El poder de la pequeña mentira blanca

En la maravillosa A Night in Casablanca de 1946, el personaje de Groucho Marx, "Ronald Kornblow", le dice a un coprotagonista: "Sabes, creo que eres la mujer más bella del mundo", a lo que ella responde ansiosamente: "¿Tú? ¿De Verdad?"

Él responde: "No, pero no me importa mentir si me lleva a algún lado".

El sentimiento del personaje ilustra ligeramente un dilema moral y práctico que enfrentamos casi todos los días: ¿hay momentos en los que está bien mentir? Y lo que es más importante, ¿qué pasa si buscamos el beneficio de otra persona, no solo la nuestra?

Los psicólogos, obviamente, tienen como objetivo proporcionar el mejor servicio posible a sus clientes. Para hacerlo, a veces es necesario considerar si es apropiado "doblar la verdad" si ayuda a los clientes a resolver sus problemas o si es absolutamente necesario ser completamente honesto con ellos, incluso si eso significa que sus problemas pueden quedar sin resolver.

Este conflicto está inextricablemente relacionado con el "reencuadre", una técnica paradójica comúnmente utilizada que alienta a las personas al adoptar un enfoque nuevo o alternativo para resolver un problema determinado. En el proceso, el significado o problema subyacente a un problema cambia fundamentalmente para que tenga connotaciones positivas, en lugar de negativas.

Por ejemplo, un jugador de uno de los principales equipos de baloncesto de Israel se quejó un día por la pérdida de confianza en sí mismo y una disminución continua de su rendimiento. Tenía miedo de disparar desde largas distancias y las preocupaciones sobre penetrar a la canasta a través de la defensa del oponente. Enfrentado a cualquier situación, pasaría el balón. Reconociendo este patrón, sus oponentes comenzaron a dejarlo libre pero presionando a sus compañeros de equipo, impidiéndoles recibir el pase. Se desarrolló un círculo vicioso cuando el jugador se volvió cada vez más estresado e inseguro, contribuyendo aún más a su depresión. Como resultado, fue liberado del equipo nacional.

Podría haber tomado fácilmente un enfoque directo de "amor duro" y haber sido totalmente sincero con él, diciéndole que es un buen jugador y que debería superar su miedo y volver al trabajo. En el pasado, sin embargo, esta estrategia resultó ser ineficiente, por lo que esta situación requirió un poco de delicadeza; decidí ayudarlo a replantearlo. Le dije que estaba "impresionado" por su "excelente habilidad" para manipular su entorno. Le expliqué que había logrado crear una situación maravillosa en la que nadie lo miraba, por lo que ahora podía demostrar libremente sus excelentes habilidades sin ningún tipo de molestias. Insistí en que manipular el medio ambiente era realmente necesario precisamente porque era un jugador tan extraordinario y que, de lo contrario, los oponentes lo habrían presionado más.

Al principio, el jugador se sorprendió por mi razonamiento, pero pronto entendió el punto y comenzó a reconsiderar su enfoque. Con el tiempo, recuperó su confianza en sí mismo, mejoró su rendimiento de tiro y penetración, y tuvo su mejor temporada de la historia. También fue llamado al equipo nacional.

Otra técnica aparentemente paradójica que incorpora el engaño ligero es dar su asentimiento a una visión pesimista con la que no estás de acuerdo en un esfuerzo por ayudar a otros a ver su locura o superar su negatividad. Por ejemplo, un colega mío que estaba trabajando con un entrenador de tenis me dijo que uno de sus jugadores repetidamente expresó sentimientos de "no ser lo suficientemente bueno" o "totalmente sin talento". Antes de cada partido, le decía al entrenador que no tenía "ningún oportunidad en absoluto. "Los esfuerzos del entrenador para convencer al jugador de que estaba equivocado al recordarle sus talentos no tuvieron éxito. Entonces, sugerí que el entrenador "se una al stand" y "acepte" las declaraciones pesimistas de su jugador, y luego exagere.

El entrenador comenzó a decir cosas como "no sirve de nada entrenar, solo fallarás nuevamente" o "ni siquiera te preocupes por aparecer, es imposible". El jugador se sorprendió por este cambio inesperado en la actitud de su entrenador. , pero lo ayudó a mejorar para demostrar que su entrenador estaba equivocado. Detuvo su comentario pesimista y trabajó más duro para alcanzar sus metas.

Probablemente tenga la sensación de estos ejemplos de que el trabajo principal del psicólogo es inventar historias para contarles a los clientes, en otras palabras, mentirles. También puede preguntarse si tales intervenciones paradójicas son innecesariamente manipuladoras y si incluso pueden provocar que los psicólogos pierdan credibilidad ante sus clientes. Sin embargo, muchas intervenciones terapéuticas aplican algunas medidas manipuladoras para ser efectivas, ¡y no son solo los psicólogos quienes emplean tales técnicas! Lo mismo se ve con líderes como entrenadores, jefes y padres. Si es posible motivar a otros a desempeñarse mejor, superar sus miedos y alcanzar sus metas, ¿cuál es el daño?

La situación se reduce al éxito de la medida psicológica que toma: si motivar a otros solo es posible o efectivo mediante una leve "flexión de la verdad", ¿podemos, con buena conciencia, decir una pequeña mentira piadosa?

Para mí, al igual que Groucho, la respuesta es clara.

Related of "El poder de la pequeña mentira blanca"