El caso de la medicina de estilo de vida

Previniendo el deterioro cognitivo.

Loma Linda, California, una pequeña ciudad ubicada a 60 millas al este de Los Ángeles, es ampliamente considerada como uno de los lugares más saludables del mundo. Un tercio de sus aproximadamente veinticinco mil residentes son adventistas del séptimo día cuya fe está profundamente relacionada con la salud y el bienestar. La religión celebra el vegetarianismo, el ejercicio regular, el manejo del estrés y el servicio a la comunidad. Se desaconseja fumar, beber e incluso el consumo de cafeína. Este estilo de vida inusualmente saludable hace que los adventistas vivan, en promedio, diez años más y sean más saludables que la población en general, una estadística que los ha hecho famosos en todo el mundo.

El concepto erróneo común sobre el deterioro cognitivo, que puede conducir a la demencia y al Alzheimer es que es pura suerte del sorteo. O tienes el gen o no. Además, la creencia común de que las enfermedades crónicas solo se pueden tratar a través de medicamentos.

La mayoría se sorprendería al saber que hay un arsenal de remedios naturales al alcance de cada persona para reducir el riesgo de una mala salud cerebral. El historial familiar, si bien es significativo, no es un indicador definitivo de su salud futura. Tú controlas eso. Entonces, después de muchos años de investigación muy especializada, los estudios muestran que no debes aceptar un historial familiar de Alzheimer ni bajar la guardia si no existe un historial familiar.

Desbloquear la clave de la longevidad está en gran parte en sus manos y al igual que los residentes de Loma Linda, California, puede tomar decisiones informadas que lo preparen para reducir en gran medida la probabilidad de deterioro cognitivo. Mejor aún, centrarse en los cambios en el estilo de vida puede aumentar enormemente tanto la esperanza de vida como la calidad de vida.

¿Quién no quiere vivir una vida más larga y de mayor calidad?

¿Qué secreto han descubierto los residentes de Loma Linda que están ayudando en su buena salud?

Nueve enfoques de su estilo de vida, así como otras comunidades saludables incluyen:

  • Un estilo de vida que involucra movimiento natural durante el día,
  • Un profundo sentido de propósito o significado,
  • Manejo de estrés hábil,
  • Evitar comer en exceso y comer hasta altas horas de la noche,
  • Una dieta basada principalmente en plantas,
  • Uso mínimo de alcohol y solo como lubricante social
  • Una conexión a la comunidad, a menudo una comunidad de fe
  • Vivir cerca de la familia y encontrar un compañero para toda la vida,
  • Acceso a las redes sociales que respaldan una vida saludable.

Es posible que le resulte interesante escuchar que la participación y las relaciones sociales de una persona desempeñan un papel importante en su longevidad, así como en su dieta y ejercicio. De hecho, las personas con una fuerte comunidad de fe y conexiones sociales tienen un riesgo mucho menor de experimentar deterioro cognitivo.

Además, una rutina saludable de sueño reparador regular también es vital para mantener una salud óptima. Puede parecer demasiado simple, pero los estudios demuestran que el estilo de vida es importante. Es la mejor defensa que tenemos, y es más fácil de lo que piensas.

Mirando la investigación

La investigación parece apoyar esta idea de la medicina de estilo de vida también. Tenga en cuenta estos estudios:

  • El Estudio Longitudinal de Framingham, un famoso estudio longitudinal sobre los residentes de Framingham, Massachusetts, descubrió que las caminatas vigorosas diarias daban como resultado un riesgo 40 por ciento menor de desarrollar Alzheimer más tarde en la vida.
  • Se demostró que el estrés crónico disminuye el nivel de factor neurotrófico derivado del cerebro, que es la principal proteína responsable de la producción de nuevas conexiones y células cerebrales.
  • Investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis descubrieron que las personas privadas de sueño tenían más placas de amiloide en sus cerebros.
  • Varios estudios de mediados de la década de 1990 encontraron una relación inversa entre la educación formal y la incidencia del Alzheimer, lo que sugiere que la cognición sostenida y compleja protege al cerebro contra el envejecimiento normal.

Muchos de estos hallazgos están relacionados con descubrimientos que no son en absoluto difíciles de incorporar poco a poco en el estilo de vida de cualquier persona. Disminuir el estrés, aumentar el ejercicio incluso un poco y adoptar una actitud de aprendizaje permanente puede aumentar en gran medida la calidad de sus años.

La última investigación sobre estilo de vida respalda nuestro enfoque integral de la salud cerebral. En el estudio finlandés de intervención geriátrica para prevenir el deterioro cognitivo y la discapacidad (FINGER), publicado en 2015, los participantes que siguieron una dieta con mayor enfoque en alimentos de origen vegetal, ejercitaron regularmente, se involucraron en actividades cognitivamente desafiantes y trataron problemas metabólicos y vasculares. los factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto tuvieron una puntuación significativamente más alta en el rendimiento cognitivo general que los participantes que recibieron atención médica estándar. Este fue el primer gran ensayo clínico que demostró que podemos prevenir el deterioro cognitivo usando un protocolo integral, incluso en individuos con alto riesgo de desarrollar Alzheimer. Las intervenciones de este tipo no solo son esenciales para la salud cognitiva a largo plazo, sino que también son posibles para todos y cada uno de nosotros.

Venciendo las dificultades

¿Cómo se puede hacer un plan para la optimización del estilo de vida? A través de nuestra investigación, hemos descubierto las claves para una vida saludable. Los siguientes aspectos de un estilo de vida saludable forman el corazón de nuestro único

Plan NEURO:

  • Nutrición: una dieta basada en vegetales y alimentos integrales baja en azúcar, sal y alimentos procesados.
  • Ejercicio: un estilo de vida activo que incorpora movimiento cada hora, no solo una parada en el gimnasio después de un día por lo demás sedentario.
  • Relájese: se centra en la gestión del estrés, la meditación, el yoga, los ejercicios de respiración consciente, el tiempo pasado en la naturaleza y una comunidad de apoyo.
  • Restauración: De siete a ocho horas de sueño regular y desintoxicante mediante la higiene intensiva del sueño, el tratamiento de los trastornos del sueño y el manejo de medicamentos y alimentos que afectan adversamente el sueño.
  • Optimizar: actividades multimodales (como la música) que desafían y comprometen muchas de las capacidades del cerebro, así como una interacción social significativa.

Medicina de estilo de vida y calidad de vida a largo plazo

Todavía es una creencia ampliamente difundida que la probabilidad de que una persona sufra de una enfermedad relacionada con la demencia depende principalmente de los antecedentes familiares de esa enfermedad. Sin embargo, lo que la investigación y los estudios de casos realmente están probando es que no todo está perdido en la guerra contra el Alzheimer. La prevalencia y la no prevalencia dentro de una familia no son verdaderos marcadores de la probabilidad de padecer una de estas enfermedades. Lo que los indicadores muestran una y otra vez, sin embargo, la clave para los cerebros más sanos no radica en su procedencia, sino en las elecciones que realiza. Tener un estilo de vida saludable es la medicina más poderosa contra muchas de las enfermedades más devastadoras del mundo. A través de una toma de decisiones concienzuda en las áreas de nutrición, ejercicio, sueño y conexión social, las personas pueden reducir drásticamente sus posibilidades de deterioro cognitivo y aumentar no solo la cantidad de años que tienen, sino también controlar la calidad de esos años.

Related of "El caso de la medicina de estilo de vida"