El potencial de la mente envejecida

Un mito persistente en nuestra cultura centrada en la juventud sugiere que el proceso de envejecimiento significa un declive inevitable y progresivo. En mi campo de investigación, la salud del cerebro, este mito hace que la mayoría de la gente crea y permita que sus mejores años cerebrales estén en el pasado.

Piénsalo. ¿Cuándo crees que tu cerebro estaba funcionando al máximo rendimiento?

Frecuentemente hago esta pregunta a la gente, y la respuesta casi siempre es de 10 a 20 años atrás, ¡sin importar la edad que tengan!

Si bien es cierto que muchos procesos cerebrales disminuyen a medida que envejecemos, eso es solo una parte de la historia. Como expertos en salud mental, estamos descubriendo que hay más para celebrar que para ser temido. Algunas funciones cerebrales realmente mejoran a medida que envejecemos. De hecho, mientras no haya ninguna enfermedad presente, la mayoría de las personas mayores continúan teniendo la capacidad de continuar aprendiendo cosas nuevas y tomar decisiones sensatas.

Una nueva investigación llevada a cabo por Joshua Hartshorne en el Instituto de Tecnología de Massachusetts nos muestra diferentes procesos mentales alcanzados a diferentes edades. Por ejemplo, el estudio revela que tendemos a recordar mejor hechos como nombres, fechas y lugares en la escuela secundaria. Pero esta velocidad de procesamiento comienza a disminuir rápidamente a los 18 años. De manera similar, la cantidad de información que podemos recordar y usar en cualquier momento dado, llamada memoria de trabajo, funciona mejor a mediados de los 20 años. Pero otras habilidades, como la inteligencia emocional y la mejora en el vocabulario no alcanzan su punto máximo hasta décadas después.

Como señala The Wall Street Journal, el estudio Hartshorne examinó una serie de procesos cerebrales diferentes que conforman la inteligencia, en lugar de ver la inteligencia como una sola medida como se ha hecho tradicionalmente. En el Centro de BrainHealth en la Universidad de Texas en Dallas, nosotros, como Hartshorne, creemos que es importante examinar la salud cognitiva y el envejecimiento desde una perspectiva más amplia y más completa.

Hace unos años, nuestro equipo de BrainHealth se embarcó en uno de los primeros estudios para examinar el vínculo entre la edad, la salud cognitiva y la capacidad de toma de decisiones. Muchos estudios previos habían documentado un declive en la capacidad de pensar lógicamente y resolver problemas a medida que una persona envejece. Sin embargo, estos estudios tenían una gran debilidad: tendían a ignorar los factores positivos relacionados con la edad, como la amplia experiencia de vida, la capacidad de razonamiento y el conocimiento acumulado que pueden preservar e incluso mejorar la capacidad de toma de decisiones.

Nuestra investigación, "Cerebro saludable, Decisiones de salud: El estudio de MetLife sobre el potencial de toma de decisiones", examinó a adultos saludables de 50, 60 y 70 años. Es alentador que no hayamos disminuido en la capacidad de tomar decisiones en ningún grupo de edad. También descubrimos que la capacidad de aprendizaje estratégico -la capacidad de tamizar y saber en qué información es más importante concentrarse e ignorar información menos importante- en realidad puede aumentar con la edad.

De hecho, el grupo participante más antiguo también obtuvo mejores resultados que los grupos más jóvenes en otras medidas. Ellos fueron más concienzudos; más sabio sobre considerar sus opciones antes de tomar una decisión; y es menos probable que se concentre demasiado en llegar a una solución de inmediato sin considerar otros resultados que otros grupos.

Esta investigación sugiere que su cerebro puede compensar su velocidad decreciente de procesamiento y la capacidad de recordar hechos mediante mejoras en otras funciones. Uno de los mayores activos del cerebro envejecido es su depósito profundo de información y experiencias aprendidas, y la capacidad de derivar y recordar grandes ideas abstractas de manera más eficiente que los detalles. Esta es una de las razones por las que los CEO de las empresas tienden a tener entre 50 y 60 años o incluso más, en lugar de tener más de 20 años. Un trabajador de 25 años podría ser capaz de asimilar y recordar más detalles, pero ser menos experto en apreciar qué información es importante y cuál es menos relevante para la decisión que se tiene entre manos.

