¿El entusiasmo es siempre malo en la ciencia?

La ciencia moderna puede ser demasiado conformista y unida por reglas para su propio bien.

Los historiadores de la ciencia enfatizan la calidad intuitiva de los principales descubrimientos. Sin embargo, la literatura científica está diseñada para omitir los sentimientos personales y desalentar la espontaneidad y la originalidad. ¿Es eso un error?

El dionisiaco y el apolíneo

El filósofo Friedrich Nietzche distinguió entre dos formas amplias de pensar. El Dionysiac, llamado así por Dionysus, el dios del vino, hace que el pensador sea abierto y vulnerable a las impresiones. El apolíneo, llamado así por Apolo, el dios de la creación, enfatiza la artesanía deliberada y la planificación, la deliberación y la preocupación por la perfección impulsadas por el ego. Nietzche sintió que ambos modos de pensamiento eran esenciales para algunas formas de creatividad artística.

Una dicotomía similar es reconocida de muchas otras maneras por los psicólogos y otros eruditos: la identificación y el ego de la psicología freudiana; las pruebas de personalidad racionales e intuitivas; el cerebro izquierdo y el hemisferio derecho de la neurociencia, la racionalidad versus la comprensión en la innovación científica, y el empirismo versus las creencias en la interpretación de los resultados.

Dichas dicotomías pueden ser crudas, pero pueden ser útiles y ciertamente moldean nuestro pensamiento en muchos campos de la psicología. También surgen regularmente en la historia de la ciencia. Ese registro está repleto de historias de saltos intuitivos realizados por científicos clave en momentos clave de la historia en circunstancias que solo podrían describirse como dionisíacas.

Por supuesto, normalmente se presume que la ciencia es apolínea. Esto es obvio a partir de la secuencia hipotético-deductiva de un informe de investigación. Estos comienzan con un resumen de la evidencia existente y usan ese conocimiento para plantear preguntas y hacer predicciones que posteriormente se someten a una prueba empírica.

Así como el artículo científico enfatiza la objetividad y la racionalidad, suprime explícitamente el egoísmo y el entusiasmo.

El obstáculo del escepticismo

Los científicos afirman estar convencidos solo por buenos datos, pero la historia de la ciencia indica lo contrario. Los ejemplos van desde el universo geocéntrico que una vez favoreció la mayoría de los astrónomos hasta la teoría del éter de la transmisión de la luz en la física o la teoría del flogisto sobre la combustión en la química. Tales ideas eran una cuestión de fe, en otras palabras, intuición grupal, porque eran difíciles de probar de manera concluyente.

Curiosamente, muchos científicos destacados, como Isaac Newton, se parecen más a genios intuitivos que a un estereotipo apolíneo. A pesar de sus muchos logros en la ciencia y la vida pública, la preocupación central de su vida puede haber sido un misticismo de culto. Por ejemplo, persiguió el antiguo sueño alquímico de convertir los metales básicos en oro.

Hoy podríamos describir caritativamente los fuegos que Newton mantuvo constantemente encendidos para sus experimentos en alquimia como protoquímica, pero sus métodos probablemente involucraron recetas antiguas y hechizos de textos prohibidos en brujería.

Cuando uno mira la vida de Newton, parece absurdo que las generaciones posteriores se concentren únicamente en su trabajo científico y lo consideren un ejemplo del científico apolíneo de cabeza fría cuya supuesta servidumbre a la “razón” lo convirtió en una amenaza para la humanidad, o en menos a los poetas románticos como William Blake.

En realidad, Newton era tan místico como William Blake y vio a Dios detrás del movimiento de cada objeto en el universo. Para él, no había una brecha entre lo físico y lo espiritual.

Anécdotas sobre los avances

En cuanto a los casos específicos de descubrimiento pionero, es asombroso cuántos de ellos se realizaron en circunstancias sospechosamente dionisíacas muy alejadas del razonamiento hipotético-deductivo.

El anillo de benceno que forma la espina dorsal de muchos compuestos orgánicos fue descubierto como una visión de una serpiente tragándose su propia cola, en otras palabras, un círculo de átomos de carbono.

La tabla periódica surgió, como muchos otros avances, en un sueño. Es sorprendente cuántos descubrimientos están relacionados con una fuerte intuición más que con una razón fuerte.

Una solución se favorece sobre otra, no porque esté respaldada por evidencia sino porque parece, hermosa, elegante o emocionalmente satisfactoria. Por supuesto, no sabemos qué proporción de descubrimientos científicos provienen de inspiración pura, o sueños, pero el hecho de que suceda es curioso.

Hay buenas razones por las que los científicos deben sumergirse ocasionalmente en el tazón Dionysiac para sus intuiciones, al igual que los artistas creativos. Una razón es que la mente desprotegida es una fuente de ideas más novedosas. El otro es que está liberado de los grilletes de la conformidad intelectual.

Conformidad científica como el enemigo del descubrimiento

Los delirios grupales son tan difíciles de romper en la ciencia como en cualquier otro lugar. Tales creencias fuertemente sostenidas a menudo son erróneas y usualmente una barrera para la investigación científica y el descubrimiento.

Irónicamente, los científicos son tan vulnerables al razonamiento circular como cualquier otra persona, de modo que la teoría del éter de la transmisión de la luz y la teoría del flogisto del fuego fueron aceptadas como evidentemente verdaderas, aunque no fueron probadas empíricamente.

La psicología no es una excepción y vemos una asombrosa credulidad por parte de los psicólogos evolutivos en la determinación genética del comportamiento complejo a pesar del hecho de que no existe un mecanismo empírico conocido por el cual los genes puedan programar cualquier fenotipo (ya sea anatómico o conductual, 1).

En el otro lado de este debate, los deterministas culturales manifiestan una creencia similarmente poderosa en las explicaciones culturales que son circulares y rara vez se someten a pruebas empíricas porque la conclusión parece tan obvia (2).

Si el científico apolíneo se ve obstaculizado por las presiones de conformidad, las personas que son más receptivas al entusiasmo dionisíaco pueden lograr avances donde sus colegas más hipotético-deductivos se quedan atascados.

Esta afirmación apenas parece controvertida. Sin embargo, las comunicaciones científicas reales son tan rígidas y están tan atadas a reglas que tales fenómenos no pueden expresarse. Si ni siquiera sabemos qué es el descubrimiento científico, ¿cómo podemos alentarlo?

Referencias

1 Carroll, SB (2005). Las formas sin fin más bellas: la nueva ciencia de evo devo y la creación del reino animal. Nueva York: WW Norton.

2 Barber, N. (2008). El mito de la cultura: por qué necesitamos una verdadera ciencia natural de las sociedades. Newcastle-upon-Tyne: Cambridge Scholars Press.

Related of "¿El entusiasmo es siempre malo en la ciencia?"