El gran descubrimiento

Estoy en el norte de Virginia esta semana. Y por suerte, ayer el Discovery, el transbordador espacial más viajado de la historia con un registro de 149 millones de millas, aterrizó en el aeropuerto de Dulles después de su misión final en el espacio.

Antes de hacerlo, dio vueltas alrededor de la ciudad varias veces. Y tuve la suerte de verlo pasar por la ventana de mi hotel y de nuevo camino al automóvil. Realmente fue una vista espectacular.

Pero quedé impresionado por algo más.

La vista de las personas que miran el transbordador.

A diferencia de la ciudad de Nueva York, donde caminamos a todas partes, es raro ver a la gente paseando, y mucho menos afuera, en las vías principales de los suburbios.

Pero ayer, los autos fueron detenidos en las carreteras pequeñas y principales con gente mezclándose en la hierba. Hombres, mujeres y niños estaban parados sobre autos y edificios, sus ojos en el cielo.

Ver al enjambre de gente sonriente y vuelta al cielo realmente me hizo pensar. ¿Cuán grande sería si pudiéramos entusiasmarnos activamente con los grandes eventos y llegadas en nuestras vidas? ¿Para detener lo que estamos haciendo en un centavo con el fin de celebrar a las personas, ideas y sueños que realmente nos importan?

Nuestra cultura nos da permiso para hacerlo en ciertas situaciones; no hay límite para la audacia y la pasión que es apropiada en conciertos, eventos deportivos y mítines políticos, por ejemplo.

Entonces, ¿por qué no podemos también crear puntos de venta para lo que consideramos digno de nuestro propio enfoque y reverencia? Para nuestra celebración personal?

¿Cuándo fue la última vez que paré el día, salí, me quité los zapatos, sentí la hierba fresca entre los dedos de los pies y celebré mi propia vida? ¿Cuándo he detenido el automóvil para honrar algo que me importa, una persona que amo o un sueño al que llamo?

¿Que pasa contigo?

Es tan fácil ser absorbido y distraído por nuestras rutinas. Tanto es así que comenzamos a confundirlos con la vida misma.

Pero la vida, la vida real, vive en la interrupción de la rutina. Espera en la hierba. Al lado del camino. Gritando desde los tejados con los ojos y los corazones vueltos hacia el cielo.

Así que pausa de vez en cuando. Camina hacia afuera o mira al cielo desde tu ventana. Aparte todo lo demás, ya sea real o imaginado, y celebre a todas las personas, pasiones y experiencias que hacen que su vida sea especial.

Es una práctica de la que todos nos beneficiaremos. Y con la práctica como individuos, será mucho más fácil hacerlo colectivamente. Primero como comunidad, luego como nación, luego como mundo.

¿Cuán grande sería elegir celebrar la vida, la salud, las relaciones y el planeta juntos? Qué fantástico hacer una pausa y solidarizarse colectivamente en solidaridad contra la falta de vivienda, el hambre, el tráfico sexual humano y el abuso.

Cuando nos damos cuenta de que en nuestra práctica de observación individual yace el poder de la transformación colectiva, podremos comenzar a resolver los grandes problemas que actualmente, solos en nuestras mentes, parecen insuperables.

… como enviar un objeto de metal fuera de nuestra atmósfera, hacer que viaje 149 millones de millas, y regresar a la tierra sano y salvo con información que ha cambiado para siempre la forma en que percibimos nuestro universo y existencia.

Related of "El gran descubrimiento"