Si usted es alguien que cree que sus mejores años cerebrales están detrás de usted, pregúntese esto: ¿podría realizar el trabajo que está haciendo o manejar las responsabilidades en su vida ahora hace veinte años? Probablemente no. Lo que te falta en la velocidad de procesamiento y la capacidad de aprendizaje, debes ser capaz de recuperar el conocimiento, la experiencia y la sabiduría. Pero, no solo sucede por sí mismo; tienes que seguir desafiando a tu cerebro para mantener esta última capacidad en forma. Otra ventaja para el cerebro envejecido: los estudios muestran que los adultos mayores son menos propensos a insistir en la información negativa; es mucho más probable que recuerden lo bueno en una situación o contexto. Esta capacidad de permanecer positivo es de gran beneficio en las interacciones sociales.

De hecho, nuestra investigación reciente muestra que la neuroplasticidad inherente de nuestro cerebro se puede aprovechar para mejorar la capacidad mental y la salud cognitiva del cerebro, lo que sugiere que tal vez nunca sea demasiado tarde para mantener o incluso mejorar el rendimiento de nuestro cerebro.

Es hora de que reconsideremos las percepciones públicas negativas sobre el envejecimiento cognitivo y cultivemos una visión más positiva. Envejecer, en sí mismo, no es una enfermedad. Para la mayoría de los adultos mayores que no desarrollarán Alzheimer u otras demencias, el envejecimiento es un proceso de desarrollo que puede agregar una perspectiva valiosa a las habilidades de pensamiento de orden superior existentes en el cerebro.

Si continúas siendo activo mentalmente desafiándote a pensar más profundamente, evitando las distracciones constantes y la sobrecarga de información, y aprendiendo nuevas habilidades e información, es probable que tus mejores años cerebrales aún estén por delante de ti, no detrás de ti.

Esta publicación de blog apareció originalmente en HuffingtonPost.com.

  • ¿Qué tienen en común Donald Trump y OJ Simpson?
  • Cómo afrontar la destrucción nuclear podría hacernos más sabios.
  • Conoce a tu enemigo y aprende sobre su deporte favorito
  • Tres formas de evitar la confianza falsa en el trabajo
  • Ser un Gerente o Líder Eficaz, Incluso Amado
  • Un lobo es un perro es un coyote es un chacal es un dingo
  • La trampa ética
  • ¿Debería ser un "paciente" o un "consumidor de atención médica"?
  • Las 5 habilidades básicas de los negociadores de rehenes
  • Disfraces de Halloween “Sexy” para niñas: ¿buenos o malos?
  • Tratamientos farmacológicos de la adicción
  • La Mente Mecánica de Tomar Decisiones Simples
  • Exceso de la infancia: demasiado, demasiado, demasiado
  • El bajo umbral legal para decir "Sí, quiero"
  • Dos conductas de líder que realmente hacen una diferencia
  • El atractivo de los rasgos de personalidad
  • Las cinco historias principales que los medios no comparten con nosotros
  • Happy Bees: los abejorros muestran emociones positivas basadas en la dopamina
  • ¿Puedo conseguir un testigo?
  • Testosterona versus oxitocina: uniendo la brecha gen-conductual
  • 10 ideas para una toma de decisiones sensata
  • Pequeñas decisiones y sus consecuencias inesperadas
  • Sobre la naturaleza maligna del narcisismo
  • Qué 50 sombras de gris nos hablan de las mujeres
  • Trastornos de la alimentación y LGBTQ
  • Encontrar el individuo en datos de estudios agregados
  • Miedo, división, triunfo y colapso
  • Consejos de trauma para comprender y sanar: parte 3 de 4
  • Empatía y moralidad
  • Expertos en salud mental y la obligación de hablar
  • Tres cosas que nunca debes hacer si quieres confianza del empleado
  • ¿De qué estás tan asustado?
  • El cuento de la sierva, el feminismo y los peligros de la religión
  • Por qué deberíamos pensar en el ejercicio como su propia recompensa
  • La metamorfosis del liderazgo
  • Niños: ¿escalera al cielo?