El llamado macabro de los asesinos en serie

Los asesinos en serie han sido jugadores importantes en el escenario público desde la década de 1970. La gran prevalencia de asesinos en serie en la cultura popular indica que no estoy solo en mi fascinación por ellos. Los asesinos en serie se transforman en celebridades de la cultura popular más grande que la vida a través de los esfuerzos combinados de las autoridades policiales, los medios de noticias y entretenimiento, y el apetito del público por lo macabro.

Las descripciones exageradas de los asesinos en serie en los medios de comunicación han borrado los hechos y la ficción. Como resultado, asesinos de la vida real como Jeffrey Dahmer y personajes ficticios como Hannibal "The Cannibal" Lecter se han vuelto intercambiables en la mente de muchas personas.

Cuando aparece el nombre de un infame depredador de la vida real como Jack the Ripper o Ted Bundy en una conversación con un grupo de personas, está claro que los asesinos en serie son un tema candente. Algunas personas se ponen alegres en su comportamiento cuando las discuten. ¿Porqué es eso?

¿Podría ser que algunos de nosotros tengamos una fascinación macabra con los asesinos en serie por las mismas razones que muchos de nosotros estamos morbosamente atraídos a mirar un accidente automovilístico catastrófico encontrado inesperadamente a lo largo de una carretera?

State Archives of Florida
Fuente: Archivos Estatales de Florida

La cobertura periodística muy estilizada y omnipresente de los asesinos en serie de la vida real y sus horribles hechos los transforma en lo que yo llamo monstruos famosos. Para comprender por qué tanta gente en la sociedad está cautivada por los asesinos en serie, es necesario examinar los agentes sociales y los procesos que los promueven.

En muchos sentidos, los asesinos en serie son para los adultos lo que las películas de monstruos son para los niños, ¡es decir, diversión aterradora! Sin embargo, el placer que un adulto recibe al ver asesinos en serie puede ser difícil de admitir, e incluso puede provocar sentimientos de culpa. De hecho, mi investigación revela que muchas personas que están fascinadas con los asesinos en serie se refieren a ella como un placer culpable.

La persona promedio que ha sido socializada para respetar la vida y que también posee el rango normal de emociones como el amor, la vergüenza, la piedad y el remordimiento no puede comprender el funcionamiento de una mente patológica que lo obligaría a secuestrar, torturar, violar, matar, participar en la necrofilia y ocasionalmente incluso comer a otro ser humano. La incomprensibilidad de tales acciones lleva a la sociedad a entender por qué los asesinos en serie hacen cosas increíblemente horribles a otras personas que a menudo son completos extraños.

Como tal, los asesinos en serie apelan al instinto más básico y poderoso en todos nosotros, es decir, la supervivencia. La total indiferencia por la vida y el sufrimiento de los demás exhibidos por asesinos en serie impacta nuestro sentido de humanidad y nos hace cuestionar nuestra seguridad y protección.

Creo que el público ama a los asesinos en serie por una serie de razones interrelacionadas. En primer lugar, son raros en el negocio de los asesinatos, con unos veinticinco aproximadamente, que operan en cualquier momento en los Estados Unidos. Ellos y sus crímenes son exóticos y tentadores para las personas, al igual que los accidentes de tráfico y los desastres naturales. Los asesinos en serie son tan extremos en su brutalidad y tan aparentemente antinaturales en su comportamiento que la gente se siente atraída por la intensa curiosidad.

En segundo lugar, generalmente matan al azar, eligiendo víctimas en función de la atracción personal o las oportunidades aleatorias que se les presentan. Este factor hace que cualquiera sea una víctima potencial, incluso si las probabilidades de encontrar uno son casi las mismas que las de un gran tiburón blanco. En tercer lugar, los asesinos en serie son prolíficos e insaciables, lo que significa que matan a muchas personas en un período de años en lugar de matar a una persona en un solo acto impulsivo, que es el patrón típico de asesinato en los EE. UU.

En cuarto lugar, su comportamiento es aparentemente inexplicable y sin un motivo coherente, como los celos o la ira. Son impulsados ​​por demonios internos que incluso ellos pueden no comprender. Mucha gente se siente mórbidamente atraída por la violencia de los asesinos en serie porque no pueden entenderla y sentirse obligados a hacerlo.

En quinto lugar, tienen un atractivo visceral para el público similar a las películas de monstruos porque proporcionan un subidón de adrenalina eufórico. En consecuencia, sus historias de atrocidades en los medios de noticias y entretenimiento son adictivas. Finalmente, proporcionan un conducto para los sentimientos más primarios del público, como el miedo, la lujuria y la ira.

El asesino en serie representa una presencia espeluznante, compleja e irresistible en el panorama social. Parece haber una tendencia humana innata a identificar o empatizar con todas las cosas, ya sean buenas o malas, incluidos los asesinos en serie.

Examino la intensa fascinación del público con asesinos en serie notorios y mortales, incluyendo a David Berkowitz ("Hijo de Sam") y Dennis Rader ("Bind, Torture, Kill") con quien personalmente escribí, en Why We Love Serial Killers: The Curious Llamamiento de los asesinos más salvajes del mundo.

El Dr. Scott Bonn es profesor de sociología y criminología en la Universidad de Drew. Él está disponible para consultas y comentarios en los medios. Síguelo @DocBonn en Twitter y visita su sitio web docbonn.com

Related of "El llamado macabro de los asesinos en serie"