El modelo biopsicosocial y avenidas para el tratamiento

Muchos trastornos mentales diagnosticados se pueden entender como cíclicos en términos del curso y el refuerzo involuntario de estos trastornos. Estos trastornos se refuerzan a sí mismos. Esto se puede ver de manera prominente en términos de trastorno de pánico. Por ejemplo, uno puede tener un ataque de pánico de una manera imprevista. Se respira la respiración, se puede cerrar la garganta y la ansiedad intensa sobre este ataque exacerbará la sensación de pánico que refuerza el pánico. Obviamente, incluso un ataque de pánico es motivo de preocupación. Puede llevar a la especulación con respecto al miedo intenso a varias situaciones peligrosas durante las cuales un ataque de pánico sería perjudicial. Manejar un automóvil, subir una escalera empinada o cargar a un bebé pueden ser situaciones en las que surja el pánico. Claramente, se temerían los ataques de pánico en estas situaciones si uno ha experimentado un ataque de pánico en el pasado, y este miedo puede causar pánico, lo que resulta en un ataque de pánico en toda regla. La evidencia de un componente biológico del trastorno de pánico se puede ver en la eficacia de los inhibidores selectivos de la serotonina o los ISRS, antidepresivos que tienen un buen efecto en los trastornos basados ​​en el miedo.

La condición de la depresión también puede tomar un curso cíclico. La persona deprimida puede contemplar el suicidio. A pesar de que puede resistir la tentación de suicidarse, su condición puede adquirir una cualidad obsesivo-compulsiva, lo que lleva al indivual a estar a tono con cualquier situación que evoque pensamientos de suicidio. Estos pensamientos recurrentes exacerbarán su depresión, y el riesgo de suicidio puede volverse más prominente. Por otra parte, los síntomas de la depresión tienen un componente que reduce la autoestima, lo que lleva a un aumento de la conducta depresiva. Por último, al igual que el trastorno de pánico, la depresión tiene un componente biológico que se ve prominentemente dado que los ISRS reducen la depresión. La sinergia entre la condición de la depresión, la biología de la depresión y los síntomas observados de la depresión pueden adquirir una cualidad sinérgica que conduce a sentimientos más profundos de depresión y mayores posibilidades de suicidio.

La esquizofrenia representa otro trastorno diagnosticado que se ha relacionado con un paradigma biopsicosocial. La biología produce síntomas del trastorno, como lo demuestra la eficacia de la medicación antipsicótica en la mejora de este trastorno. Las circunstancias sociales, como la estigmatización de los psicóticos enfermos mentales, comprometen la interacción social positiva y saludable de los enfermos mentales con los demás. La necesidad de un contexto de apoyo, un entorno social en el que el individuo psicótico reciba un reflejo saludable y ego-sintónico de sí mismo -que es necesario para la autoestima y la calidad de vida- puede ser una posibilidad remota para el individuo psicótico. La estigmatización aliena al individuo psicótico y lo lleva más lejos en su mundo interno y la crueldad de su mente brutal. Por lo tanto, la biología produce alucinaciones, el estigma social interfiere con la interacción social saludable, el contexto y la autorreflexión humana, y el elemento psicológico de la psicosis implica la retirada del individuo mentalmente enfermo en la alienación que comprende su mundo mental.

Claramente, el modelo biopsicosocial se aplica a muchos trastornos psiquiátricos diagnosticados. y este modelo ilumina varias avenidas para mejorar los síntomas de la enfermedad mental. Obviamente, el modelo biológico de la enfermedad mental es significativo para disminuir los síntomas del pánico, la depresión y la psicosis, como ejemplos. La actividad social saludable con otros puede ser difícil de negociar, especialmente para los psicóticos enfermos mentales, pero también puede representar una vía para disminuir los síntomas de enfermedad mental en términos de apoyo de los médicos de salud mental. El componente psicológico implica cambiar las mentes de aquellos que sufren de trastornos mentales diagnosticados. Mientras que los mundos mentales de estos individuos son encubiertos, tanto los medicamentos como la psicoterapia, especialmente la terapia cognitivo-relacional, así como los grupos de apoyo, ayudarán a los enfermos mentales. El modelo biopsicosocial permite tres vías de intervención para ayudar a los enfermos mentales. Cualquiera de estos componentes, destinados al tratamiento, será beneficioso.

Related of "El modelo biopsicosocial y avenidas para el tratamiento"