El dolor emocional de aferrarse a ayer

fotolia, used with permission
Fuente: fotolia, usada con permiso

Mire siempre lo que le queda. Nunca mires lo que has perdido.
Robert H. Schuller

Cuando era joven tenía el pelo grande. Mi cabello era rizado, negro y rizado y me hizo destacar entre la multitud. La gente siempre me decía, "¡Allison, tienes que hacer algo con ese pelo!" Me volví un poco insegura con respecto a mi cabello e intenté todo para que no fuera rizado. Mi cabello se convirtió en algo que siempre me molestó. En los últimos diez años, me he dado cuenta de que mi cabello es un poco más delgado de lo que era y que a menudo estoy luchando contra nuevos pelos grises. Miro hacia atrás en mi cabello de la infancia y lo extraño. Extraño la plenitud y el brillo. Sin embargo, cuando tenía ese pelo no lo apreciaba y estaba luchando con mi cabello otra vez por diferentes razones. Luego, hace unos meses, salí a la calle y vi a una mujer mayor con algunos calvas. En ese momento, me llamó la atención el pensamiento de que podría ser esa mujer algún día (podría ser cualquiera de nosotros). Me di cuenta de que en treinta años podría pensar en mi cabello como lo está hoy y perderlo; posiblemente perdiendo los pelos grises que podrían haberse caído y dejaron algunos parches de calvicie.

Anhelar el cabello de mi juventud no es lo más doloroso o significativo en mi vida. Sin embargo, es un simple ejemplo de cómo nos aferramos al pasado. Algunos de nosotros anhelamos nuestros cuerpos de veintitantos años, nuestras infancias despreocupadas o las oportunidades que tuvimos cuando éramos más jóvenes. También nos obsesionamos con las relaciones que terminaron hace años, un trabajo anterior que realmente disfrutamos o dinero perdido en el mercado de acciones. No hay nada de malo en recordar estas cosas que una vez tuvimos en nuestras vidas, pero a veces estos recuerdos son la fuente de nuestro dolor. La razón por la que puede ser tan doloroso es que a menudo no podemos recrear el pasado y lo comparamos con lo que tenemos en el presente. No significa que no tendremos grandes cosas en nuestras vidas en el futuro, a veces incluso mejores cosas. Si perdemos un gran trabajo, podemos obtener otro trabajo excelente. Podemos establecer metas y hacer todo lo posible para lograrlas. Sin embargo, todo cambia y, para bien o para mal, el pasado ya no está con nosotros. Todo en este momento es diferente al de ayer y al día anterior.

Entonces, tenemos una elección. Podemos continuar anhelando lo que era y vivir con dolor en este momento o encontrar otro camino. Hay formas de aprovechar al máximo este momento, incluso si no es lo que esperábamos, soñábamos o esperábamos. Aquí hay tres pasos para ayudarte a dejar el ayer y abrazar hoy con menos dolor. Este puede ser un proceso lento y ciertas cosas a las que nos aferramos pueden ser más difíciles de soltar. Pero pruebe estos pasos y vea si se siente un poco más ligero.

1. Aceptación. Cuando nos negamos a aceptar dónde estamos en nuestras vidas, causa dolor. Discutir con "lo que es" es como golpearse la cabeza contra la pared. ¡Duele! La aceptación no significa que no trataremos de mejorar nuestras circunstancias, pero debemos ser capaces de recordar ayer sin aferrarnos a ella con tanta fuerza. No es una tarea fácil dejar ir a la juventud, una relación o algo que era muy importante, pero el dolor de aferrarse a algo que ya no puede ser es insoportable. No escribo esto a la ligera, y entiendo la lucha de la aceptación. Nos estamos pidiendo que abandonemos un pasado muy significativo al tratar de aceptar "lo que es". Pero si no lo dejamos, cargamos una carga y nos limitamos a encontrar nuevas formas de vivir y nuevas esperanzas y sueños a perseguir. Tómese un momento y piense en algunos aspectos de su vida que no está aceptando. ¿Cómo se sentiría no luchar más con eso? ¿Puedes aceptar esta circunstancia y relajarte en el momento? Puede aceptar su situación e intentar mejorar su posición en el futuro. Pruebe el mantra: "No esperaba esto, pero acepto esto. Tal vez todo está bien. "Utilizo este mantra a menudo y creo que me da una base para encontrar la aceptación. Me ayuda a sentirme esperanzada de poder vivir con mi circunstancia actual y encontrar la manera de seguir adelante.

