El "No preguntes, no digas" Derogación y más allá: Acredita a los jóvenes adultos sin prejuicios

La política "No preguntar, no decir" sobre los homosexuales en el ejército ha sido derogada. A medida que las noticias impregnen los medios y sean mordisqueadas en la blogósfera, se agradecerá a muchas personas por este avance en la justicia social. Mi suposición es que todas esas personas merecen la gratitud que están recibiendo.

Me gustaría dar crédito a toda una franja de la sociedad que puede o no reconocerse: los adultos jóvenes o "emergentes". Como grupo, son increíblemente imparciales. Reconocen que las formas de vida diferentes han sido estigmatizadas por sus mayores, pero no están aceptando el prejuicio.

A fines del mes pasado, una encuesta de la revista Pew and Time recibió mucha atención por el hallazgo de que casi 4 de cada 10 estadounidenses creen que el matrimonio se está volviendo obsoleto. También me sorprendieron los resultados más detallados incluidos en el informe original. En algunos de los análisis, se compararon las respuestas dadas por varios grupos de edad. Esos resultados estuvieron entre los más consistentes. Los jóvenes de entre 18 y 29 años tenían más probabilidades que los grupos de 30-49, 50-64 o 65 y mayores de decir que:

  • Más parejas gay / lesbianas criando hijos es algo bueno
  • Los nuevos arreglos familiares (convivencia, parejas del mismo sexo, etc.) son algo bueno
  • Los niños no necesitan una madre y un padre para crecer felizmente
  • El mejor matrimonio es aquel en el que ambos cónyuges trabajan y ambos se encargan del hogar.

Me gustaría pensar que esta apertura juvenil es un buen augurio para el futuro de la nación.

Related of "El "No preguntes, no digas" Derogación y más allá: Acredita a los jóvenes adultos sin prejuicios"