista) de que saldría ileso.

El superoptimismo también se aplica a las interacciones cotidianas. Considere a un criminal que está conduciendo en una estrecha carretera de dos carriles y se encuentra con un "golpe lento" que impide su avance. Decidido a deshacerse de este obstáculo, acelera el acelerador, toca el claxon y se mueve alrededor del conductor, desviándose hacia un carril de tráfico que se aproxima. Un observador percibiría la maniobra como extremadamente arriesgada, poniendo potencialmente en peligro a todos los que están cerca. El criminal no tiene esa vista. En cuanto al mundo como su propio tablero de ajedrez personal, está seguro de que controlará la situación, eludirá a su némesis y acelerará su camino.

El superoptimismo del criminal se expresa en su percepción de sí mismo como infalible. No hay imponderables, y no tolerará ninguna interferencia con sus planes. Gene esperaba que su esposa alimentara a sus hijos, un cóctel listo para entregarlo y una comida gourmet preparada para sentarse en la mesa cada vez que cruzaba la puerta después del trabajo. Ella debía hacer cumplir su regla de que los niños debían estar callados y no molestarlos. Exigió que su cónyuge estuviera disponible (y entusiasta) para cualquier tipo de actividad sexual después de asegurarse de que los niños estaban dormidos. Indiferente a cómo su esposa se pasaba el día sin preocuparse por su estado de ánimo, se enojaba si la noche no avanzaba como él había previsto. Un pequeño inconveniente o interrupción en sus planes resultó en regañar a su esposa y gritarles a los niños. De vez en cuando, estallaba en violencia física, arrojando algo con exasperación o disciplinando físicamente a un niño travieso.

Momento a momento, día a día, en su superoptimismo, el criminal cree que tiene carta blanca para hacer lo que quiera sin interferencia. El súper optimismo permite que un delincuente funcione de acuerdo con lo que quiere, en lugar de ser quien es:
* Cierto de un aumento salarial, el criminal ya prevé gastar el ingreso extra.
* Seguro de que aceptará un examen, el criminal no cree que necesite abrir un libro en preparación.
* Seguro de que una mujer en un bar está enamorada de él, la regaña cuando rechaza su avance.
* Ciertamente, a su cónyuge no le importará si sale con sus amigos en lugar de buscar un trabajo, se enfurece cuando ella cuestiona su decisión.

El criminal no duda de la exactitud de sus opiniones o la razonabilidad de sus demandas. Joanna estaba empujando su carrito hacia el mostrador de la caja cuando, por el rabillo del ojo, vio a una mujer que iba en la misma dirección. Con una gran prisa, siguió adelante. Al oír a la señora murmurar a su compañero, "Esa perra nos golpeará con su carrito", Joanna se estrelló contra su carrito, y luego asaltó a una de las mujeres. Ella afirmó que si no se hubiesen puesto en su camino, no los habría golpeado. (Los oficiales de la ley lo vieron de manera diferente).

Criminales como Gene y Joanna perciben la vida como una calle de sentido único. Pensar algo lo hace así. No hay ninguna razón para considerar a otras personas si hacerlo plantea una barrera a lo que están contemplando. No hay "si" una vez que un criminal se embarca en un curso de acción. Él puede alterar temporalmente sus planes si decide esperar circunstancias más favorables para su empresa. De lo contrario, sigue siendo superoptimista de que logrará su objetivo, y es implacable en su búsqueda.

  • ¿Hay una brecha digital en su relación?
  • Cultura popular y psicología ... No tan extraños compañeros de cama
  • Amistad por el libro: encontrar "ángeles inesperados" en el lugar de trabajo
  • Intenta eso en casa
  • ¿Soy realmente egoísta o solo la anorexia?
  • Sexting adolescente en perspectiva
  • Si dos errores no hacen un correcto, ¿por qué 2 (-) = +?
  • Nunca obtener "Kanye'd" otra vez
  • Error de Brahe, o no somos tan importantes como nos gustaría
  • Ice Breakers: Cómo calentar un grupo de entrenamiento
  • Semana nacional de salud masculina
  • 10 soluciones para el estrés en el trabajo en el hogar
  • Conversaciones necesarias en el cuidado - Parte 1
  • De los chistes pedo a la infidelidad
  • The Talking Cure
  • Lauren Tenney sobre el activismo loco
  • Temor a las juntas: el miedo a hablar en público
  • Estabilidad matrimonial y nuestro equipaje personal
  • Cómo los niños triunfan
  • ¿Qué necesitas esta temporada de vacaciones?
  • TDAH mata la motivación
  • Metáforas: ¡Pasando el aburrimiento!
  • Evaluaciones de los estudiantes: eludir las "Hojas felices"
  • Negocio: Prime Business Credo
  • Cultivando tu interior Jennifer Aniston: 9 características de gente simpática
  • Qué hacer si su hijo se siente en competencia con su trabajo
  • Tarjeta de puntuación de debate para contratar al presidente: cómo evaluar
  • Graduación como gratitud
  • ¿Qué necesitas esta temporada de vacaciones?
  • Temor a las juntas: el miedo a hablar en público
  • Equifax: lecciones para directores y directores ejecutivos
  • Cuando el Coaching, no el Talento, gana
  • ¿Son las emociones un producto del diseño humano?
  • Tiger Moms y medios digitales
  • Psicología del deporte: ¿Jugará deportes a nuestros hijos en la universidad?
  • Devolviendo