2. Aprecio. Cuando vi a la mujer con calvicie, no estaba juzgando su apariencia, pero me estaba dando cuenta de cómo todo cambia, tanto si estoy aferrado al pasado como si no. Permitirme apreciar lo que tengo en este momento me trajo más paz y aceptación con mis circunstancias actuales. Claro, solo estaba pensando en el cabello y no en una enfermedad o la pérdida de un trabajo, pero la misma mentalidad puede aplicarse a la mayoría de los aspectos de nuestras vidas. Apreciar lo que tenemos en cualquier momento, desde la buena salud hasta una buena comida, desde una amistad o nuestros recuerdos de amistades, nos ayuda a estar más contentos con lo que es hoy. ¡También podemos apreciar cuán afortunados somos de haber tenido esas experiencias preciadas de nuestro pasado!

3. Algo nuevo. Algunas veces tenemos que probar algo nuevo para crear cierta distancia del pasado. Tome una clase, solicite un nuevo trabajo, sea voluntario, practique un deporte o un nuevo pasatiempo. Le ayudará a su mente a estar ocupada con el presente en lugar de pensar en el ayer. Cuando nos permitimos participar en nuevas actividades, inspiramos nuevos pensamientos, y a menudo nos encontramos con gente nueva. Nuestras nuevas actividades pueden no ser lo que solían ser o incluso lo que esperábamos en este momento de nuestras vidas, pero la acción puede avanzar con alegría y abrirnos a oportunidades maravillosas. Empezamos a ver que la vida siempre avanzaba y que solo nos aferramos al dolor del ayer.

Aceptación, aprecio y encontrar algo nuevo: una buena receta para reducir nuestro dolor diario de nostalgia por el ayer. Hoy tiene sus propios dones si estamos dispuestos a estar lo suficientemente presentes como para abrirlos. ¡QUIZÁ lo mejor está por venir!

  • Los síntomas son sueños que intentan hacerse realidad
  • Proyecto de 365 días: Explota tu potencial - Metas y resoluciones de Año Nuevo
  • Tristeza de infertilidad: ¿es "blues" o depresión?
  • Lo que es pasado es prólogo
  • ¿Quién dice que los extrovertidos hacen mejores líderes? Parte 1
  • Lo que tus ensueños pueden decirte y por qué deberías escuchar
  • El momento de la desigualdad económica
  • Nuestro sentido de identidad en evolución
  • Mira a tu propia vida
  • 7 razones para seguir tu propio camino
  • Lidiando con el Mommy Blues
  • Lo que los jóvenes atletas realmente necesitan
  • Diane se entrega una "A" - Parte tres
  • Vínculo entre la apnea del sueño y los trastornos oculares
  • ¿La atención plena se convertirá en otra moda de autoayuda?
  • Cableado para animales
  • 10 modelos de nuestro yo
  • ¿Por qué las mujeres tienen fantasías de violación?
  • Carl Jung ... ¿Psicólogo del consumidor?
  • La paternidad no es fácil en el sueño de los hombres
  • Las seis mejores estrategias para una terapia exitosa
  • Power Napping para ganar
  • SHUTi: Un nuevo tratamiento contra el insomnio a través de Internet
  • ¿Datos tristes del mercado de trabajo? Tres formas de vencer las probabilidades y aterrizar un gran concierto
  • Yo soy (Jurado) Número cuatro
  • ¿Tu estudiante universitario está haciendo el grado?
  • Tratamiento del TOC: ¿tan bueno como se consigue?
  • 25 grandes canciones acerca de seguir tus llamamientos
  • Fantástico futuro sueño?
  • Adolescentes y sexo
  • El diálogo con uno mismo
  • ¿Estás al servicio de lo que sirvo?
  • La licencia de aficionado, 2. El poder transformador de la comunidad canta: una entrevista con Reggie Harris
  • El escarabajo de Jung como técnica psicoterapéutica
  • Cómo evitar que sus hijos se conviertan en una estadística de divorcio
  • Cómo evitar 7 errores comunes en el camino hacia el éxito